miércoles, mayo 19, 2010

Cuando ella es la que penetra!

Cambio de roles sexuales, pegging, bend over boyfriend… con todos estos calificativos se conoce a una práctica que cada vez más parejas de heterosexuales se animan a experimentar.

Muchas mujeres lo han pensado al menos una vez a lo largo de su vida, de hecho para algunas es la respuesta sistemática cuando su pareja les propone practicar sexo anal: “ok, lo hacemos pero si luego me dejas hacerte lo mismo”.

Esto para muchos hombres significa lo mismo que no, pero ¿qué pasaría si respondemos “de acuerdo”? Lo más probable es que el miedo y la excitación la invada, por la respuesta inesperada, por ver si de veras tienes el valor de probar, por la posibilidad de penetrarte, etc.

De este modo, el uso de arnés ha salido del armario y ya no sólo es un asunto de lesbianas. El pegging (traducido sería algo así como estacar o en versión extrema empalar) consiste en la penetración por parte de la mujer a su pareja (hombre), con una prótesis, dildo o arnés sexual. Es una práctica cada vez más habitual que le da a la mujer el rol de dominación, quedando el hombre en una total postura de sumisión.

Muchas de las parejas van juntas al sexshop para elegir modelo del juguete que servirá para darle placer a ambos y jugar aunque sea por un rato, con el cambio de roles. Ellos suelen elegir el grosor. Ellas, el color del juguetito. Dicen que suelen salir muy contentos y frotándose las manos por la experiencia que les espera.

Seguramente muchos de los hombres que estén leyendo este artículo, verán esta práctica casi como aberrante y por nada del mundo aceptarían “jugar este juego” y esto debido a la cultura machista reinante y por temor a ser juzgados como homosexuales. Pero en un mundo donde la igualdad de la mujer y el hombre en el trabajo está superada, donde él hace las tareas de la casa al 50% y los dos cambian los pañales al bebé, ¿va a haber algún problema porque ella sea la que tome el papel activo de una relación sexual? Es cierto que muchos hombres no se han quitado la venda de hace 50 años, la que exigía que el hombre es un macho y el sexo se practica “única y exclusivamente” asumiendo él el papel activo. Pero las cosas ya no son lo que eran.

Lo cierto es que, como toda práctica innovadora, sólo persigue el objetivo de salir de la rutina, vivir nuevas experiencias sexuales y, por qué no también, enriquecer la vida sexual y de pareja. En el caso de la mujer, la satisfacción sexual puede darse a través de la penetración, si se está utilizando un arnés doble, es decir mientras penetra a su pareja, es penetrada a su vez, por el juguete sexual, o por una satisfacción psicológica, por el sólo hecho de penetrar y satisfacer a su hombre.

El placer para el hombre es directo, por un lado viéndose en un situación desconocida, dominado por una mujer y sintiendo como se le dilata el esfínter, como le penetra el dildo y como éste percute una y otra vez en su próstata estimulándolo más y más. Una sensación única la de correrse mientras estamos siendo penetrados, notamos como el esfínter aprieta al dildo y como el pene se hincha más de lo normal para acabar estallando en un orgasmo incomparable.

Hay una gran variedad de arneses sexuales disponibles en el mercado, los más comunes son con cinturón, pero también existe un modelo sin cinturón, que cuenta con un extremo para introducir en la vagina, y de este modo poder penetrar. También los hay con varias velocidades e intensidades.

Los heterosexuales que lo han probado (y no han tenido ningún tapujo en confesarlo) coinciden en que el placer es infinito. Tal vez se dejan arrastrar por la satisfacción que sienten cuando ella se hacer cargo de la parte activa de la relación: estimularlo, acariciarlo, excitarlo y penetrarlo. A ellas, sólo pensar en la idea, les pone a cien. Ellos, los que aceptan el juego, acaban a cien también.

