miércoles, noviembre 25, 2009

Guia practica para aficionados al sexo anal


Ya te familiarizaste con tu agujerito trasero, tu ano, ahora puedes comenzar a experimentar con tu pareja. Hay que dejar claro que el coito anal nunca debe de ser una práctica dolorosa, sino más bien todo lo contrario, nos tiene que producir un gran placer. Es muy importante que hables a tu compañero y le digas lo que sientes. No obstante, el criterio debe ser siempre el malestar y el dolor. Cuando el malestar excede el placer, no hay que esperar a que el dolor sea intenso, es hora de parar.

El sexo anal requiere ciertas condiciones y es por eso que su práctica es mucho más recomendable en estados de excitación intensa. En este sentido, es necesario preparar la situación lo mejor posible. Una buena preparación augura unos resultados agradables y satisfactorios para ambas partes.

- Lo primero y lo más fundamental, tienes que estar muy excitada, tu cuerpo te lo tiene que pedir. Tienes que estar preparada para ser sodomizada. Y un consejo para el que va a penetrar (el dador) fíjate en los gestos, en los gemidos de tu chica. Si ves que no está lo suficientemente excitada no fuerces la situación. Sigue con los juegos, los susurros, los lametazos, los besos, un poco de sexo oral tampoco viene nada mal para calentarla.

No hace falta que entres directamente a penetrarla con el pene, utiliza primero un dedo bien lubricado, entra despacio tocando las paredes interiores con movimientos circulares para relajar la zona y dilatar el ano. Después podrás introducir otro dedo y seguir con el juego. Y tu, mujer, si notas que te duele, dile que pare, no hagas nada que te moleste.

- A continuación puedes dar un paso más, la excitación es ya extrema, en este punto puedes utilizar algún juguetito para que te ayude a dilatar el esfínter. Puede ser un plug anal (es un dilatador del ano, en forma piramidal con bolitas de distintos tamaños, el material más recomendable es la silicona. Incluso lo puedes dejar en el interior del ano para que siga dilatando los músculos). O hacer uso de unas bolas chinas anales, se deben introducir despacio y cuando estás a punto de tener el orgasmo tirar de la arandela. ¡Qué gozo!

- Si los dos accedéis, también podéis disfrutar de un anilingus. Para ir aclimatando la zona, nada mejor que un beso negro, unos lengüetazos suaves para luego ir aumentando la intensidad, te hará sentir placer sin medida. No hace falta decir que siempre es recomendable una buena higiene antes de realizar esta práctica.

El anilingus es extremadamente excitante porque la abertura de tu ano es deliciosamente sensitiva y los labios y lengua muy expresivos. Es tan fácil como lamer la vagina y las mismas acciones crean reacciones placenteras. Tu pareja lame a través de la piel anal, húmedas lengüetadas alrededor de la abertura, una y otra vez, arriba y abajo. Él puede mover rápido la punta de su lengua o restregar gentilmente sus labios sobre el agujero.

- Y cuando ya quieras sentir su pene dentro de ti, tiene que introducirlo despacio, sin movimientos bruscos. Tú misma puedes marcar el ritmo de la penetración y parar cuando no te sientas cómoda. Recuerda que hay que estar muy bien lubricada.

ASUMIENDO LA POSICIÓN

1. La cuchara
Para iniciarse en la penetración anal, una buena posición es de lado, la comúnmente llamada “Cuchara”, ya que la penetración no es muy profunda y la posición no requiere de mucho esfuerzo físico por lo que podéis estar más relajados. Recuéstate de lado con tu pareja detrás y mientras te penetra suavemente pídele que te estimule el clítoris.

2. El perrito
La posición del “perrito” es quizás la más excitante para el hombre, pues le permite una visión muy excitante de tu trasero. Colócate sobre tus manos y rodillas para que tu ano quede en el aire; tu pareja se arrodillará justo detrás, encarando tu trasero. Él se pondrá sobre ti, guiando su miembro lubricado a tu ano. Rápido o lento, dependiendo de tus preferencias, él empujará su pene dentro de ti mientras tú le abres el camino. Entonces el empujará su cadera adelante y atrás, moviendo su miembro dentro y fuera de tu ano. Mientras él te penetra, mantente quieta o rota tu cadera de un lado a otro, esta posición es más conocida como "de perrito" -por razones obvias-, y tiene la ventaja de facilitar una penetración profunda, combinada con la libertad de movimiento.

3. Variación del misionero
En la posición "pervertida del misionero" te tiendes sobre tu espalda, levantando tus rodillas hasta el cuello de tu pareja y pasando las piernas alrededor de sus hombros. Estarán cara a cara y es más agradable si colocan una almohada bajo tu pelvis para levantar tu trasero al viento. Esta posición también permite una fácil y profunda penetración.

4. De pie
Otra posición interesante es de pie, tu pareja justo detrás de ti. Apoya tus manos en un pilar, una mesa o una pared; esta posición es conveniente para usarse al aire libre y es posible y excitante ser penetrada en público con sólo levantar tu falda y permitir a tu pareja introducirse en tu ano. En esta posición no es tan fácil penetrar, pero hay completa libertad de movimiento y si no hay donde apoyarse, tú y tu pareja pueden tomarse de las manos. Si buscas una posibilidad entre la multitud, la penetración anal de pie es una gran experiencia.

5. Boca abajo
Por supuesto, puedes tenderte sobre tu estómago con tu cadera elevada con una almohada y tu pareja se pondrá sobre ti. Esto es bueno si él no es demasiado pesado. Te permitirá relajarte y tus manos estarán libres para hacer cualquier otra cosa. No es tan fácil una penetración completa con éste método y tus movimientos están restringidos.

6. Ella encima
Lo inverso de lo anterior te permite controlar la velocidad y profundidad de la penetración. Acuesta o sienta a tu pareja, móntate sobre él y desliza tu ano hasta encontrar su pene erguido. La penetración es fácil y profunda en esta posición y tú tienes el control. Las manos de tu pareja están libres para acariciar tu busto o aún para estimular tu clítoris mientras tú te deslizas arriba y abajo sobre su miembro. Lo mejor de esta posición es que también resulta fácil para tu pareja, pues tú haces la mayor parte del trabajo.

ALGUNAS CONSIDERACIONES PARA ELLOS Y ELLAS

1. El hecho de a alguien no le guste algo, no quiere decir que sea malo.

2. Lo principal al tener sexo anal es la higiene. Bueno, es lo esencial en todo tipo de relación que se establezca...

3. También está el hecho de, en el caso de los hombres, ser lo bastante paciente, amable, y lo principal, saber aceptar un NO. Que sí, podemos estar muy excitados y se puede sentir muy bien y no queremos salir de "allí", pero cuando ella dice que NO, SAL, ME DUELE, pues vamos, hay que hacer caso. No quejarse, ni hacer drama.
¿Que te parecen exageradas sus quejas? Pues entonces cuando estés solo en el baño, duchándote, prueba meterte tu dedo primero y luego algo más grande y grueso. Verás que la sensación, en un principio, no es agradable, e incluso es dolorosa. Por lo tanto: Se paciente y cariñoso con ella.

4. Para ellas: Siempre es bueno probar otra cosa, sí, duele, pero el dolor será momentáneo, no te alteres, ni entres en crisis y lo más importante háblale, dile como ir, que se detenga si te duele, si te quedas callada o te alteras, pues el pobre tío perderá el control, y al final los dos terminaran frustrados.

5. Sobre la sensación de defecar. Pues sí sucede. Es una reacción normal del ano al notar algo dentro. Por eso hay que hacerlo despacio, con calma. Disfrutando el momento.

6. Si, si, ya sabemos que quieres ser un Porn Star, que tu ídolo es Ron Jeremy o "Jhon "El Empalador" Steele, que tu sueño es "bombear" a tu enamorada, novia, esposa y darle sin importar su quejas. Total, en "las pelis porno no se quejan, gimen". Bueeeno, eso pasa en las películas, pero no en la vida real. Por lo general una actriz porno, cuando tiene una escena de sexo anal se prepara con bastante antelación. Se practican un enema(s) un día antes, solo consumen líquidos (de ahí que sus hoyitos se vean tan limpios) y lo más importante, el actor(res) con quienes tienen sexo pues son de su entera confianza. No es cualquier tío que se cruzaba por allí.

