martes, mayo 26, 2009

Sobre la velocidad

Que hacer con los superveloces?

Nada. Que él llega al orgasmo en unos minutitos, se queda tan ancho y tú nada. Aquí te proponemos unos consejillos para alargar la situación el máximo tiempo posible.

Cuando seguís un ritmo muy acelerado y notas que tu chico está a punto de caramelo, no te cortes, utiliza la siguiente técnica para que no acabe la diversión: retírate. Mueve tu pelvis y da rodeos (bésale el cuello, acaricia todo su cuerpo con sensualidad, besa sus pies –si no te da asquete-) y después recupera el tiempo perdido. Eso sí, no tardes tampoco una hora porque entonces sí que será total el parón para los dos. También debes oprimir durante unos segundos el frenillo y presiona el glande con los dedos, eso hará que él relaje la zona y pueda controlarse mejor.

¿No funciona? Ya se sabe, no todo es infalible. Toca el espacio que está entre su culo y su pene y haz un poquito de presión. Según los sexólogos, de esta forma se alivia la próstata y así se puede controlar mejor la eyaculación de tu pareja.

Si tu pareja pertenece al grupo de los superveloces, puede que todo esto no te sirva de nada. Huye de la posición clásica del misionero (esa, la de toda la vida) y colócate en una en la que seas tú quien domina (sentada sobre él). ¿Que quieres más opciones? Échale un vistazo al kamasutra y busca cualquier postura en la que él no pueda dominar. Así serás tú la directora, marcarás el ritmo y decidirás cuándo parar.


Como puede una mujer acelerar su orgasmo?

Algunos sexólogos aseguran que una de las maneras más eficaces para acelerar el orgasmo de una mujer es la de estimular el clítoris (parte exterior de la vagina) al mismo tiempo en el que se produce la penetración.

Para conseguirlo hay quien opta por que su pareja le estimule con la mano, aunque los expertos recomiendan que la mujer se siente sobre el hombre y se incline ligeramente hacia delante. De esta forma su clítoris, una zona muy sensible a los estímulos, acelerará el orgasmo porque con la postura se producirá un mayor roce de la vagina con el pene.

Pero si no te sientes cómoda con esta postura puedes probar con el hombre encima, con tu pelvis sobre una almohada y elevando un poco las caderas (también puedes abrazar con tus piernas el cuello de tu pareja). De esta forma la penetración será más profunda y el hombre podrá encontrar tu Punto G.

Articulos extraidos de http://ww.redparaellas.com/


sábado, mayo 23, 2009

Técnicas de Masturbación Masculina

¿Es que hay más de una forma de masturbación masculina? La respuesta es sí. Si la autoestimulación femenina admite diversidad en función de gustos y preferencias, en el hombre también se contemplan distintas técnicas, para adaptarlas al tamaño de la mano, del pene, y de la predilección de cada uno.

Algunos hombres encuentran excitación al alternar la estimulación manual del glande con la de los testículos y la del perineo (entre el ano y el pene). Puede introducirse distintos ritmos (regular o irregular) y distintas velocidades. De la misma forma que en la mujer, el papel de la mente (visualizar fantasías, recordar encuentros pasados) es más que relevante para intensificar las sensaciones placenteras.

Hay formas de estimulación para hombres que se utilizan en el tratamiento de la eyaculación precoz y de la disfunción eréctil. Además, a falta de relaciones sexuales, la masturbación puede ayudar en la prevención del cáncer de próstata.

Estimulacion del Pene

• Mientras se acaricia el pene suavemente, tocarse los testículos y hacer un movimiento “Hacia abajo, como si estuviera tirando de ellos”.
• Puedes utilizar un gel lubricante, aceite o saliva, con una mano para acariciar el pene y el glande y la otra mano para frotar el área hacia los testículos.
Abraza el pene con el pulgar y dos dedos de cada mano y mueve de abajo arriba hasta terminar el cuerpo del pene. Este movimiento se puede hacer con toda la mano.
• Tomar los testículos con una mano y mover el pene de arriba abajo con la otra.
• Variar el ritmo hasta llegar a punto de orgasmo para interrumpir y volver a empezar hasta aproximarse al orgasmo. Hacerlo varias veces antes de finalizar. Se puede presionar los testículos al terminar.
• Durante la masturbación masculina trata de respirar profundamente cuando se aproxima el clímax. Esto es un buen ejercicio para el tratamiento de la eyaculación precoz.

Estimulación anal y prostática

• Al igual que con la mujer el ano es sumamente sensible, pero en los hombres es todavía mas, ya que se conecta directamente con la próstata, que en opinión de muchos expertos es el punto G masculino.
• Una técnica es acariciar el pene mientras acompañas esta masturbación de la inserción de uno o dos dedos en el ano hasta llegar al clímax.