Los expertos insisten en que el mayor lastre que se arrastra todavía es que el hombre heterosexual no puede (porque no lo concibe) recibir sexo. “Eso es cosa de maricones”, pensará más de uno sin saber lo equivocados que están y la fuente de orgasmos que se pierden. Si el bando hetero se quitara la careta de que es sucio o de gays, más de una pareja disfrutaría mucho más de lo que lo hace. “El sexo anal por lo general tiene muy mala prensa, pero más por el desconocimiento que existe”, insisten los especialistas.

El pegging, si bien no es para cualquiera ya que requiere de una gran apertura mental, es una buena alternativa si lo que buscas son nuevas experiencias en la cama. Si se practica correctamente, puede ser totalmente sana y agradable, si se hace bien. Obviamente es una zona delicada y que requiere de un trato especial. Empezando por una buena higiene y armados con un buen lubricante podemos adentrarnos sin miedo en el pegging. Hay que ir despacio, ya que se trata de dilatar una zona muscular que no está acostumbrada a ello, por esto es imprescindible una buena comunicación y tomarlo con calma, sin prisas, poco a poco.

No hace falta pasar directamente al dildo, mejor empezar con los dedos: medio dedo, un dedo, dos, etc. Cuando alcancemos cierta flexibilidad muscular y el morbo nos pida más, no hay que pensarlo dos veces, simplemente aplicar bastante lubricante y disfrutar.

Cada hombre es diferente y en ningún momento debéis enfadaros si la cosa va despacio o si a vuestra pareja no termina de gustarle, hay hombres que lo disfrutan y hombres que les hace sentir humillado o que simplemente no obtienen placer. De lo que se trata es de experimentar, si gusta genial, si no pues nada, a otra cosa.

Fuente: educasexo.com, elconfidencial.com, lujurio.com
www.sexomail.com

viernes, mayo 07, 2010

Como llegar al orgasmo simultáneo!

Es lógico. Se trata de una experiencia fantástica que va más allá de una simple cuestión de placer. Y es que al sentir esa delicia tan intensa a la vez que tu pareja, se produce entre ambos un sentimiento de unión y compenetración emocional tan sólido que refuerza positivamente la relación.

La rareza del fenómeno es comprensible si tenemos en cuenta que en el coito, la velocidad del hombre y de la mujer es diferente por una cuestión meramente anatómica: el vaivén del pene en el interior de la vagina no estimula nada o casi nada el clítoris, verdadero gatillo del orgasmo femenino, en casi ninguna de las posturas más utilizadas comúnmente.

Sólo en la posición femenina superior (ella tendida boca abajo a lo largo de él, cara a cara) la mujer puede controlar el estímulo de su clítoris acelerando su ritmo de respuesta orgásmica. Sin embargo, esa postura no favorece precisamente el orgasmo de él. Con ella encima, ellos tienden a ir más lentos.

Empeñarse en conseguirlo, puede ser un problema

Tener un orgasmo simultáneo en teoría suena fácil, pero a la hora de la acción esa idea puede resultar una verdadera misión imposible. La realidad es que no hay algo más “escurridizo” como el orgasmo simultáneo. ¡Cuántas veces se busca y no se alcanza! Frecuentemente las parejas estropean el disfrute de una buena relación sexual por estar “atentos a alcanzarlo”.

El orgasmo simultáneo (tenerlo los dos a la vez) es un sueño de todas las parejas, aunque es una experiencia fantástica y de compenetración emocional que solidifica a la pareja, debe de ser visto como una actividad o variedad dentro de las relaciones sexuales que se puede “explorar” pero teniendo en cuenta no “obsesionarnos” con la idea. No es cierto lo que muchas parejas dicen: “si lo logramos juntos significa que nos amamos más, que estamos más sincronizados, que estamos conectados”. El tener o no un orgasmo simultáneo siempre o de vez en cuando no significa que la relación sea más funcional.