7. Y finalmente, si, las posibilidades de contraer enfermedades son elevadas, pero lo mismo sucede si es que tenemos sexo vaginal, o sexo oral, e incluso si damos un beso, las posibilidades de intercambio de bacterias y demás cosas es muy elevada. Pero ello no significa que lo dejemos de hacer. ¿Verdad? Con tomar las precauciones adecuadas contra el contagio es suficiente. Es importante recordar que nunca debe penetrarse el ano y seguidamente la vagina sin cambiarse antes el preservativo.

Así que ya sabes, estar muy excitada, ir poquito a poco, embadurnarte con lubricante, usar preservativo y sobre todo, mucho cariño y delicadeza al sodomizar, son las claves básicas para comenzar a practicar la penetración anal.

Fuentes: soloparaella.com, gente5.telecinco.es/blogs/laconsoladora, blogs.peru21.pe/sexonosex

miércoles, octubre 07, 2009

Te consideras un buen amante?

Tal vez es más complicado poder explicar como un hombre puede ser más sensual, ya que no tiene las mismas armas que una mujer y por ejemplo visualmente no lo tiene tan sencillo como ponerse 4 trapitos con gracia, pero por ese mismo motivo, quiero comentar de que manera puede llegar a sacar la parte más sexy que hay en el y como ser un buen amante.

Cuando hablamos de hombres sexys, lo primero que nos viene a la cabeza es un hombre alto, guapo, con cuerpo perfecto...pero en la variedad está el gusto y lo que para mi puede ser un hombre súper atractivo, para otr@ tal vez no lo sea. Por tanto: si, el físico es importante porque es lo primero en lo que nos fijamos tod@s, pero hay que tener en cuenta otras cualidades, ya que ser guapo o tener un buen cuerpo no servirá de nada si no sabes ser un buen amante.

Lo primero de todo y al igual que hacen las mujeres, prepárate siempre que puedas, antes de tener un encuentro sexual. Cuida los detalles, a las mujeres también nos gusta notar que se han arreglado para nosotras. Cuida tu higiene personal, escoge con todo detalle lo que te vas a poner tanto por dentro como por fuera, (puedes por ejemplo sorprenderla un día y no ponerte ropa interior, y si te pones que sea atrevida o sugerente), usa un nuevo perfume, bueno... esa clase de detalles que te hacen resultar más atractivo.

Es bueno que un hombre tenga iniciativa, muchas mujeres son dominantes, pero aún así no nos gustan los hombres parados y que no tomen las riendas de vez en cuando. Hay que dejar atrás vergüenzas, timidez y tonterías y ser lanzado y activo sexualmente.

Es muy importante que un hombre sea atento y que se preocupe de que su pareja disfrute sexualmente. Entrando ya en materia, un buen amante no puede ser egoísta, tiene que estar atento a los detalles y además de buscar su propio placer, debe preocuparse por el disfrute sexual de su pareja.

Hay que tener en cuenta que normalmente algunas mujeres suelen tardar más que el hombre en alcanzar el clímax. No hay que tener prisa, debes aprender a sacar el máximo partido a los juegos previos, y darle tiempo para que ella logre el grado de excitación que necesita.

Cada mujer es un mundo y si no os conocéis lo suficiente para que exista la comunicación necesaria para saber como le gusta que la trates, deberás ir probando y experimentando con ella, para descubrir sus gustos. Como ya he comentado anteriormente, algunas mujeres son más clitorianas y otras más vaginales: mientras que a unas les gusta que juegues con tus dedos, otras prefieren que te centres en estimular su clítoris. Esas cosas las tendrás que ir descubriendo sobre la marcha, pero es importante que te preocupes de hacerlo para que la cosa funcione bien.

Trátala con delicadeza, no seas brusco nada más empezar, conforme se vaya excitando será ella la que te pida más y la que te marcará un poco que ritmo le gusta. Hay mujeres que les gusta practicar el sexo de forma suave, y a otras cuando están lo suficientemente estimuladas, les gusta el sexo más salvaje, lo irás notando sobre la marcha.

Cuando se practica sexo, no se trata de que uno reciba y el otro se deje hacer, en una relación sexual todo tiene que ser recíproco y los dos tienen que disfrutar, debe existir un juego constante, que el uno note como el otro goza.

Por último está totalmente prohibido para ser un buen amante, el dar por hecho que la práctica se termina en cuanto el hombre eyacula. Si por el motivo que sea el hombre termina antes que la mujer, no pasa nada, pero debes preocuparte de que ella también logre el orgasmo. Esto es cosa de dos y por tanto deben disfrutar los dos.

Será una gran satisfacción para ti poder ver como culmina y se inunda de un gran placer.

Está claro que cada uno tiene sus gustos y encuentra el placer de diferentes maneras, pero un buen amante sabe como comportarse y hacer que su pareja disfrute en todo momento y que quede satisfecha en el sexo.

Creo que la clave principal es no ser egoísta, saber buscar el equilibrio entre el placer propio y del compañero.

¿Tu que crees? ¿Eres un buen amante?

Fuente: El blog del sexo

jueves, junio 18, 2009

Acerca de los locales de intercambios o swingers

Pregunta: Mi compañero y yo queremos ir a un club de intercambio de parejas. ¿Sabes cuáles son las normas de juego de los denominados swingers? Además, quería saber si ­a la larga- tú crees que esta experiencia nos pasará factura en nuestra relación.

Locales SwingersRespuesta: "Tengo que decir que toda la información que puedo darte no es de primera mano, es decir, nunca he estado en este tipo de clubes.

A través de historias que me cuentan amigos y conocidos, más algunos datos que he podido conseguir de diferentes fuentes informativas, el funcionamiento no es demasiado complicado. Todo es muy discreto, al parecer hay una primera sala que es como un bar y tú pagas un precio fijo por pareja (importante: no pueden ir hombres solos, exceptuando algún día de la semana). Es en ese lugar donde empiezan a hacerse los primeros avistamientos y cruces de miradas. Más adelante hay otras salas, una especie de spa-piscina donde la gente se desnuda y, si lo desea, puede ponerse un albornoz.

Cuando cruzas esa puerta, parece ser que ya empieza "el juego". Puedes ver a la gente practicando sexo abiertamente. Lo lógico es que las parejas se intercambien pero, a veces, se separan y cada uno va por su lado. Casi todo está permitido, pero hay dos normas básicas: nadie te puede tocar si tú no quieres y en los clubes heterosexuales no está permitida la homosexualidad entre hombres. A parte de la zona central, con la piscina o el baño turco, hay diferentes habitaciones con distintas decoraciones, todas orientadas a aumentar la libido: la sala sado, la de los espejos... Todas con una iluminación muy íntima, una en concreto carente de ella, llamada "el cuarto oscuro", en el que no ves con quién practicas sexo. Grosso modo, creo que todos los clubes funcionan más o menos con las mismas normas.

Me preguntas cómo puede afectar esta experiencia a vuestra relación, y la respuesta, como casi siempre, no es una, sino que depende de muchos factores.


Para empezar, es fundamental que el deseo de probar esta práctica sea mutuo, puede resultar contraproducente y desagradable vivir una experiencia como esa si no estás convencida de querer vivirla, y no es recomendable hacerlo por complacer al otro. El hecho de que se estén poniendo de moda lugares como éste, demuestra que hay un interés creciente por salirse de las prácticas habituales en pareja. Pero es muy importante tener en cuenta que el mundo de las fantasías, cuando se materializa, no siempre resulta excitante y placentero, sino que, a veces, puede resultar desagradable.

Son más propensas a disfrutar de la experiencia las personas que tienen cierto grado de exhibicionismo o voyeurismo. Para que la experiencia no tenga malas consecuencias, es fundamental que la pareja sea muy sólida, que ambos tengan mucha confianza el uno con el otro, siempre intentando evitar que surjan las inseguridades y los peligrosísimos celos.