Estimulación de los testículos

• Toma el pene con una mano y usa la otra para cubrir y acariciar la zona entre los testículos y el ano. Esta zona es muy sensible.
• El escroto (bolsa que contiene los testículos) es similar a los labios exteriores de la mujer, por eso aunque las caricias y los besos produzcan sensaciones muy profundas, hay que manejarlo con cuidado ya que son un órgano muy delicado.

Otras técnicas para la masturbación masculina

• Cuanto más contacto más placer. Rodea el pene con toda la mano, y deslízala hacia arriba y hacia abajo.
• Cuando el pene es pequeño, esta técnica es útil. Sitúa cuatro dedos en la parte de abajo del pene y deja el pulgar arriba y comienza a acariciarlo recorriendo el pene con tus manos.
Toma el pene como si fuera un lápiz. Esta técnica te permite palparlo, pero hay menos contacto.
• Utiliza una mano para acariciar el escroto mientras con la otra mano te masturbas el pene. Puedes cruzar los brazos. Te parecerá como si estuviera otra persona acariciándote el escroto.
Frota el glande con una mano y desliza la otra hacia arriba y abajo por el cuerpo del pene. El placer se aumenta aun más si utilizas lubricante.
Envuelve el pene con ambas manos, una cerca de la base y la otra cerca de la cabeza del pene. Muévelas rítmicamente hacia arriba y abajo o bien, hazlo en movimientos contrarios.
Lubrica el glande del pene y el pliegue entre dos de tus dedos (preferiblemente entre el pulgar y el índice). Coloca el pene entre estos dedos y comienza a masturbarte con el típico movimiento hacia arriba y hacia abajo. Utiliza tu otra mano para acariciar el escroto o ano.
• Usa solo el pliegue de la mano para acariciar la cabeza del pene. No uses los dedos por que la sensación no será igual. No olvides el lubricante. En este caso, el ir despacio, será la clave del placer.
Utiliza la mano del revés, rotada de forma vertical. Es una técnica un poco artificiosa, pero se obtiene placer igualmente. Suele utilizarse de forma intercalada para probar cambios en ritmos.
• Realiza la masturbación ayudándote de algo auxiliar, como un anillo que ejerza presión sobre la base.
• Mastúrbate con tu mano inhábil. Es decir, con la izquierda si eres diestro y con la derecha si eres zurdo. La mano inhábil, se utiliza porque no posee la misma coordinación que la dominante, con lo que facilita sensaciones distintas, siguiendo un ritmo discontinuo.

Muchas veces se tiene la idea de que el pene es la única parte del hombre que se ha de estimular. No dejes por fuera el resto de tus zonas erógenas. Atrévete a descubrirlas.


Artículo extraido de http://www.sexomail.com/

lunes, mayo 18, 2009

La Masturbación femenina.....ellas disfrutan!!

A través de la masturbación femenina, las mujeres tienen la posibilidad de descubrir las zonas más sensitivas y placenteras de sus cuerpos. El conocerse a sí misma a través de la masturbación femenina es la mejor receta hacia una sexualidad plena.

Es bueno separar tiempo para una misma; observase en un espejo, aprender como tocarse y acariciarse. Aprendiendo a conocerse y a estimularse a sí mismas, las mujeres no solo alcanzarán más placer a través de la auto-estimulación, sino que podrán educar a sus parejas para que conozcan y estimulen estos puntos.

La auto-estimulación también es una forma recomendada para tratar la anorgasmia.

Prácticamente cualquier parte del cuerpo es susceptible a provocarnos un orgasmo si la estimulamos convenientemente, pero el clítoris es la puerta hacia el clímax asegurado.

Acariciar los senos, la parte interior de los muslos, la tripa o las manos puede resultar tan placentero para algunas mujeres como estimular directamente el clítoris. Aún así, este es la fuente de placer por excelencia a la que no se puede renunciar.

Sigue los siguientes consejos para una masturbación femenina adecuada con mucha atención.

Estimulación del clítoris y la vagina

Esta es la típica masturbación femenina. Por lo general se realiza con la mano completa o solo con los dedos, para frotar, acariciar y/o presionar el clítoris.