Debemos contemplar el orgasmo simultáneo como una alternativa más de las relaciones sexuales que mediante la práctica, ensayo y error, así como con la experimentación constante podamos alcanzar en el caminar de nuestra vida sexual.

Algunas técnicas sexuales para conseguirlo

Si tu pareja y tu aun no conseguido llegar juntos al climax del placer, lo primero que deben hacer es relajarse, ya que forzar el orgasmo simultaneo lo único que logra es que no lo consigan.

Lo importante es alcanzar esta misión sin dejar de ser espontáneos pero, a la vez, siguiendo ¡técnicas sexuales muy útiles que te explicamos a continuación!

1. Alarga los juegos previos

¿Quieres saber cómo tener un orgasmo simultáneo? Todo empieza por los los juegos preliminares. Si, como suele ocurrir, él se excita más rápido que tú, písale el freno. Hay unas cosas que se llaman “juegos previos”, que sirven para calentar motores antes. ¿Cuánto deben durar? Lo que haga falta. Pero conviene tener en cuenta que si él aguanta unos 3 minutos de penetración antes de tener un orgasmo y tú tardas 10 en alcanzar el clímax, necesitas un mínimo 7 minutos de precalentamiento. Aunque el sexo no es una ciencia exacta y los "aperitivos" pueden variar.

2. Trabaja tu clítoris

Llega el momento de la penetración. ¿Cómo tener un orgasmo simultáneo? El problema está en que la biología dice que, una vez consumada, el hombre “medio” tarda entre 2 y 5 minutos en eyacular, mientras que a la mujer “media” le cuesta unos 10 minutos tener un orgasmo. Así las cosas, por más que se aplique tu compañero de cama, es normal que te saque ventaja.

Lo mejor que puedes hacer es estimular tu clítoris. Puedes pedirle a tu amanate que lo haga él mientras te penetra o bien hacerlo tú, que seguro que tienes más arte. Si eres dura de pelar, no dudes en usar un vibrador especial.

3. Rescata el misionero

Si quieres saber cómo tener un orgasmo simultáneo, recupera la postura sexual del misionero. Sí, ya sabemos que es una postura kamasutra clásica, que hasta nuestras tías abuelas consideran pasada de moda. Sí, reconocemos que da más morbo la postura kamasutra del perrito y que es más “cool” ponerte tú encima. Pero cuando hay que hacer un misionero, se hace y no se nos caen los anillos: todo sea por tener un orgasmo simultáneo.

Pero... ¿por qué el misionero? La respuesta es simple: al tener las tripitas y los pubis muy cerca, el simple ritmo coital estimulará el clítoris. Además, los expertos aseguran que ésta es una de las posturas kamasutra ideales para parejas enamoradas, porque hombre y mujer se encuentran cara a cara y, además de placer sexual, comparten besos y emociones.

4. Ten el orgasmo antes que él

Para saber cómo tener un orgasmo simultáneo, debes tener en cuenta que el orgasmo masculino dura 6 segundos y el orgasmo femenino puede alargarse hasta los 23. Lo que debes hacer cuando creas que él va a llegar es continuar con la estimulación del clítoris y la penetración, acelerando el ritmo de ambas.

Es importante que os digáis si estáis o no “a punto de caramelo”, así podrás poner el “turbo” cuando a él le falte poco. De esta forma, tus espasmos vaginales marcarán el ritmo de sus vesículas seminales, generando una danza que provocará que, en menos que canta un gallo, tu chico eyacule. Enhorabuena, ¡lo habéis conseguido!

5. No todo lo debe hacer el hombre

La mujer también puede retardar la eyaculación de su pareja. Si es ella la que está arriba, liderando la relación, debe bajarle la velocidad a sus movimientos, jugar con las manos en la cabeza del hombre y sobre todo, hacer aquello que sabe que la excita.