Si crees que estás dentro de ese grupo de personas que describo, y el deseo de vivir esa experiencia es muy grande, adelante, solo tú podrás saber si te va a gustar o no. Es difícil predecir cómo va a afectar esto a tu relación, pues no tengo datos estadísticos fiables, pero lo que es un hecho comprobado, si hablamos de sexo, es que cuando traspasas la frontera, y el mundo de las fantasías se convierte en realidad, lo que antes te excitaba, más tarde dejará de hacerlo y cada vez querrás ir más lejos.

Artículo extraído de http://www.marie-claire.es

martes, junio 16, 2009

Los 7 Orgasmos feméninos

Primero fue el orgasmo vaginal, luego nos embarcamos en la búsqueda del clítoris para seguir con el Punto G. Fue entonces cuando descubrimos que las mujeres podían alcanzar altas cotas de placer una, dos, tres,... tantas veces como quieran en una misma relación sexual.

Empezamos a alucinar (nosotros y ellas) con la eyaculación femenina y... ¿ahora? Vamos a rizar el rizo hablando de los tipos de orgasmo que existen.

1. El punto G

El placer que se consigue al estimular el Punto G es uno de los más intensos que puede experimentar la mujer. Se llama así por la primera letra del apellido de Ernst Grafenberg, médico alemán que descubrió este rinconcito del placer allá por los 60.

¿Dónde está? Se localiza encima del hueso púbico, en la pared frontal de la vagina y a una distancia de la entrada equivalente a unos dos tercios del tamaño de tu dedo corazón. Basta con presiones firmes con el dedo introducido en la vagina. Si es la primera vez que intentas localizarlo, prueba con sólo un dedo. Es mejor comenzar humedeciéndolo debido a que cuando el punto G se humedece se pone mas sensible. Luego introduce el dedo lentamente haciendo presión hacia arriba doblando un poco.

Si pones tu lengua en su clítoris mientras haces esto seguro que la volverás loca de placer. También puedes probar con ayuda de un juguete erótico.

Curiosidades:
• El punto G es conocido como "La perla negra" por los chinos, y "la piel de la lombriz" por los japoneses.
• Su tamaño no supera el de una moneda de cinco céntimos.

2. El pecho y los pezones

Aunque aún hay algunos incrédulos, la erótica de los pechos no es discutible: existe. Datos clínicos indican los casos de madres que han experimentado un orgasmo amamantado, y no son pocas las que afirman sentir contracciones uterinas o vaginales.

Algunos expertos lo consideran el segundo orgasmo más frecuente. Desgraciadamente, es un tipo de placer que casi nunca se tiene en cuenta, pues se alcanza antes el éxtasis estimulando el clítoris o el punto G.

3. Orgasmo mental

El poder de la mente llega a límites insospechados. La prueba es que se puede llegar al orgasmo sin necesidad de tocarte ni de que te toquen. Sería algo así como el que experimenta la protagonista de "40 días y 40 noches".

En 1992, Odgen, Whipple y Komisaruk realizaron experiencias medidas en laboratorio, y la conclusión fue que el "orgasmo mental" genera la misma respuesta física que cualquier otro.

En este caso, las fantasías sexuales son tu arma.

4. Uretra o Punto U

La uretra es un punto erótico bastante olvidado y eso que está situada muy cerca del clítoris. Para estimularlo puedes seguir técnicas manuales u orales.

Para hacerlo ella solita: ejerce presión en la zona de la uretra. Prueba con caricias circulares de arriba abajo, similar a la estimulación del clítoris.

Para hacérselo tú: dile que separe los labios vaginales para que la zona uretral sea más accesible. Con la punta de la lengua o los labios, debes acariciar la zona.

5. Clítoris

El orgasmo clitoridiano es el que experimentan la mayoría de las mujeres durante el sexo. Y es que el clítoris en una zona del cuerpo que no tiene otra función que la de proporcionar placer.

A estas alturas ya conocerás algunas técnicas para estimular el clítoris, pero como el saber no ocupa lugar, te proponemos algunas.

Manual: Introduce el dedo corazón en su vagina mientras que con la palma de la mano presionas sobre el clítoris. Los movimientos tienen que ser circulares, y te puedes guiar mejor si apoyas la otra mano sobre su abdomen.

La técnica Kirvin: Consiste en la estimulación oral de los puntos situados a ambos lados del capuchón del clítoris.

6. Vaginal

Las sensaciones que se experimentan con el orgasmo vaginal no son tan intensas como en el clitoridiano, ya que las zonas que se estimulan (de la cavidad vaginal al cervix, en la zona final de la vagina, casi llegando al cuello del útero) no son tan sensibles.

Para alcanzar el orgasmo vaginal, la mejor técnica es la penetración profunda y enérgica.

7. Orgasmo anal

Aunque se sigue viendo como un tabú (principalmente, porque está ligado a la homosexualidad), el sexo anal puede proporcionar orgasmos muy intensos, ya que la zona está llena de terminaciones nerviosas.

El principal inconveniente que tiene este tipo de prácticas es el miedo al dolor por lo que es imprescindible una buena lubricación, y recrearse en los juegos previos.

Las mujeres que practican el sexo anal confiesan que los orgasmos son mucho más intensos y la sensación de placer extiende a todo el cuerpo.

Artículo extraído de http://www.sexomail.com

viernes, junio 05, 2009

La Estrangulación en el sexo

Aunque parezca sorprendente, ultimamente muchas personas se sienten atraidos por practicas como esta, yo no soy quien para criticarlas, pero si ya para el sexo convencional, hay que ser precavido, en practicas como esta, no esta de mas ser extremadamente cauto, puesto que en algunos momentos, el placer puede obnubilar a quien lo practique, o en otras palabras, con lo bueno que es el sexo sin tonterias, pa que liarse?.

No obstante ahi va el artículo, eso si, cuidadin eh?




La asfixiofilia o hipoxifilia es una parafilia en la que la excitación se consigue estrangulando o siendo estrangulado por la pareja durante el acto sexual. La autoasfixiofilia o autoestrangulación erótica es una parafilia en la que la excitación sexual se consigue cortándose la respiración durante la masturbación.

Entre las formas de producir la sofocación están las siguientes: obstruir las vías respiratorias con objetos o con las manos (mordazas para la boca, pinzas para la nariz…), cubrir la cabeza con elementos plásticos o de látex (bolsas, mascaras…), apretar la garganta con las manos, comprimir fuertemente el pecho, presionar la arteria carótida, o colgarse del cuello. Algunos sueltan las ligaduras en el momento del orgasmo, mientras otros continúan pasado el orgasmo.

Frecuentemente, estos juegos sexuales se acompañan con otras actividades fetichistas o parafilicas, como el sadomasoquismo o el bondage. El queening (la mujer aprieta sus genitales contra la cara del hombre), el kinging (el hombre aprieta sus genitales contra la cara de la mujer) y el facesitting (sentarse sobre la cara de la pareja) son algunas de esas variantes en las que a veces se mezcla la asfixiofilia con los juegos de dominación-sumisión.

La autoasfixofilia esta documentada en la historia occidental desde el siglo XVII. Se recomendaba para tratar casos de disfunción eréctil e impotencia. Erróneamente, se pensaba que si algunos ahorcados sufrían una erección, e incluso eyaculaban, tras su ejecución entonces el estrangulamiento podía ser una solución a estos problemas sexuales. La asfixiofilia se practica desde hace siglos en los prostíbulos de Extremo Oriente para aumentar la sensación del orgasmo. También está registrada como actividad sexual entre los esquimales.

Se cree que la disminución de la sangre en el cerebro aumenta el placer sexual: la hipoxia (privación del suministro adecuado de oxígeno) puede llevar a un estado de semi-alucinación. En el caso de la autoasfixiofilia, el peligro consiste en que el practicante se expone a perder la conciencia, abandonando por consiguiente el control de los medios que esta usando para estrangularse y terminando por morir asfixiado.