Siempre hay un lado más sensible que el otro. Masajea el clítoris primero del lado derecho y luego del lado izquierdo, para que descubras cual es la zona más erógena.
Se puede empezar acariciando los pezones a la vez que se presiona el pubis, y se imprimen movimientos hacia arriba y hacia abajo en la zona del Monte de Venus.
Puedes frotar con la palma de una mano el clítoris e insertar los dedos de la otra mano en la vagina. Rodear el clítoris entre el índice y el pulgar.
Utiliza un lubricante especial o aceite y haciendo círculos, masajea el clítoris con dos dedos hasta que se ponga erecto.
Puedes usar un vibrador o consolador, cerca del clítoris, nunca sobre él.
Utiliza el agua para darte placer. En la ducha selecciona un chorro regular de agua, puedes alternar temperaturas frías o calientes para descubrir que te da más placer, y deja que el agua caiga directamente en el clítoris. También puedes utilizar algún gel lubricante y acariciarte el clítoris y vagina.

Estimulación del Punto G

Otro de los tipos de masturbación femenina al cual le puedes sacar mucho provecho es la manipulación de tu punto G.

El punto G se puede encontrar con los dedos, pero es difícil lograr una adecuada estimulación a través de la masturbación manual.
Se encuentra en la pared vaginal que está situada detrás del vello púbico, a 1 ó 2 centímetros de la entrada de la vagina.
La introducción de un vibrador en la vagina puede ayudar a localizar y estimular el punto G y produce una sensación de plenitud. Se puede realizar exclusivamente o en combinación con la estimulación anal y/o del clítoris.

Estimulación del Ano

El ano es muy sensible al tacto. Existen muchas mujeres que disfrutan de la estimulación en esta área durante la masturbación femenina o en el juego previo con su pareja.

Puedes usar los dedos, o juguetes para el ano en combinación o no con la estimulación del clítoris o la vagina.
Es conveniente utilizar mucho lubricante.

Otras técnicas para la masturbación femenina

Comienza tocando el área vaginal, conforme te vas excitando acaricia la zona arriba del clítoris con tus dedos, termina alcanzando el clímax con un movimiento rítmico sobre el capuchón del clítoris. No olvides que con la otra mano puedes acariciar tus pechos u otra parte del cuerpo.
Con tus dedos puedes frotar alrededor de la base del clítoris, al acercarse el orgasmo mueve circularmente tus dedos en la parte superior del mismo. Puedes alternar tus manos para que no te canses, aprovecha y acaricia el resto de tu cuerpo con la mano que te queda libre.
Humedece uno de tus dedos y juega con él por tu toda tu área genital. Introdúcelo en tu vagina y busca el punto g; pásalo por tu clítoris y los labios mayores. Con la otra mano puedes separar los labios o tirarlos hacia atrás para que haya una ligera tensión en el clítoris.
Una de tus manos mantiene los labios vaginales abiertos y dos dedos de la otra mano frotan el clítoris, puedes hacer movimientos hacia arriba y abajo y movimientos circulares. Mantén las piernas cerradas.
Acuéstate sobre la espalda con las piernas semiabiertas. Con dos dedos juntos acaricia el clítoris con movimientos cortos. Al estar cerca del orgasmo abre las piernas y eleva la pelvis (despega tus nalgas del la superficie).
Con tus piernas separadas, pon un dedo sobre tu clítoris y con el otro vas a jugar con un objeto introduciéndolo y sacándolo de tu vagina. Al ir llegando al orgasmo frota el clítoris y luego introduce el objeto. Cuando se de el clímax cierra las piernas fuertemente con el objeto dentro tuyo.
Introduce un dedo profundamente en la vagina y con el dedo pulgar mantén en contacto el clítoris. Empuja todo tu cuerpo hacia arriba, mientras te masturbas.
Utiliza la palma de tu mano para colocarla arriba del clítoris e inserta los dedos en la vagina. Acaríciate con masajes suaves.
Acaricia la abertura vaginal, luego introduce dos o tres dedos. Con la palma de la mano da ligeros golpes suaves sobre el clítoris. Tus piernas deben estar cerradas en esta técnica.
Estimula tu área púbica mientras con tu otra mano estimulas el ano, puedes probar introduciendo un dedo u objetos en él.
Mastúrbate boca abajo con las piernas abiertas. Estimula el clítoris fuertemente con movimientos hacia arriba y hacia abajo. La otra mano puede acariciar tus pechos. Debes mover todo tu cuerpo, hacia arriba y hacia abajo y en movimientos circulares. Cuando llegue el orgasmo cierra las piernas y levanta tu cuerpo.
Haz un bulto con ropa o almohadas y acuéstate sobre el boca abajo, de modo que este bulto haga presión sobre tu clítoris. Mueve tus caderas circularmente o hacia arriba y abajo hasta que alcances el orgasmo. Tus piernas pueden estar abiertas o cerradas.
Cuando hayas alcanzado el orgasmo introduce tus dedos en la vagina para que sientas las contracciones, lo cual es muy agradable.