Fuentes: cosmohispano.com, actualidadnet.blogspot.com, rexpuestasenlared.com
www.sexomail.com

lunes, mayo 03, 2010

Como volver loca a una mujer con un vibrador

Un vibrador es un juguete para adultos, que puede tener forma fálica o no, y que, por supuesto, vibra. Hay algunos vibradores para la penetración, mientras que otros están pensados para estimular el clítoris –la llave del placer de las mujeres- y otros sirven para masajear todo el cuerpo, lo que los convierte en estimuladores ideales para las mujeres que adoran las caricias, los juegos y que las calienten poco a poco.

Aunque afortunadamente ya no hay tantos tabúes en lo que se refiere al sexo, todavía hay parejas que no se acaban de atrever a introducir juguetes sexuales en sus relaciones.

¿Por qué utilizar un vibrador?

Por si eres uno de los que aún lo dudan, te hablamos de algunas de las ventajas que puedes encontrar utilizando vibradores, uno de los juguetes sexuales más comunes y que más se utilizan. Bueno, y si ya los usas, te lo confirmamos: haces muy bien en introducirlos entre tus sábanas.

• Querer probar un vibrador es una forma de despertar la curiosidad por lo nuevo en el ámbito sexual, algo que de por sí ya es estupendo.

• Además, sirve para que redescubras tu cuerpo desde nuevos puntos de vista, para que aprendas nuevos puntos de placer y nuevas sensaciones ya que estimulan con precisión las terminaciones nerviosas del clítoris y, también, de la vagina.

• Los vibradores son divertidos e invitan a acariciar, al juego, a la fantasía, a la diversidad, a la ilusión... todas ellas cualidades muy apreciadas por las mujeres.

• Utilizar vibradores en pareja también puede hacer que aumente vuestra complicidad en el ámbito sexual.

• Pueden ser una buena ayuda en el caso de que tengas dificultades para llegar al orgasmo.

• Ayudan a combatir la rutina, algo realmente peligroso en las relaciones sexuales. Un vibrador puede aportar interesantes variaciones y estimular vuestra capacidad de jugar y vuestra fantasía.

Los vibradores –de diversas formas, tamaños y prestaciones- pueden convertirse en los mejores aliados de los hombres. Pueden ser cómplices para momentos cargados de sensualidad, seductor regalo para una ocasión especial, preludio, desencadenante o complemento de un encuentro sexual candente...

Psss pssss, hombres, acercad vuestro oído aquí: tenéis que saber que, según diferentes estudios, las mujeres que usan vibradores son más ardientes y disfrutan más. Y otro secreto: a los hombres también les gusta que les acaricien y cuando descubren la sensualidad femenina se apuntan entusiasmados.

¿Cómo utilizarlo con tu pareja?

Aquí van algunos consejos para volver loca a una mujer con un vibrador, porque si habías pensando que bastaba con encenderlo y aplicar las vibraciones andas un poco equivocado… si tu objetivo es oírla gritar de placer, nada como un masaje de clítoris para que una mujer se relaje y espere el séptimo cielo.

Si eres una mujer, quizás te sorprenda, pero te invito a que dejes probar a tu pareja, que sea él el que maneje tu vibrador para darte placer. Los juguetes eróticos femeninos pueden ser manipulados también por los hombres para obtener aún más placer.

Lo único que se necesita es paciencia y un juguete erótico con las pilas bien cargadas, da igual su forma y tamaño, ya sea con forma fálica o fantasía, de texturas y colores más reales o más bien surrealistas con colores vivos y divertidos, grandes o pequeños, mientras vibren hoy todos valen.

• Antes de comenzar, prepara el ambiente y llévala a la cama o a un sitio cómodo para que se pueda recostar o tumbar sin pensar que se le hinca el respaldo o que está incómoda.

• Haz un precalentamiento, no te recomiendo que enciendas el vibrador y enseguida lo apliques, puede resultar un poco brusco. Acaricia su vulva con tus dedos, evitando tocar el clítoris, ya que nos ocuparemos de él más adelante.