La práctica en pareja disminuye el riesgo de muerte accidental. No obstante, la falta de una oxigenación adecuada puede provocar daños cerebrales, o incluso la muerte por un fallo cardíaco repentino. Además, durante la estrangulación podría quedar sin funcionamiento algún nervio por falta de riego sanguíneo o dañarse la laringe, y algunos autores apuntan que también podría producirse la muerte por fallo en el mecanismo reflejo del seno carotídeo.

Un estudio realizado en la década de los 80 del siglo pasado concluyó que entre 250 y 1.000 muertes accidentales se producen anualmente en los Estados Unidos por asfixofilia (Autoerotic Fatalities, Lexington, MA, Heath, 1983). Un reciente informe del FBI da la cifra de 1.000 muertos anuales en aquel país.

Algunos casos famosos de muerte voluntaria o accidental

El primer caso registrado fue el del compositor checo Frantisek Kotzwara. Murió el 2 de febrero de 1971 mientras hacia el amor con la prostituta Susannah Hill. Ato el extremo de una cuerda a su cuello y el otro extremo al pomo de una puerta; después se dio al fornicio.

En la mañana del 22 de noviembre de 1997, el líder de la banda australiana INXS, Michael Hutchence, fue encontrado muerto en su habitación del hotel Ritz Varlton en Double Bay, Sydney (Australia). Estaba desnudo. Además, su cuerpo pendía de una correa que le pasaba por el cuello y estaba atada al picaporte de la puerta principal. A falta de una nota de suicidio u otros indicios que dieran a entender que quiso quitarse la vida, se rumoreo que estaba practicando la autoestrangulación erótica. La autopsia revelo que había consumido cocaína, alcohol y Prozac.

En junio de 2007, el reverendo Gary Aldridge, de Montgomery (Alabama), murió practicando la autoasfixiofilia. En el momento de su muerte vestía dos trajes de neopreno (uno encima del otro), gafas y tubo de bucear, aletas, cuerdas y correas que le iban desde la cabeza a los pies, y un cinturón de cuero cogido hasta el último agujero. Además, tenia un dildo revestido con un condón metido en su ano.

Sharon Lopatka busco en Internet a un hombre que la torturara y la estrangulara mientras realizaban el acto sexual. Al final lo consiguió, muriendo a manos de Robert Glass el 16 de octubre de 1996.

El músico japonés Hide fue encontrado muerto, colgado de una toalla atada al pomo de la puerta del baño. Aunque hay mucho debate sobre las causas reales de su muerte, algunos creen que estaba intentando darse placer mediante auto-asfixia erótica. Un caso más reciente es la muerte en 2004 de Kristian Etchells, miembro de National Front (partido británico de extrema derecha).

El 28 de marzo de 2007 el New York Times publicó en su portada la historia de un adolescente que había sufrido un ataque al corazón y pasado 3 días en coma tras intentar ahorcarse por “el subidón”.

Algo parecido se puede ver en la película El Imperio de los Sentidos, la cual narra un caso de muerte voluntaria por estrangulamiento erótico.


Artículo extraído de http://www.sexomail.com/

lunes, junio 01, 2009

La Masturbación en pareja


Hay que tener en cuenta que no toda relación sexual debe necesariamente incluir la penetración. Existen muchas alternativas diferentes. La masturbación en pareja puede convertirse en un juego previo ideal y en una gran forma de complacer a la pareja sin tener que preocuparse por las posiciones sexuales, métodos anticonceptivos, embarazos no deseados, entre otros. Puede ser incluida dentro de la relación sexual, como una forma divertida y creativa de calentar el camino al sexo, además de evitar la rutina, o una forma placentera de relajarse después del mismo.

Esta técnica sexual en pareja es excelente para aquellas mujeres que a pesar de querer tener un comportamiento más sexual con su pareja aun no se sienten preparadas para el acto sexual con penetración. Además la masturbación mutua les ayuda a sentirse más cómodas con la idea del sexo.

Por otro lado, la masturbación en pareja resulta altamente efectiva cuando, por alguna razón, como enfermedad, o bien por que debido a razones médicas, o en las últimas semanas del embarazo no es aconsejable la penetración.

En la masturbación en pareja se puede empezar con juegos previos al igual que se hace con el sexo regular. Podéis empezar provocándoos el uno al otro. Masturbaos y dejad que tu compañer@ observe. Esto resulta muy excitante.

Es muy importante prestar atención a la forma en que tu pareja se masturba. En esta etapa no se trata de llegar al orgasmo, si no, simplemente de estimularse un poco y excitar a la pareja.

Cuando la mujer se masturba, él debe prestar atención a:

- La postura que adopta.
- Donde coloca sus manos.
- Donde coloca sus dedos para estimularse, ya sea en el clítoris o en la vagina.
- Como es la presión que ejerce sobre sus genitales o el tipo de movimientos que realiza (estos dos factores suelen variar a medida que sube la excitación).
- Si se introduce o no los dedos en la vagina.
- Si acostumbra a parar y recomenzar o lo hace todo seguido.
- Los cambios que se producen en su cara, pecho, clítoris y piel.
- Si gime o grita.
- Si agita la cintura, las piernas, los brazos o la cabeza.
- Cómo se relaja.

Cuando el hombre se masturba, ella debe prestar atención a:

- La posición exacta de su mano.
- La presión que hace sobre el pene.
- El tipo de movimiento.
- Los cambios que se producen en pene, escroto y testículos.
- Otros cambios como respiración, expresión facial, contracciones musculares, etc.
- Si además del pene estimula otras zonas de su cuerpo.
- La secreción preeyaculatoria.
- La cantidad y la fuerza de la primera expulsión de semen, y el número, fuerza y velocidad de las siguientes. - El momento en el que para la estimulación.
- Los cambios que tienen lugar después del orgasmo.

Después de este pequeño juego, podéis empezar con la verdadera masturbación mutua poniendo en práctica lo que habéis visto hacer a tu pareja por si sola antes y también, probando diferentes formas de masturbarl@ que creas que le darán placer.

Podéis empezar masturbándoos ambos al mismo tiempo o hacer turnos. El empezar por separado es una buena idea para aquellos que padecen de eyaculación precoz y también es mejor si tiendes a distraerte de lo que estás haciendo cuando os tocáis a la vez.

Conforme logréis más control en la intensidad con la que os masturbáis el uno al otro os será más fácil llegar al orgasmo juntos.

Técnicas de masturbación en pareja por separado:

1. Ella a él

Para masturbarle a él, hay muchas técnicas, aquí te explicamos una básica en la que debes rodear el cuerpo del pene con la mano y encima de ella que él ponga su mano, mueve la piel arriba y abajo rítmicamente, y que él dirija la rapidez. Cuando ya se sienta a gusto que suelte tu mano. Siente cuanto lo está disfrutando y si aumenta su satisfacción con cada movimiento.

El frenillo (zona justo debajo del glande) con el pene erecto, puede resultar muy estimulante. A medida que tu pareja va llegando al orgasmo aumenta la velocidad de los movimientos. Tras la eyaculación el glande se vuelve muy sensible por lo que hay que dejar de apretar.

La estimulación y caricias de los testículos surte en la mayoría de los hombres efectos relajantes si les acarician los testículos, eso sí, siempre con suavidad. Puedes tomar el pene con una mano y usar la otra para cubrir y recorrer los testículos y acariciar la zona entre los testículos y el ano. Esta zona es muy sensible.

El escroto (bolsa que contiene los testículos) es como si fueran los labios exteriores de la mujer, por eso aunque las caricias y los besos produzcan sensaciones muy agradables, no es probable que desemboquen en un orgasmo.

Mientras, él…

- Adopta una postura que asegure a su amante un acceso cómodo (no forzado) y pleno a sus genitales.
- Cierra los ojos y fantasea.
- Si tiene problemas para mantener la erección le puede indicar a ella cómo seguir.