Numerosos estudios demuestran que las mujeres que practican la masturbación tienen una vida sexual mucho más activa y enriquecedora. La mayoría de las mujeres alcanzan el orgasmo a través de la masturbación, así que para las que todavía no se atreven…¡que no lo duden más! Masturbarse es la mejor forma de conocer los puntos sensibles y descubrir su propio cuerpo: el clítoris, el punto G y otras zonas erógenas. Una vez que aprendas cómo llegar al orgasmo, será mucho más fácil guiar a tu pareja para alcanzar una mejor vida sexual


Artículo extraido de http://www.sexomail.com/

jueves, mayo 14, 2009

La Pasión sexual no se termina...sólo se esconde!

Muchos años de matrimonio, el cansancio de un día agotador, la rutina... todas excusas habituales para justificar la falta de deseo sexual que sufrimos después un tiempo de convivencia y que no hace más que frustrar ciertos aspectos importantes de la vida de la pareja.



Sin embargo, existen formas de reiniciar la pasión perdida, y volver a ver al otro como se lo veía antes.
Pero, fundamentalmente, volver a sentir al otro, como se lo sentía antes.

El llegar después de una jornada de trabajo al hogar, debe suponer un momento placentero y de relajación.
Un buen baño con sales y espuma con agua tibia, puede ser una excelente ayuda para iniciar un momento erótico, ambientándolo con esencias y fragancias orientales.
Pero para ello, existe una condición muy importante: disfrutar del propio cuerpo, conocerlo.

Mas allá de las condiciones físicas, la mujer debe quererse a si misma y saber que si lo hace, su pareja lo disfrutará mucho mas.
Antes de entrar al cuarto, siempre es bueno masajearse un poco con aceites o cremas especiales y estimular todos los sentidos propios.
De los ajenos, se encargarán las fragancias (una vez que se acostumbre, sabrá cuáles le gustan a su pareja). El único tabú debe ser la timidez.

El ambiente es fundamental para crear el clima erótico. Un poco de música romántica. El saxo es sinónimo de pasión y los acordes de guitarra son romanticismo.
Cada uno conoce su propios gustos y los de su pareja, lo demás son velas o inciensos, o hasta incluso tules o sedas acomodadas sutilmente sobre la cama o los muebles.

Parte de la creación de una nueva sexualidad, es el recuerdo de los momentos inolvidables.
Siempre es apasionante, traer a la memoria, aquellos tiempos de pasión desenfrenada y relatarlos como si se los estuviera viviendo. Eso hará revivir el deseo y sentirse como si nada hubiera cambiado.
Al mismo tiempo, comenzar a acariciar al otro en donde uno sabe que le gusta y hacer todo suavemente, sin prisa, pero sin pausa.

El desvestir al otro es el acto erótico mas fuerte previo a hacer el amor. Hacerlo con todo el cuidado del mundo y disfrutar del momento.

Las caricias son el idioma del amor, no hay por qué apurarse ni estar inseguro al hacerlo. Si no se sabe, mejor es preguntar.

Una vez erotizados, y mientras se hace el amor, no hay una meta sino un final.
La meta es disfrutar y hacer disfrutar, y cuanto más tiempo dure este momento, mejor es para la relación y para el recuerdo, que siempre es un buen inicio de una próxima noche de amor.

No importan las edades, ni las rutinas...no importa el cansancio ni el acostumbramiento.
No hay excusas si en realidad se quiere volver a sentir la pasión que parece perdida. Siempre hay forma de recuperarla, porque siempre está ahí...solo hay que saber encontrarla.


Artículo extraído de Http://www.enplenitud.com

viernes, mayo 08, 2009

La postura del tornillo

¡Ah... el placer de retorcerse! ¿Para que hacer fácil lo que puedes hacer difícil? Así somos los seres humanos, retorcidos. ¡Y como nos gusta! Y si encima, en la actividad a realizar, se encuentra un objeto que hay que meter y sacar... todos nuestros sentidos, nuestras neuronas y nuestros esfuerzos concentrados. En algo nos teníamos que diferenciar del mono, ¿no?

Cuestiones técnicas. Aprende a hacerlo bien

La mujer se ha de poner sobre alguna superficie que se encuentre a la altura de la pelvis del hombre, estando este de rodillas. Puede ser un colchón alto o una cama baja. Sobre esa superficie, ella se acostará de espaldas con las piernas cerradas y las rodillas semi flexionadas hacia su pecho, dejando las nalgas al borde y entonces dejará caer las piernas hacia un costado, el que le resulte más confortable. Él se arrodillará sobre el suelo frente a ella y apoyando sus manos sobre el cuerpo de ella la penetrará a través del la vagina prieta. Parece una postura contorsionista. ¿A que pone?