• Si el vibrador es de ella pues no hay lugar a la sorpresa a menos que lo escondas entre las sábanas o cojines, pero si es una nueva adquisición que has hecho en un sexshop entonces puedes jugar la baza del factor sorpresa, actuando como si fuera un momento íntimo con los preliminares habituales, entonces en el último momento sacas tu as de la manga!

• Empieza por ejemplo pasando la punta del vibrador apagado por su Monte de Venus con suavidad. Si no quieres andar preguntando, la mejor manera de saber si le gusta será observar los gestos de su cara, aunque tampoco hace falta que la escrutes como si estuviera en el test de la verdad, pero si es cierto que puedes extraer información de su mirada, su sonrisa

• Aún con el vibrador apagado observa si se le han hinchado los labios de su vulva, entonces es buen momento para deslizarlo suavemente a lo largo de los labios arriba y abajo, parando de cuando en cuando sobre el clítoris.

• Cuando veas que se relame de placer enciende el vibrador escogiendo el modo de vibración más suave. Céntrate en las zonas más sensibles de su entrepierna, pero evita sobrecargar de vibraciones una zona determinada, ¿por qué? Pues porque unos instantes está bien, pero si estás demasiado tiempo el músculo se empieza a dormir, provoca hormigueo e incluso se puede llegar a entumecer la zona.

• A medida que las zonas erógenas son detonadas, aumenta la velocidad pero poco a poco ya que la intensidad no es necesariamente la clave para lograr una mayor excitación. Si tiene forma fálica puedes aprovechar para deslizarlo al interior de la vagina, ve poco a poco, lo introduces y lo vuelves a sacar, así varias veces con idea de usar la lubricación natural de la vagina para humedecer la superficie del vibrador, así como de la vulva.

• A continuación separa los muslos de tu chica y pasa el vibrador sobre la raya que separa las nalgas. Este puede ser un buen momento para aumentar la intensidad de las vibraciones, ya que se trata de una zona menos sensible y ella ya se habrá acostumbrado al tacto del juguete y nivel de vibración.

• Puedes pasar el vibrador por la zona perineal (zona entre la vagina y el ano), así como alrededor del ano, hasta que las descargas de placer de tu pareja sean imposibles de controlar. Entonces puedes volver sobre la vulva y repetir lo de variar las zonas de estimulación hasta alcanzar un orgasmo de clítoris bien intenso.

¿Es un vibrador un competidor?

De ninguna manera, es un complemento que podéis usar durante la penetración, durante los juegos, durante el sexo oral, para acariciar, para excitar, para llevar al orgasmo, para relajar, para proporcionar bienestar, para acariciar sin ninguna intención...

Los vibradores son aliados de los hombres –independientemente de sus formas y funciones- porque excitan a las mujeres y las mantienen más activas sexualmente.

Entre una pareja, todo está permitido mientras ambos estén de acuerdo. Como se dice popularmente, el único límite es el cielo.

Fuente: amorysexualidad.com, blog.coompra.com, lamaletaroja.com
www.sexomail.com

Blog de contenido dudoso

Parece ser que la estrechez de miras de algunos, ha llevado a que a partir de ahora, al entrar aqui recibais el aviso de que el blog tiene un contenido dudoso, nunca dejará de sorprenderme que lo que unicamente pretende ser informar y dar a conocer aspectos de algo tan universal como el sexo, pueda ser censurado, perseguido y denunciado, pero aqui seguimos, lamento las molestias que os pueda causar

Seguidores

Proyecto Solidario Del Tejado del Gato


Visita mi página en El Tejado del Gato
Si te interesa, estas invitado, nadie va a ser obligado a colaborar.

El Tejado Recomienda...

Este mes de Enero, la revista digital FOTO DNG lleva en su interior una serie de Fotografías mías, motivo que me llena de cierto orgullo y que he querido compartir con todos vosotros.

Si alguno de los lectores del blog, esta interesado en ver la revista, puede descargarse la misma en formato pdf en el siguiente enlace.

Revista