2. Masturbación él a ella

Para masturbarla a ella, puedes utilizar el dedo medio y el dedo índice, humedece los dedos con lubricante o utiliza su misma saliva, desliza los dedos alrededor de la vulva y poco a poco avanza hasta los labios y la entrada de la vagina.

Toca el clítoris con el dedo del medio en forma suave y lenta con caricias enérgicas apoya la punta de tu dedo índice en el clítoris sin presionar y teniendo el dedo curvado, sube y baja rápido dando movimientos circulares y de arriba abajo.

Una de las zonas más sensibles en la mujer es el glande del clítoris, por eso, acarícialo a través de la capucha o entre los labios menores, ya que el contacto demasiado directo puede ser desagradable después de un momento.

Un poco antes del orgasmo el clítoris se retractará debajo de la capucha y no puede ser percibido bajo el dedo, pero aún así puedes seguir acariciándola incluso después del orgasmo aunque cierre las piernas. La mano que quede libre debes utilizarla para acariciar los pezones, el abdomen, su espalda, glúteos, etc.

Mientras, ella…

- Deja al menos una mano libre para poder acceder a la zona genital.
- Insinúa tu cuerpo contra el de tu pareja, siempre que se pueda, y trata de mantener el mayor contacto posible con él.

Algunos consejos para la masturbación por separado

1. Cuando masturba ella:

- Lo que sirve para un hombre no siempre sirve para otro. Lo ideal es preguntar o dejar que el varón guíe con la mano.
- Presión, la justa. Ni con excesiva suavidad, ni demasiado bruscamente.
- El ritmo debe mantenerse (para ello es importante colocarse bien), y se puede incrementar cuando el hombre esté a punto de alcanzar el orgasmo.
- Se pueden masajear los testículos, agarrar y apretar suavemente el pene, pasar los dedos por el borde del ano, acariciar las nalgas, estimular el perineo…

2. Cuando masturba él:

- Aunque muchas mujeres disfrutan con la penetración, esta otra forma de estimulación es también esencial.
- El ritmo debe ser constante, y la presión, un término medio.
- Estimula su clítoris y labios con el dedo, teniendo en cuenta que cada mujer tiene sus preferencias. No introduzcas un dedo o el pene demasiado pronto.
- Conviene tener las manos libres no sólo para masturbar, sino para acariciar los pezones, las nalgas (imitando los movimientos de su mano sobre los genitales), el vientre, la cara interior de los muslos…
- Muestra interés y observa la reacción de ella: añade excitación al encuentro.
-Concluida la experiencia abrázala y cuéntale cómo te has sentido durante la sesión y cómo la has sentido a ella. La mayoría de los hombres se sienten muy excitados cuando observan la excitación de su pareja.

Técnicas de masturbación en pareja juntos:

Una variación muy interesante y placentera es la masturbación mutua a UNA mano. Lo mejor es que Ella lo haga para que tenga un mayor control sobre sus propios puntos de placer.

Consiste en que Ella, montada o en la posición en la que esté más cómoda, tome el pene de Él del tronco y tire suavemente de este al tiempo que roza su clítoris con el glande del pene. El que lo haga Ella permite que toque exactamente las partes que más le gustan en su clítoris y controle más la llegada del orgasmo. Él por su lado, recibirá una doble estimulación: la mano de Ella subiendo y bajando por el tronco del pene y el roce continuo en el glande. Ella puede llegar al orgasmo y acto seguido (cuando las contracciones regaladas por el orgasmo aún están palpitantes) mover hacia abajo el pene para ser penetrada. La sensación es bárbara.

¡Probadlo! El que las dos zonas más sensibles de cada uno se pongan en contacto de manera simultánea os dará mucho pero mucho placer mutuo. Lo mejor es que sólo se necesita UNA mano y la otra la podéis utilizar para otras caricias.

Hombres: si tu sueño era ver a tu chica masturbándose y no la habíais convencido, ésta es vuestra oportunidad Disfrutaréis de la vista y al mismo tiempo os sentiréis masturbados. Y vosotras, chicas, si os daba vergüenza ser observadas mientras os estimulabais, este juego os los permite sin sentiros tan expuestas.

¡Ah! No olvidéis que por la cercanía e intercambio de fluidos, hay posibilidad de embarazo y/o contagio de ETS. ¡Cuidaros! y si estáis usando condón, siento comentaros que deberéis cambiarlo por uno nuevo antes de pasar a la penetración ya que con el ‘meneo’ pudo romperse o rasgarse.

Atrévete a descubrir nuevos placeres.

No dudéis en utilizar juguetes sexuales para masturbar y complacer a vuestr@ compañer@. Sorprende a tu pareja e introdúcela en una ola de nuevas sensaciones exquisitas con el uso de un vibrador o de cualquier otro objeto con el que ambos podáis jugar, estimular y disfrutar sexualmente.

Ambos debéis estar dispuestos a todo tipo de sugerencias por parte de la pareja, si os pide que os detengáis, o que dejéis de acariciar alguna zona, hacedlo para no perturbar la excitación.

Aparte de disfrutar de la masturbación de la pareja será importante fijarse en ciertas conductas que adopta el que se está masturbando, de esta manera, podremos comprender y conocer mejor a nuestra pareja en cuanto a la excitación. Por eso observando es como mejor aprenderemos.

Para algunas parejas el masturbarse mutuamente requiere de confianza e intimidad. Pero es una gran forma de mejorar la comunicación. Además, es una manera de abrir la puerta hacia otras experiencias y aumentar el deseo.


Articulo extraido de http://www.sexomail.com

martes, mayo 26, 2009

Sobre la velocidad

Que hacer con los superveloces?

Nada. Que él llega al orgasmo en unos minutitos, se queda tan ancho y tú nada. Aquí te proponemos unos consejillos para alargar la situación el máximo tiempo posible.

Cuando seguís un ritmo muy acelerado y notas que tu chico está a punto de caramelo, no te cortes, utiliza la siguiente técnica para que no acabe la diversión: retírate. Mueve tu pelvis y da rodeos (bésale el cuello, acaricia todo su cuerpo con sensualidad, besa sus pies –si no te da asquete-) y después recupera el tiempo perdido. Eso sí, no tardes tampoco una hora porque entonces sí que será total el parón para los dos. También debes oprimir durante unos segundos el frenillo y presiona el glande con los dedos, eso hará que él relaje la zona y pueda controlarse mejor.

¿No funciona? Ya se sabe, no todo es infalible. Toca el espacio que está entre su culo y su pene y haz un poquito de presión. Según los sexólogos, de esta forma se alivia la próstata y así se puede controlar mejor la eyaculación de tu pareja.

Si tu pareja pertenece al grupo de los superveloces, puede que todo esto no te sirva de nada. Huye de la posición clásica del misionero (esa, la de toda la vida) y colócate en una en la que seas tú quien domina (sentada sobre él). ¿Que quieres más opciones? Échale un vistazo al kamasutra y busca cualquier postura en la que él no pueda dominar. Así serás tú la directora, marcarás el ritmo y decidirás cuándo parar.


Como puede una mujer acelerar su orgasmo?

Algunos sexólogos aseguran que una de las maneras más eficaces para acelerar el orgasmo de una mujer es la de estimular el clítoris (parte exterior de la vagina) al mismo tiempo en el que se produce la penetración.

Para conseguirlo hay quien opta por que su pareja le estimule con la mano, aunque los expertos recomiendan que la mujer se siente sobre el hombre y se incline ligeramente hacia delante. De esta forma su clítoris, una zona muy sensible a los estímulos, acelerará el orgasmo porque con la postura se producirá un mayor roce de la vagina con el pene.

Pero si no te sientes cómoda con esta postura puedes probar con el hombre encima, con tu pelvis sobre una almohada y elevando un poco las caderas (también puedes abrazar con tus piernas el cuello de tu pareja). De esta forma la penetración será más profunda y el hombre podrá encontrar tu Punto G.

Articulos extraidos de http://ww.redparaellas.com/


sábado, mayo 23, 2009

Técnicas de Masturbación Masculina

¿Es que hay más de una forma de masturbación masculina? La respuesta es sí. Si la autoestimulación femenina admite diversidad en función de gustos y preferencias, en el hombre también se contemplan distintas técnicas, para adaptarlas al tamaño de la mano, del pene, y de la predilección de cada uno.