Como bien sabréis una de las principales fuentes de placer de la mujer es el clítoris, y aunque no es la única, ni mucho menos, si que conviene dedicarle un trabajo especial para alcanzar el orgasmo. Esta postura, el Tornillo, permite una excitación completa del clítoris, logrando así una excitación sobresaliente para la mujer.

Es una postura complicada, que requiere cierta flexibilidad por parte de la mujer. Pero todo un manjar, digno de los mejores restaurantes. Es perfecta para mujeres a las que les cuesta llegar al orgasmo. Deliciosa experiencia que no se debe olvidar, pero tampoco practicar sin parar. Hay que prepararse, colocarse, disfrutarse y deleitarse; en ese orden y sin saltarse ningún paso. No todos ni todas estamos preparados para ella, pero para los que sí, ¡Adelante! Y para los que no, por lo menos hay que intentarlo. “La práctica lleva a la perfección”. ¿A qué estáis esperando para poneros manos a la obra?

PARA ELLAS
Si eres algo flexible, no tendrás ningún problema, y puedo asegurarte que merece la pena. Al tener las piernas juntas el clítoris se mantiene presionado y estimulado por los labios vaginales, por lo que es una de las posturas que permite un orgasmo con más placer en las mujeres.

Guardarás en tu memoria los jadeos y gritos que con esta postura por tu boca van a salir sin control. Tiene un gran morbo; deja tus manos libres para juguetear y permite que puedas ver como tu pareja se retuerce de placer. Tienes todos los ingredientes para disfrutar, solo hay que ponerle buena mano para batir bien la masa y que nos crezca el pastel... ¡y al horno!

PARA ELLOS
Puedes usar tu boca y tus manos para llevar el placer hasta el infinito. Aprovéchate de sus pechos, acaricia la parte externa de los muslos o simplemente recorre con tus dedos todo lo que te quede a mano mientras la derrites con esa mirada tan intensa que le dice tantas cosas. Si quieres y le gusta háblale, grita adjetivos, nombres y frases obscenas y que tus manos no se queden quietas. Lo demás es cuestión de ritmo, de temperatura y de tiempo.

Sin prisas, con unos buenos preliminares y constantes batidas, puedes lograr un buen postre que podáis comer los dos... ¡que no se te queme el pastel!

PARA DISFRUTAR AL MÁXIMO
Esta postura es muy sensual y se realiza con una cadencia lenta al principio, ya que la sensación del pene presionado por la vagina es muy sensual. Luego el ritmo lo marcáis vosotros. Para la realización de esta postura sólo es necesario unas caderas muy flexibles por parte de ella. Para conseguir mayor placer la mujer debe ir contrayendo y relajando la zona genital.

Esta postura necesita unos preliminares quizá más largo que muchas otras, porque resulta complicada y difícil de mantener para todo un encuentro sexual; así que os aconsejo que el calentamiento sea largo y llevado hasta el límite antes de ponerse en posición. O quizá prefiráis pasar por unas cuantas posturas antes de terminar con esta. Ya lo iréis viendo en la práctica y con la experiencia.

Usar las manos para acariciaros, para poner límites a la penetración, para masturbaros... Usar la boca para besaros, lameros, morderos... No os olvidéis de ese infinito mundo de artículos que venden en los sex shop y que pueden completar un universo de sensaciones Y dejar que vuestros cuerpos se retuerzan en una explosión de placer inmenso y nuevo. ¡CUIDADO! Esta postura produce dependencia.

Artículo extraido de http://www.sexomail.com

miércoles, mayo 06, 2009

Encendiendo pasiones por telefono

Este articulo lo he copiado directamente de http://www.sexo mail.com me ha parecido interesante y muy estimulante ;-)



A la hora de encender la pasión, la cantidad de tácticas disponibles son tan amplias como tu imaginación, y tan numerosas como personas habitamos este planeta. Es que desde una nota provocadora colocada furtivamente en su agenda de trabajo, hasta un llamada teléfonica muy “hot” pueden preparar el terreno para un encuentro sexual pleno de originalidad.

Si quieres anticiparle a tu pareja una propuesta de alto voltaje erótico, puedes hacerlo por teléfono. Aquí te enseñamos cómo lograrlo…

• Apela a tu mejor tono de voz.
Suave, bajo, dulce y provocador, son las palabras que mejor definen el tipo de voz que deberás usar para llamar a tu pareja. Trata de tener tu estilo, las imitaciones a veces salen muy malas y producen más que pasión risa.

