miércoles, diciembre 22, 2010

Las zonas erogenas que vuelven loco a cada signo

Cada signo es diferente y tiene sus propios gustos en todos los aspectos, desde la forma de divertirse hasta en el sexo. Nosotras queremos ayudarte a que conozcas mejor los de tu amante, así que te ofrecemos una guía de las zonas erógenas preferidas por cada signo ¡acertarás seguro!

Un géminis probablemente tenga gustos completamente diferentes a un escorpio, por lo mismo que un aries puede que no se parezca en nada a un piscis. Cada signo tiene sus propias características y esto afecta a todos los aspectos, incluido el sexo, por supuesto.

Las zonas erógenas cambian según cada signo y por eso debes de saber cuál es el de tu pareja o amante para no equivocarte.

A continuación te detallamos las zonas erógenas preferidas de cada signo ¡no pierdas detalle!

ARIES: suelen ser calientes, expansivos, eróticos sin entrar en suavidades ni sutilezas. Les encanta que les digan cosas subidas de tono a la hora de hacer el amor y durante la conquista. Necesitan mucho toqueteo y besos durante el coqueteo para encender los motores de su mente.

Sus zonas más eróticas son los pechos, los genitales y sus alrededores, tanto en hombres como en mujeres. Pero el vientre es la zona que más le excita. Si su amante acaricia con la mano, los labios, la lengua o cualquier elemento esa parte de su cuerpo perderá la cabeza de placer.

TAURO: uno de los signos más románticos, le encanta que le besen el cuello y se lo acaricien con la lengua con suavidad. Si alguien lo hace, posiblemente se entregue completamente. Necesitan sentirse amados o muy deseados para que la pasión se despierte. El sexo oral, aunque le da un poco de pudor, le es necesario para lograr un orgasmo pleno y placentero.

Para ellos, lo mejor son las caricias alrededor de los genitales y en la barriga. Un coito largo con penetraciones profundas y lentas, les hace a ambos ver las estrellas y llegar al cielo.

GÉMINIS: son muy sensuales como todo signo de aire. Caprichosos y fantasiosos, están siempre a la espera de nuevas experiencias. Su zona erógena más potente es su cerebro, así que prueba con disfraces o algo que le sorprenda.

Fantasean mucho cuando les acarician las piernas y los brazos. Se excitan mucho con las sutilezas. Tanto para ellas como para ellos, cualquier roce en cualquier parte de sus cuerpos los pone en buena sintonía.

Cuando logras encender su excitación el amor salvaje es lo suyo, mordiscos y tirones de pelo, el placer en los senos es supremo, así como las caricias en el miembro viril. La música y la luz tenue es perfecta para relajar el cuerpo y entregarse a la pasión. El frotar de los cuerpos es su delicia y es multiorgásmico de corazón.

CÁNCER: también de naturaleza romántica a la par que pasional, la música sugestiva abre las puertas para la pasión. Le gusta ver cuando hace el amor, ya sea en el espejo o haciendo fotos con una cámara fotográfica. Mantiene los ojos abiertos para excitarse con el placer del otro.

Ella para llegar al clímax necesita mucho trabajo y dedicación. Sus zonas erógenas están en todo el cuerpo, cualquier caricia, y si viene acompañada de ternura las puede poner calientes. Él prefiere una lengua traviesa en la barriga y más abajo también.

Les encanta los besos y las caricias en la parte interna de los muslos, los besos prolongados y la penetración suave al ritmo de la música caliente.

LEO: se calientan con las caricias muy lentas en las manos y los antebrazos. Las nalgas son su zona más erógena. Le encanta dejarse llevar por la pasión y desatar su lado más salvaje, que se suele activar cuando alguien le toca esa zona.

Una vez encendida la pasión van por el placer sin tanto preámbulo, arrancar la ropa y entrar en su cuerpo apretándolo contra tu cuerpo. Ellos mueren por los besos en la nuca, y ellas por los mordiscos en los pezones. Les gusta la penetración fuerte y repetida mil veces mil. No se conforman con un orgasmo, descansan un poco, vuelven a jugar y montar el cuerpo candente del amado.

VIRGO: como a todo signo de aire hay que tenerle paciencia. Las películas eróticas y los cuerpos desnudos, los escotes y faldas cortas le vuelven loco hasta el punto de máxima calentura. Provocan a tu pareja y luego se haces los difíciles para excitarle aún más con sus súplicas y urgencia sexual. Le gusta ser salvajes e imaginarse que están en un lugar prohibido.

El pecho suele ser la zona más sensible a la hora de despertar el deseo de un virgo. También adoran las caricias en la espalda y en los glúteos. Caricias suaves y constantes son la clave.

LIBRA: les encanta los preliminares y recrear los sentidos con velas, olores, charla y buen vino durante el coqueteo y juego erótico. Irse quitando la ropa en tono desafiante y pícaro, sexo oral en el salón y en la cocina hasta que le vea arder.

Los lóbulos de las orejas son su punto débil. Si le susurras a un libra al oído dejando que de vez en cuando tus labios rocen su lóbulo de la oreja le volverás loco.