Algunos hombres encuentran excitación al alternar la estimulación manual del glande con la de los testículos y la del perineo (entre el ano y el pene). Puede introducirse distintos ritmos (regular o irregular) y distintas velocidades. De la misma forma que en la mujer, el papel de la mente (visualizar fantasías, recordar encuentros pasados) es más que relevante para intensificar las sensaciones placenteras.

Hay formas de estimulación para hombres que se utilizan en el tratamiento de la eyaculación precoz y de la disfunción eréctil. Además, a falta de relaciones sexuales, la masturbación puede ayudar en la prevención del cáncer de próstata.

Estimulacion del Pene

• Mientras se acaricia el pene suavemente, tocarse los testículos y hacer un movimiento “Hacia abajo, como si estuviera tirando de ellos”.
• Puedes utilizar un gel lubricante, aceite o saliva, con una mano para acariciar el pene y el glande y la otra mano para frotar el área hacia los testículos.
Abraza el pene con el pulgar y dos dedos de cada mano y mueve de abajo arriba hasta terminar el cuerpo del pene. Este movimiento se puede hacer con toda la mano.
• Tomar los testículos con una mano y mover el pene de arriba abajo con la otra.
• Variar el ritmo hasta llegar a punto de orgasmo para interrumpir y volver a empezar hasta aproximarse al orgasmo. Hacerlo varias veces antes de finalizar. Se puede presionar los testículos al terminar.
• Durante la masturbación masculina trata de respirar profundamente cuando se aproxima el clímax. Esto es un buen ejercicio para el tratamiento de la eyaculación precoz.

Estimulación anal y prostática

• Al igual que con la mujer el ano es sumamente sensible, pero en los hombres es todavía mas, ya que se conecta directamente con la próstata, que en opinión de muchos expertos es el punto G masculino.
• Una técnica es acariciar el pene mientras acompañas esta masturbación de la inserción de uno o dos dedos en el ano hasta llegar al clímax.

Estimulación de los testículos

• Toma el pene con una mano y usa la otra para cubrir y acariciar la zona entre los testículos y el ano. Esta zona es muy sensible.
• El escroto (bolsa que contiene los testículos) es similar a los labios exteriores de la mujer, por eso aunque las caricias y los besos produzcan sensaciones muy profundas, hay que manejarlo con cuidado ya que son un órgano muy delicado.

Otras técnicas para la masturbación masculina

• Cuanto más contacto más placer. Rodea el pene con toda la mano, y deslízala hacia arriba y hacia abajo.
• Cuando el pene es pequeño, esta técnica es útil. Sitúa cuatro dedos en la parte de abajo del pene y deja el pulgar arriba y comienza a acariciarlo recorriendo el pene con tus manos.
Toma el pene como si fuera un lápiz. Esta técnica te permite palparlo, pero hay menos contacto.
• Utiliza una mano para acariciar el escroto mientras con la otra mano te masturbas el pene. Puedes cruzar los brazos. Te parecerá como si estuviera otra persona acariciándote el escroto.
Frota el glande con una mano y desliza la otra hacia arriba y abajo por el cuerpo del pene. El placer se aumenta aun más si utilizas lubricante.
Envuelve el pene con ambas manos, una cerca de la base y la otra cerca de la cabeza del pene. Muévelas rítmicamente hacia arriba y abajo o bien, hazlo en movimientos contrarios.
Lubrica el glande del pene y el pliegue entre dos de tus dedos (preferiblemente entre el pulgar y el índice). Coloca el pene entre estos dedos y comienza a masturbarte con el típico movimiento hacia arriba y hacia abajo. Utiliza tu otra mano para acariciar el escroto o ano.
• Usa solo el pliegue de la mano para acariciar la cabeza del pene. No uses los dedos por que la sensación no será igual. No olvides el lubricante. En este caso, el ir despacio, será la clave del placer.
Utiliza la mano del revés, rotada de forma vertical. Es una técnica un poco artificiosa, pero se obtiene placer igualmente. Suele utilizarse de forma intercalada para probar cambios en ritmos.
• Realiza la masturbación ayudándote de algo auxiliar, como un anillo que ejerza presión sobre la base.
• Mastúrbate con tu mano inhábil. Es decir, con la izquierda si eres diestro y con la derecha si eres zurdo. La mano inhábil, se utiliza porque no posee la misma coordinación que la dominante, con lo que facilita sensaciones distintas, siguiendo un ritmo discontinuo.

Muchas veces se tiene la idea de que el pene es la única parte del hombre que se ha de estimular. No dejes por fuera el resto de tus zonas erógenas. Atrévete a descubrirlas.


Artículo extraido de http://www.sexomail.com/

lunes, mayo 18, 2009

La Masturbación femenina.....ellas disfrutan!!

A través de la masturbación femenina, las mujeres tienen la posibilidad de descubrir las zonas más sensitivas y placenteras de sus cuerpos. El conocerse a sí misma a través de la masturbación femenina es la mejor receta hacia una sexualidad plena.

Es bueno separar tiempo para una misma; observase en un espejo, aprender como tocarse y acariciarse. Aprendiendo a conocerse y a estimularse a sí mismas, las mujeres no solo alcanzarán más placer a través de la auto-estimulación, sino que podrán educar a sus parejas para que conozcan y estimulen estos puntos.

La auto-estimulación también es una forma recomendada para tratar la anorgasmia.

Prácticamente cualquier parte del cuerpo es susceptible a provocarnos un orgasmo si la estimulamos convenientemente, pero el clítoris es la puerta hacia el clímax asegurado.

Acariciar los senos, la parte interior de los muslos, la tripa o las manos puede resultar tan placentero para algunas mujeres como estimular directamente el clítoris. Aún así, este es la fuente de placer por excelencia a la que no se puede renunciar.

Sigue los siguientes consejos para una masturbación femenina adecuada con mucha atención.

Estimulación del clítoris y la vagina

Esta es la típica masturbación femenina. Por lo general se realiza con la mano completa o solo con los dedos, para frotar, acariciar y/o presionar el clítoris.

Siempre hay un lado más sensible que el otro. Masajea el clítoris primero del lado derecho y luego del lado izquierdo, para que descubras cual es la zona más erógena.
Se puede empezar acariciando los pezones a la vez que se presiona el pubis, y se imprimen movimientos hacia arriba y hacia abajo en la zona del Monte de Venus.
Puedes frotar con la palma de una mano el clítoris e insertar los dedos de la otra mano en la vagina. Rodear el clítoris entre el índice y el pulgar.
Utiliza un lubricante especial o aceite y haciendo círculos, masajea el clítoris con dos dedos hasta que se ponga erecto.
Puedes usar un vibrador o consolador, cerca del clítoris, nunca sobre él.
Utiliza el agua para darte placer. En la ducha selecciona un chorro regular de agua, puedes alternar temperaturas frías o calientes para descubrir que te da más placer, y deja que el agua caiga directamente en el clítoris. También puedes utilizar algún gel lubricante y acariciarte el clítoris y vagina.

Estimulación del Punto G

Otro de los tipos de masturbación femenina al cual le puedes sacar mucho provecho es la manipulación de tu punto G.

El punto G se puede encontrar con los dedos, pero es difícil lograr una adecuada estimulación a través de la masturbación manual.
Se encuentra en la pared vaginal que está situada detrás del vello púbico, a 1 ó 2 centímetros de la entrada de la vagina.
La introducción de un vibrador en la vagina puede ayudar a localizar y estimular el punto G y produce una sensación de plenitud. Se puede realizar exclusivamente o en combinación con la estimulación anal y/o del clítoris.

Estimulación del Ano

El ano es muy sensible al tacto. Existen muchas mujeres que disfrutan de la estimulación en esta área durante la masturbación femenina o en el juego previo con su pareja.