• Utiliza un lenguaje claro
No divagues con rodeos. Llama a las cosas por su nombre en la descripción de lo que propones hacer. El “pene” se llama “pene” y la “vagina”, “vagina“ (o “polla” y “coño”, eso ya depende de vuestras costumbres). No uses frases del tipo “la cosita”, “te haré eso”, o cosas así. Atrévete a un lenguaje explícito.

Primero te debiste destapar con tu pareja y hablar de sexo de una forma natural antes de probar este método. Piensa en las palabras o frases que pueden encender a tu chico y practícalas en voz alta hasta que las digas con toda la naturalidad posible.

• Empieza con una frase de impacto.
Ponlo en sintonía con palabras que ambos recuerdan o rememora ocasiones de gran contenido erótico para ambos. Una cita previa, un encuentro que no olvidan, los primeros aprontes de la relación. Usa su memoria para erotizarlo más. Otra manera de iniciar la conversación es citándole con lujo de detalles una escena erótica de una película o libro que te hizo pensar en él.

• Aprovecha las oportunidades
Muchos hombres sin proponérselo te pueden lanzar a una apasionada conversación con sólo detalles que te dicen ...no dejes perder esa oportunidad y continua estimulándolo así no estés preparada ponte en onda y síguele el juego, si estas vestida dile que sólo tienes unos pantys de encaje, la lencería tiene un poder de seducción absoluto.

Imaginación en detalle
Para tener un momento de pasión virtual, sólo tienes que realmente imaginar que estas teniendo el más espectacular momento con tu pareja ...narrando todos los detalles..sin perder la mínima descripción de una caricia.

• Otras herramientas útiles
Puedes gemir, jadear o respirar agitadamente como un anticipo de lo que será el clímax de la relación. Simplemente siente a tu pareja y actúa.

• No todo es virtual
Puedes masturbarte mientras le llamas para que la excitación sea más real. Causará un gran efecto en su libido si además le cuentas que lo estás haciendo y le describes tu autosatisfacción. A muchos hombres les fascina que les pongan el teléfono en tus partes más intimas para oír como tú las manipulas.

• La despedida
Cierra con broche de oro. Acuérdate que en la vida real detestas que tu pareja se dé vuelta y se quede dormido minutos después de tener sexo. Termina tu conversación telefónica de forma agradable...hablando de otros temas o recordando lo que más te gustó de la experiencia, la próxima sesión será mucho mejor

¡Atención!, estas nuevas formas de tener sexo a distancia requieren de grandes dotes en el arte de seducir y excitar. Deja la vergüenza a un lado y saca tu lado más picante.

Y si eres de las que mantienes una relación a distancia ya sabes como sorprender a tu chico. Aunque no sea lo mismo, es una experiencia diferente.

En el sexo hay que innovar, así que lánzate a una nueva aventura de sexo virtual.

Articulo extraído de www.sexomail.com

domingo, mayo 03, 2009

Sexercicios

¿Qué son los sexercicios?

Son ejercicios que se realizan específicamente con el fin de disfrutar, mejorar, dar y recibir mejor el sexo. Además, los sexercicios mejoraran tu apariencia y tus habilidades al hacer el amor.

Esta clase de ejercicio puede llevarse a cabo ya sea durante la relación sexual, antes de esta durante los juegos previos o bien en cualquier otro momento del día para estar listos cuando se presente el encuentro sexual.

Los sexercicios tienen el objetivo de tonificar y fortalecer músculos específicos que ayuden a favorecer el sexo así como también tratan de lograr que el cuerpo alcance y mantenga la flexibilidad y resistencia suficiente para maravillar en la cama.

Articulo Extraido de http://www.sexomail.com

Hay muchas formas para realizar una rutina de sexercicios, desde rutinas aeróbicas hasta ejercicios más específicos como los Keggels. Lo importante es saber como hacerlos apropiadamente para evitar lesiones y fatiga que, por el contrario de darle un alza al sexo, lo impidan.

Beneficios de los sexercicios

Los beneficios de los ejercicios para un mejor sexo son muchos, no solo los notaras en cada sesión de pasión con tu pareja sino también en tu vida personal:

Te ponen en forma.
Queman calorías.
Mejoran la resistencia física.
Liberan estrés.
Son divertidos y entretenidos.
Permiten alcanzar mejores orgasmos.
Proveen de fuerza y elasticidad al cuerpo.
Fortalecen los músculos.
Te harán sentir más joven y radiante.
Mejoran tus habilidades en la cama.

Guía de sexercicios

Multiplica el placer de cada orgasmo entrenando con frecuencia los sexercicios. La siguiente es una lista de maravillosos y eficaces ejercicios que te pondrán en forma para gozar más del sexo:

Abdominales

Además de la obvia buena apariencia que tiene un abdomen marcado, ejercitar los músculos del abdomen te ayuda a aumentar tu fuerza, mejorar la postura y cuidar la espalda.