Las Libra necesitan" amor" y "devoción" de parte de sus amantes. Si estas cualidades vienen acompañadas de delicados mordiscos en el cuello y suaves besos en los hombros, la felicidad será completa. Ellos mueren por eróticos besos en los muslos.

Logran el orgasmo fácilmente y les gusta repetir varias veces el acto en una sola noche.

ESCORPIO: A veces amanece caliente desde que se levantas, llama a su pareja por teléfono o manda mensajitos atrevidos advirtiéndole que cuando llegue a casa, le encontrará casi sin ropa y ardiendo al rojo vivo.

El cuerpo de un Escorpio sea hombre o mujer es un delicado y muy sensible violín. Es signo más directo del zodiaco, no hacen falta muchos preámbulos para levantar su pasión. Directos al grano. Las caricias en los pechos y en los genitales son esenciales para ponerlos a tono. Unas suaves chupaditas en los dedos de las manos y pies, pueden dejarlos totalmente enloquecidos.

SAGITARIO: Es tan cómodo que le gusta empezar el toqueteo ya en la cama, en la posición acostado y que el otro le haga casi todo el trabajito. Su cuerpo cálido y amoroso incita a que le adoren, le gustan las caricias suaves y las velas, verl@ desnud@ temblando de placer.

Son calientes por donde se les busque, pasionales sin medida y eternos buscadores de placer. Los pechos y el cuello, en las mujeres. Los hombres se mueren de pasión con una dulce caricia en los glúteos.

CAPRICORNIO: Les cuesta aflojar el cuerpo y olvidar los problemas y entregarse al placer. Son muy visuales y les importa mucho que su amante tenga buen culo y piernas, cuando menos. Se ponen en poses provocativas para que se excite su pareja y luego duran horas y horas de placer sin freno.

Si logras convencerlos de que es más importante gozar del sexo que ocuparse del trabajo, sus zonas erógenas se concentran en la barriga y los genitales. Estos nativos necesitan caricias concretas, nada de sutilezas, para disfrutar del sexo. Sus partes erógenas son el centro de su placer. Un secreto: los pies. El placer secreto de los capricornio es que les hagan un buen masaje erótico ¡en los pies!

ACUARIO: como todo signo de aire mueren por las sutilezas y necesitan ser tratados como instrumentos musicales. Para ellos la seducción abarca la buena comida, las velas y la bebida, muchos besos y toqueteos sabrosos con una actitud de “Gáname esclavo”, que enciende a su pareja. Son muy escandalosa en el éxtasis y orgasmo, les gusta cambiar de posiciones y salirse de la cama a otros rincones de la casa.

Su zona clave es la espalda. Besos, caricias o un masaje con un aceite aromático harán que acuario entre directamente en el séptimo cielo. Su libido se estremece de placer cuando les recorren el cuerpo con manos expertas. Tienen que sentirse cómodos a la hora de gozar, cualquier forma de presión los enfría definitivamente.

PISCIS: no esperan a que el otro quiera hacer el amor, simplemente lo empiezan a tocar y quiera o no se montas en él como potro salvaje. Les gusta saber sus puntos más sensibles para derretirl@, goza con su placer y con el hecho de sentirse buen amante. Es insaciable y loco en la cama.

Su punto débil son las piernas, le vuelven loco. Bésaselas desde los tobillos a las ingles y se estremecerá de placer. Otros puntos son la espalda, los glúteos y la parte detrás de las rodillas. Son muy sensibles a las caricias en el pelo y a cualquier detalle de ternura durante el acto sexual.

Fuentes: nosotras.com, tuvida.aol.com
www.sexomail.com

Los 5 secretos del sexo erotico

Hace muchísimos años, al otro lado del mundo, existían algunos trucos y técnicas sexuales de eficacia impecable. Tanto que, durante milenios, las mujeres han continuado recurriendo a ellos para aprender a disfrutar más y mejor del sexo sin necesidad de ser una contorsionista ni, mucho menos, una profesional del asunto. Besos increíblemente estimulantes o antiguas recetas para perfeccionar el sexo oral.

1. El beso penetrante

Esta técnica sexual es más excitante que cualquier otro beso normal porque simula el momento de la penetración. Coloca tu boca sobre la de tu chico, abre los labios y, despacio, mete y saca tu lengua. Igual que cuando haces el amor, puedes alternar los movimientos suaves y lentos con otros más rápidos e intensos. Después, deja que sea tu pareja quien lleve la iniciativa e introduzca su lengua en tu boca. Para acabar, lame sus labios.

2. Éxtasis a dos manos

La tradición tántrica de la India, con una antigüedad de 7.000 años, habla de un movimiento capaz de provocar una agradable sensación múltiple en la región pélvica de tu pareja. Gracias a un masaje en la zona del perineo (entre el pene y el ano), tu chico tendrá el orgasmo del siglo.

Dile que se tumbe boca arriba con las piernas estiradas. Aplícate lubricante en los dedos y las palmas. Masajea la zona del perineo suavemente con los dedos de una mano mientras, valiéndote de la otra, subes y bajas desde la base hasta la punta del pene (recuerda que debes mover ambas manos a la misma velocidad y con idéntica presión). La combinación será explosiva. Literalmente.