Puedes usar los dedos, o juguetes para el ano en combinación o no con la estimulación del clítoris o la vagina.
Es conveniente utilizar mucho lubricante.

Otras técnicas para la masturbación femenina

Comienza tocando el área vaginal, conforme te vas excitando acaricia la zona arriba del clítoris con tus dedos, termina alcanzando el clímax con un movimiento rítmico sobre el capuchón del clítoris. No olvides que con la otra mano puedes acariciar tus pechos u otra parte del cuerpo.
Con tus dedos puedes frotar alrededor de la base del clítoris, al acercarse el orgasmo mueve circularmente tus dedos en la parte superior del mismo. Puedes alternar tus manos para que no te canses, aprovecha y acaricia el resto de tu cuerpo con la mano que te queda libre.
Humedece uno de tus dedos y juega con él por tu toda tu área genital. Introdúcelo en tu vagina y busca el punto g; pásalo por tu clítoris y los labios mayores. Con la otra mano puedes separar los labios o tirarlos hacia atrás para que haya una ligera tensión en el clítoris.
Una de tus manos mantiene los labios vaginales abiertos y dos dedos de la otra mano frotan el clítoris, puedes hacer movimientos hacia arriba y abajo y movimientos circulares. Mantén las piernas cerradas.
Acuéstate sobre la espalda con las piernas semiabiertas. Con dos dedos juntos acaricia el clítoris con movimientos cortos. Al estar cerca del orgasmo abre las piernas y eleva la pelvis (despega tus nalgas del la superficie).
Con tus piernas separadas, pon un dedo sobre tu clítoris y con el otro vas a jugar con un objeto introduciéndolo y sacándolo de tu vagina. Al ir llegando al orgasmo frota el clítoris y luego introduce el objeto. Cuando se de el clímax cierra las piernas fuertemente con el objeto dentro tuyo.
Introduce un dedo profundamente en la vagina y con el dedo pulgar mantén en contacto el clítoris. Empuja todo tu cuerpo hacia arriba, mientras te masturbas.
Utiliza la palma de tu mano para colocarla arriba del clítoris e inserta los dedos en la vagina. Acaríciate con masajes suaves.
Acaricia la abertura vaginal, luego introduce dos o tres dedos. Con la palma de la mano da ligeros golpes suaves sobre el clítoris. Tus piernas deben estar cerradas en esta técnica.
Estimula tu área púbica mientras con tu otra mano estimulas el ano, puedes probar introduciendo un dedo u objetos en él.
Mastúrbate boca abajo con las piernas abiertas. Estimula el clítoris fuertemente con movimientos hacia arriba y hacia abajo. La otra mano puede acariciar tus pechos. Debes mover todo tu cuerpo, hacia arriba y hacia abajo y en movimientos circulares. Cuando llegue el orgasmo cierra las piernas y levanta tu cuerpo.
Haz un bulto con ropa o almohadas y acuéstate sobre el boca abajo, de modo que este bulto haga presión sobre tu clítoris. Mueve tus caderas circularmente o hacia arriba y abajo hasta que alcances el orgasmo. Tus piernas pueden estar abiertas o cerradas.
Cuando hayas alcanzado el orgasmo introduce tus dedos en la vagina para que sientas las contracciones, lo cual es muy agradable.

Numerosos estudios demuestran que las mujeres que practican la masturbación tienen una vida sexual mucho más activa y enriquecedora. La mayoría de las mujeres alcanzan el orgasmo a través de la masturbación, así que para las que todavía no se atreven…¡que no lo duden más! Masturbarse es la mejor forma de conocer los puntos sensibles y descubrir su propio cuerpo: el clítoris, el punto G y otras zonas erógenas. Una vez que aprendas cómo llegar al orgasmo, será mucho más fácil guiar a tu pareja para alcanzar una mejor vida sexual


Artículo extraido de http://www.sexomail.com/

jueves, mayo 14, 2009

La Pasión sexual no se termina...sólo se esconde!

Muchos años de matrimonio, el cansancio de un día agotador, la rutina... todas excusas habituales para justificar la falta de deseo sexual que sufrimos después un tiempo de convivencia y que no hace más que frustrar ciertos aspectos importantes de la vida de la pareja.



Sin embargo, existen formas de reiniciar la pasión perdida, y volver a ver al otro como se lo veía antes.
Pero, fundamentalmente, volver a sentir al otro, como se lo sentía antes.

El llegar después de una jornada de trabajo al hogar, debe suponer un momento placentero y de relajación.
Un buen baño con sales y espuma con agua tibia, puede ser una excelente ayuda para iniciar un momento erótico, ambientándolo con esencias y fragancias orientales.
Pero para ello, existe una condición muy importante: disfrutar del propio cuerpo, conocerlo.

Mas allá de las condiciones físicas, la mujer debe quererse a si misma y saber que si lo hace, su pareja lo disfrutará mucho mas.
Antes de entrar al cuarto, siempre es bueno masajearse un poco con aceites o cremas especiales y estimular todos los sentidos propios.
De los ajenos, se encargarán las fragancias (una vez que se acostumbre, sabrá cuáles le gustan a su pareja). El único tabú debe ser la timidez.

El ambiente es fundamental para crear el clima erótico. Un poco de música romántica. El saxo es sinónimo de pasión y los acordes de guitarra son romanticismo.
Cada uno conoce su propios gustos y los de su pareja, lo demás son velas o inciensos, o hasta incluso tules o sedas acomodadas sutilmente sobre la cama o los muebles.

Parte de la creación de una nueva sexualidad, es el recuerdo de los momentos inolvidables.
Siempre es apasionante, traer a la memoria, aquellos tiempos de pasión desenfrenada y relatarlos como si se los estuviera viviendo. Eso hará revivir el deseo y sentirse como si nada hubiera cambiado.
Al mismo tiempo, comenzar a acariciar al otro en donde uno sabe que le gusta y hacer todo suavemente, sin prisa, pero sin pausa.

El desvestir al otro es el acto erótico mas fuerte previo a hacer el amor. Hacerlo con todo el cuidado del mundo y disfrutar del momento.

Las caricias son el idioma del amor, no hay por qué apurarse ni estar inseguro al hacerlo. Si no se sabe, mejor es preguntar.

Una vez erotizados, y mientras se hace el amor, no hay una meta sino un final.
La meta es disfrutar y hacer disfrutar, y cuanto más tiempo dure este momento, mejor es para la relación y para el recuerdo, que siempre es un buen inicio de una próxima noche de amor.

No importan las edades, ni las rutinas...no importa el cansancio ni el acostumbramiento.
No hay excusas si en realidad se quiere volver a sentir la pasión que parece perdida. Siempre hay forma de recuperarla, porque siempre está ahí...solo hay que saber encontrarla.


Artículo extraído de Http://www.enplenitud.com

viernes, mayo 08, 2009

La postura del tornillo

¡Ah... el placer de retorcerse! ¿Para que hacer fácil lo que puedes hacer difícil? Así somos los seres humanos, retorcidos. ¡Y como nos gusta! Y si encima, en la actividad a realizar, se encuentra un objeto que hay que meter y sacar... todos nuestros sentidos, nuestras neuronas y nuestros esfuerzos concentrados. En algo nos teníamos que diferenciar del mono, ¿no?

Cuestiones técnicas. Aprende a hacerlo bien

La mujer se ha de poner sobre alguna superficie que se encuentre a la altura de la pelvis del hombre, estando este de rodillas. Puede ser un colchón alto o una cama baja. Sobre esa superficie, ella se acostará de espaldas con las piernas cerradas y las rodillas semi flexionadas hacia su pecho, dejando las nalgas al borde y entonces dejará caer las piernas hacia un costado, el que le resulte más confortable. Él se arrodillará sobre el suelo frente a ella y apoyando sus manos sobre el cuerpo de ella la penetrará a través del la vagina prieta. Parece una postura contorsionista. ¿A que pone?

Como bien sabréis una de las principales fuentes de placer de la mujer es el clítoris, y aunque no es la única, ni mucho menos, si que conviene dedicarle un trabajo especial para alcanzar el orgasmo. Esta postura, el Tornillo, permite una excitación completa del clítoris, logrando así una excitación sobresaliente para la mujer.