Por otro lado, unos abdominales firmes ayudan a tener mejor control de la pelvis y con esto aumentar tu placer sexual.

Puedes incluir en tu agenda diaria los siguientes ejercicios, hazlos en tres series de 30 o 15 repeticiones cada una:

1. Recuéstate en el suelo boca arriba con tus rodillas flexionadas y los pies apoyados sobre el suelo. Coloca tus manos detrás de tu cabeza. Levanta tu cabeza y la parte superior del cuerpo entre 20 y 30 cm. Simultáneamente, contrae tu pelvis ligeramente hacia arriba. Mantén esa posición durante dos o tres segundos y baja.

2. Acuéstate de medio lado, con las piernas flexionadas por las rodillas, pon las manos detrás de la cabeza y trata de llevar tu codo hacia la cadera.

3. Boca arriba, pon tus manos debajo de los glúteos y eleva los pies del suelo unos 10 o 15 cm, mantén la posición por 10 segundos y baja los pies. Procura llevar el mentón al pecho mientras realizas el ejercicio.
Variantes de este ejercicio es que cuando los pies estén elevados realices círculos o cruces las piernas una arriba de la otra y al contrario.

4. Acuéstate sobre tu espalda con tus rodillas dobladas y las piernas separadas. Con tus manos en una posición del rezo empujarlas a través de tus piernas, levantando tu pecho del suelo.

Ejercicios de Keggel

Los ejercicios de Kegel, son ejerecicios de contracción y relajación de los músculos alrededor de la pelvis, tanto para hombres como para mujeres. Su uso en el campo es que con ellos al ejercitar esos músculos específicos hacen que el impulso por el orgasmo se controle mejor (en hombres) y en las mujeres, sea mas intenso.

Esto sucede por que estos sexercicios de keggel trabajan con el músculo “pubococcigeo” o también llamado “músculo del amor” que es el encargado de los espasmos del orgasmo.

Dos buenos ejemplos este excepcional sexercicio son:

1. Keggel lento: Aprieta los músculos como si intentases detener la orina, tirándo de ellos hacia arriba. Contráelos y mantenlos así mientras cuentas hasta 5 respirando suavemente. Luego, relájalos durante 5 segundos más, y repite la serie 10 veces. Intenta aumentar progresivamente el tiempo de contracción y relajación. Empieza por 5 segundos en cada caso hasta llegar a los 20 segundos. Cuanto más tiempo consigas mantener la contracción de los músculos, más fortalecerás tu musculatura pélvica.

2. Keggel rápido: Contrae y relaja los músculos tan rápidamente como puedas hasta que te canses o transcurran unos 2 ó 3 minutos. Comienza con 10 repeticiones, cuatro veces al día hasta alcanzar las 50 repeticiones diarias.

Elevaciones pélvicas

Las elevaciones pélvicas son una fantástico sexercicio. Con ellas fortaleces el trasero, la parte baja del abdomen y además practicas y mejoras los movimientos típicos del coito.

1. Acuéstate boca arriba con las rodillas flexionadas y los brazos al lado del cuerpo. Despega tu trasero de la superficie, mantén la posición por unos segundos y vuelve a bajar y así repetidamente. Es un sexercicio fácil pero muy eficaz.

Movilización pélvica

Para realizar estos sexercicios pélvicos es importante que consideres en todo momento que solo tu zona pélvica es lo que se debe de mover, el resto de tu cuerpo debe quedar en la misma posición.

1. Sobre un balón inflable siéntate con tus piernas un poco separadas y tus manos en la cadera. Dirige tu pelvis hacia delante y hacia atrás.

2. En esta misma posición también puedes dibujar círculos con el movimiento de tus caderas.

Tonificación y fortaleza para el cuerpo

Aparte de los ejercicios específicos que hemos mencionado, también debemos decirte que practicar actividades como yoga, la danza del vientre, bailar o artes marciales son de gran ayuda para tonificar todos los músculos del cuerpo. Y como sabrás, unos músculos en buena forma mejoran las sensaciones del placer.

Por ejemplo, la danza del vientre es un magnifico sexercicio, alivia tensiones y elimina la rigidez de las caderas y la vagina. Por lo que con esta actividad podrás moverte mejor, sentir mejor además de aprender el baile de la seducción. Todo lo ideal para una sensual y atractiva noche!

Te recomendamos también que complementes tus sexercicios con clases de aeróbicos o spinning, estas dos actividades te brindaran resistencia física.

Así que ahora con músculos fuertes y resistencia cardiovascular estarás preparad@ para largas sesiones de placer sexual.