Es una postura complicada, que requiere cierta flexibilidad por parte de la mujer. Pero todo un manjar, digno de los mejores restaurantes. Es perfecta para mujeres a las que les cuesta llegar al orgasmo. Deliciosa experiencia que no se debe olvidar, pero tampoco practicar sin parar. Hay que prepararse, colocarse, disfrutarse y deleitarse; en ese orden y sin saltarse ningún paso. No todos ni todas estamos preparados para ella, pero para los que sí, ¡Adelante! Y para los que no, por lo menos hay que intentarlo. “La práctica lleva a la perfección”. ¿A qué estáis esperando para poneros manos a la obra?

PARA ELLAS
Si eres algo flexible, no tendrás ningún problema, y puedo asegurarte que merece la pena. Al tener las piernas juntas el clítoris se mantiene presionado y estimulado por los labios vaginales, por lo que es una de las posturas que permite un orgasmo con más placer en las mujeres.

Guardarás en tu memoria los jadeos y gritos que con esta postura por tu boca van a salir sin control. Tiene un gran morbo; deja tus manos libres para juguetear y permite que puedas ver como tu pareja se retuerce de placer. Tienes todos los ingredientes para disfrutar, solo hay que ponerle buena mano para batir bien la masa y que nos crezca el pastel... ¡y al horno!

PARA ELLOS
Puedes usar tu boca y tus manos para llevar el placer hasta el infinito. Aprovéchate de sus pechos, acaricia la parte externa de los muslos o simplemente recorre con tus dedos todo lo que te quede a mano mientras la derrites con esa mirada tan intensa que le dice tantas cosas. Si quieres y le gusta háblale, grita adjetivos, nombres y frases obscenas y que tus manos no se queden quietas. Lo demás es cuestión de ritmo, de temperatura y de tiempo.

Sin prisas, con unos buenos preliminares y constantes batidas, puedes lograr un buen postre que podáis comer los dos... ¡que no se te queme el pastel!

PARA DISFRUTAR AL MÁXIMO
Esta postura es muy sensual y se realiza con una cadencia lenta al principio, ya que la sensación del pene presionado por la vagina es muy sensual. Luego el ritmo lo marcáis vosotros. Para la realización de esta postura sólo es necesario unas caderas muy flexibles por parte de ella. Para conseguir mayor placer la mujer debe ir contrayendo y relajando la zona genital.

Esta postura necesita unos preliminares quizá más largo que muchas otras, porque resulta complicada y difícil de mantener para todo un encuentro sexual; así que os aconsejo que el calentamiento sea largo y llevado hasta el límite antes de ponerse en posición. O quizá prefiráis pasar por unas cuantas posturas antes de terminar con esta. Ya lo iréis viendo en la práctica y con la experiencia.

Usar las manos para acariciaros, para poner límites a la penetración, para masturbaros... Usar la boca para besaros, lameros, morderos... No os olvidéis de ese infinito mundo de artículos que venden en los sex shop y que pueden completar un universo de sensaciones Y dejar que vuestros cuerpos se retuerzan en una explosión de placer inmenso y nuevo. ¡CUIDADO! Esta postura produce dependencia.

Artículo extraido de http://www.sexomail.com

miércoles, mayo 06, 2009

Encendiendo pasiones por telefono

Este articulo lo he copiado directamente de http://www.sexo mail.com me ha parecido interesante y muy estimulante ;-)



A la hora de encender la pasión, la cantidad de tácticas disponibles son tan amplias como tu imaginación, y tan numerosas como personas habitamos este planeta. Es que desde una nota provocadora colocada furtivamente en su agenda de trabajo, hasta un llamada teléfonica muy “hot” pueden preparar el terreno para un encuentro sexual pleno de originalidad.

Si quieres anticiparle a tu pareja una propuesta de alto voltaje erótico, puedes hacerlo por teléfono. Aquí te enseñamos cómo lograrlo…

• Apela a tu mejor tono de voz.
Suave, bajo, dulce y provocador, son las palabras que mejor definen el tipo de voz que deberás usar para llamar a tu pareja. Trata de tener tu estilo, las imitaciones a veces salen muy malas y producen más que pasión risa.

• Utiliza un lenguaje claro
No divagues con rodeos. Llama a las cosas por su nombre en la descripción de lo que propones hacer. El “pene” se llama “pene” y la “vagina”, “vagina“ (o “polla” y “coño”, eso ya depende de vuestras costumbres). No uses frases del tipo “la cosita”, “te haré eso”, o cosas así. Atrévete a un lenguaje explícito.

Primero te debiste destapar con tu pareja y hablar de sexo de una forma natural antes de probar este método. Piensa en las palabras o frases que pueden encender a tu chico y practícalas en voz alta hasta que las digas con toda la naturalidad posible.

• Empieza con una frase de impacto.
Ponlo en sintonía con palabras que ambos recuerdan o rememora ocasiones de gran contenido erótico para ambos. Una cita previa, un encuentro que no olvidan, los primeros aprontes de la relación. Usa su memoria para erotizarlo más. Otra manera de iniciar la conversación es citándole con lujo de detalles una escena erótica de una película o libro que te hizo pensar en él.

• Aprovecha las oportunidades
Muchos hombres sin proponérselo te pueden lanzar a una apasionada conversación con sólo detalles que te dicen ...no dejes perder esa oportunidad y continua estimulándolo así no estés preparada ponte en onda y síguele el juego, si estas vestida dile que sólo tienes unos pantys de encaje, la lencería tiene un poder de seducción absoluto.

Imaginación en detalle
Para tener un momento de pasión virtual, sólo tienes que realmente imaginar que estas teniendo el más espectacular momento con tu pareja ...narrando todos los detalles..sin perder la mínima descripción de una caricia.

• Otras herramientas útiles
Puedes gemir, jadear o respirar agitadamente como un anticipo de lo que será el clímax de la relación. Simplemente siente a tu pareja y actúa.

• No todo es virtual
Puedes masturbarte mientras le llamas para que la excitación sea más real. Causará un gran efecto en su libido si además le cuentas que lo estás haciendo y le describes tu autosatisfacción. A muchos hombres les fascina que les pongan el teléfono en tus partes más intimas para oír como tú las manipulas.

• La despedida
Cierra con broche de oro. Acuérdate que en la vida real detestas que tu pareja se dé vuelta y se quede dormido minutos después de tener sexo. Termina tu conversación telefónica de forma agradable...hablando de otros temas o recordando lo que más te gustó de la experiencia, la próxima sesión será mucho mejor

¡Atención!, estas nuevas formas de tener sexo a distancia requieren de grandes dotes en el arte de seducir y excitar. Deja la vergüenza a un lado y saca tu lado más picante.

Y si eres de las que mantienes una relación a distancia ya sabes como sorprender a tu chico. Aunque no sea lo mismo, es una experiencia diferente.

En el sexo hay que innovar, así que lánzate a una nueva aventura de sexo virtual.

Articulo extraído de www.sexomail.com

Blog de contenido dudoso

Parece ser que la estrechez de miras de algunos, ha llevado a que a partir de ahora, al entrar aqui recibais el aviso de que el blog tiene un contenido dudoso, nunca dejará de sorprenderme que lo que unicamente pretende ser informar y dar a conocer aspectos de algo tan universal como el sexo, pueda ser censurado, perseguido y denunciado, pero aqui seguimos, lamento las molestias que os pueda causar

Seguidores

Proyecto Solidario Del Tejado del Gato


Visita mi página en El Tejado del Gato
Si te interesa, estas invitado, nadie va a ser obligado a colaborar.

El Tejado Recomienda...

Este mes de Enero, la revista digital FOTO DNG lleva en su interior una serie de Fotografías mías, motivo que me llena de cierto orgullo y que he querido compartir con todos vosotros.

Si alguno de los lectores del blog, esta interesado en ver la revista, puede descargarse la misma en formato pdf en el siguiente enlace.

Revista