Te recomendamos que leas nuestra siguiente lista de consejos básicos que ayudaran q que tu sesión de sexercicios sea óptima:

• Respirar correctamente. Además de oxigenar el cuerpo, la respiración ayuda a reducir esas tensiones que acumulamos durante el día y que se convierten en barreras que nos impiden llegar a un orgasmo pleno.
La forma correcta de respirar durante el ejercicio es dejando que el aire entre por la nariz y expulsándolo por la boca. Respira de esta forma profundamente mínimo tres veces antes de empezar la sesión de sexercicios y continúa haciéndolo durante cada ejercicio.
• Estira antes y después de los sexercicios. El estiramiento es vital para evitar contracturas y dolores posteriores al ejercicio.
• Descansa entre ejercicios. Toma un descanso de un 1 minuto al menos entre cada serie de ejercicio para que tomes aire y evites fatigarte muy rápidamente.
• Sigue tu ritmo. Trata de ir progresando con los tiempos y repeticiones de cada ejercicio, pero recuerda ir siempre a tu ritmo.
• Mantén una posición correcta. Coloca tu cuerpo en buena posición donde siempre mantengas la espalda recta y te sientas cómodo.
• Comparte los sexercicios. Invita a tu pareja a que practiquen juntos los sexercicios. Excelente idea para unir a la pareja y también como juego sexual.

viernes, mayo 01, 2009

El sexo en el trabajo

Hay un refrán que dice más o menos: "Donde tengas la olla, no metas la polla". El lenguaje es bastante vulgar, pero el contenido no deja lugar a dudas, haciendo clara referencia a las relaciones sexuales en el lugar de trabajo y las complicaciones que esas historias pasionales pueden traer.

Ciertamente el roce hace el cariño, y las horas y la intimidad que se comparten pueden ser caldo de cultivo para despertar el deseo. Además en las relaciones sociales, en general, procuramos mostrarnos educados, cordiales y atentos y se suele ofrecer una imagen más pulida que en la intimidad de nuestro hogar.

Además, al trabajo se suele ir presentablemente vestido, mostrando nuestra mejor apariencia. Con esto no queremos decir que en la intimidad no podamos ser igual de estupendos, pero en algún momento se baja la guardia y pueden aparecer las manías y los malos humores, nadie es perfecto.

Y por supuesto no estamos satelizados de problemas domésticos. Podemos mostrarnos encantadores, sin estar pendientes de los niños, o de que se ha vuelto a estropear el fregadero. No hay tareas domésticas que compartir, ni mando de la televisión que disputar. Somos cuerpos atractivos que aparecen insinuantes en el tedio de la rutina laboral.

Pero mucho cuidado, porque la imagen suele ser engañosa, y los riesgos pueden no compensar. Además, no olvidemos que la pareja que tenemos a nuestro lado, puede resultar un suculento plato en su círculo laboral. Por eso, muchas veces vale la pena cuidar lo que ya tenemos y descubrir la aventura en la proximidad, antes que explorar nuevos terrenos vírgenes, que al fin y al cabo siempre acaban por ser colonizados y convertirse en una rutina más.

Los problemas que se derivan de estos calentones laborales, pueden ser mayores que el placer de la conquista. La situación más incómoda viene cuando uno de los dos quiere romper. Considerando que se tiene que convivir todos los días y seguir interactuando con esa persona. Si la comunicación ya es difícil, mezclar cuestiones laborales y amorosas puede ser una bomba.

¿Has tenido experiencias amorosas en el ámbito laboral? ¿Te has sentido atraído o atraída por algún compañero de trabajo? ¿Has sucumbido a la tentación? ¿Has tenido problemas laborales por estas causas?

Blog de contenido dudoso

Parece ser que la estrechez de miras de algunos, ha llevado a que a partir de ahora, al entrar aqui recibais el aviso de que el blog tiene un contenido dudoso, nunca dejará de sorprenderme que lo que unicamente pretende ser informar y dar a conocer aspectos de algo tan universal como el sexo, pueda ser censurado, perseguido y denunciado, pero aqui seguimos, lamento las molestias que os pueda causar

Seguidores

Proyecto Solidario Del Tejado del Gato


Visita mi página en El Tejado del Gato
Si te interesa, estas invitado, nadie va a ser obligado a colaborar.

El Tejado Recomienda...

Este mes de Enero, la revista digital FOTO DNG lleva en su interior una serie de Fotografías mías, motivo que me llena de cierto orgullo y que he querido compartir con todos vosotros.

Si alguno de los lectores del blog, esta interesado en ver la revista, puede descargarse la misma en formato pdf en el siguiente enlace.

Revista