3. Contraer y relajar

No está muy claro si los orígenes de esta técnica sexual se encuentran en Asia, pero lo que sí sabemos es que consiste en contraer los músculos pubococcigeo (situados en la base de la pelvis). Las japonesas que se preparan para ser geishas, por ejemplo, llevan bolas de jade de dos centímetros y medio de diámetro dentro de la vagina para ejercitar estos músculos, emplearlos durante la penetración y dar así mayor placer al hombre.

Por lo que a ti respecta, puedes contraer los músculos cuando tu chico empiece a penetrarte. Hazlo despacio, porque el secreto no radica en la velocidad, sino en la fuerza e intensidad. Cuanto más en forma estén tus músculos pubococcígeos, más potente será el orgasmo.

4. Kung-fu sexual

Esta técnica sexual hacer referencia al Kung-fu sexual en la tradición taoísta, hace 3.000 años, y se trata de de retrasar la eyaculación masculina. Según los antiguos manuales eróticos, prolongar la excitación multiplica las sensaciones orgásmicas. ¿Y cómo se consigue?
Una opción es rodearle el pene con ambas manos, una encima de otra. Comienza a moverlas de arriba abajo al mismo tiempo que las giras sobre el pene en direcciones opuestas -la coordinación es importante- o las vas acercando hasta que se encuentren en la mitad del miembro, siempre preservando el movimiento circular. A continuación, y muy despacio, fricciona el pene con tus palmas durante un minuto. La idea es llevarle poco a poco hacia el orgasmo y excitarle de forma constante sin que se acuerde del principio ni vislumbre el final.

5. La ola de la felicidad

El tantra (conocido también como el yoga del amor) tiene múltiples beneficios; entre otros, el de relajar y energizar el cuerpo. En el antiguo Tíbet, las ilustraciones representaban a los dioses adoptando ciertas posturas sexuales tántricas que les llevaban hasta el nirvana. Dile a tu chico que se siente con las piernas cruzadas y, a continuación, acomódate sobre su regazo y permite que te penetre mientras le rodeas la cintura con las piernas.

Inhala su exhalación y viceversa. Cada vez que respires, deslízate hacia atrás y contrae los músculos vaginales. Cuando exhales, pégate más a él y relaja la zona vaginal. Intenta sincronizar los movimientos y no dejes de mirarlo Cuanto más contacto visual tengan, más íntimo y espiritual serán el sexo y las sensaciones de ambos.

Fuente: estaentodo.com
www.sexomail.com

El masaje nuru, cuerpo a cuerpo

Los masajes es uno de esos placeres que la inmensa mayoría de la gente disfruta, aún sin tener la suerte de pasar por las manos de un profesional, unas leves presiones en los hombros, la nuca, etc. siempre ayudan a aliviar la tensión y relajar nuestros músculos, pero esto no es nada comparado con el tema de hoy, el masaje cuerpo a cuerpo o masaje nuru.

Digamos que lo de masaje nuru se entiende menos, y lo de masaje cuerpo a cuerpo no queda del todo claro, a menos que ya hayas oído hablar de ello o hayas tenido ocasión de disfrutarlo. Lo de masaje nuru es porque esta manera de aplicar los masajes está inspirada hasta cierto punto en alguna de las técnicas de masaje que empleaban las geishas en japón, donde el término nuru parece significar deslizante o resbaladizo.

El masaje cuerpo a cuerpo consiste en emplear un gel lubricante en cantidad suficiente como para aplicar a ambos por todo el cuerpo, tanto el masajista como la persona que recibe el masaje están completamente desnudos y gracias al lubricante pueden frotar un cuerpo contra el otro haciendo que los niveles de placer y excitación suban por momentos.

Imagina que ambos estáis totalmente lubricados, desde el cuello hasta el dedo gordo del pie, puedes colocarte sobre tu pareja y frotarte con todo su cuerpo, puedes colocar su pene entre tus pechos, hacer que lo deslice entre tus muslos o entre tus nalgas, o bien deslizar tu pubis a lo largo de su cuerpo, por el pecho, por las piernas… un auténtico masaje a cuerpo completo y con total facilidad.

Este tipo de masaje es sin duda una opción muy excitante y que te permite realizar todo tipo de caricias íntimas, al facilitar tanto el contacto cuerpo a cuerpo hará que estés más cerca de tu pareja, como no habías disfrutado antes, es una extraña sensación donde ambos cuerpos resbalan y dan lugar a movimientos casi ingrávidos donde la fricción es puro placer, como una intensa y húmeda caricia, una descarga total de estrés y tensión sexual.

Otros dos detalles a tener en cuenta antes de ponerse manos a la obra es la iluminación y la música, puedes crear un ambiente más bien íntimo o bien disfrutar de como la luz natural baña vuestros cuerpos. En cuanto a la música, busca por ejemplo canciones sensuales o románticas, o bien sonidos de la naturaleza que evoquen un entorno natural y relajante.

Como hacer un masaje cuerpo a cuerpo

Una opción estupenda para hacer un masaje cuerpo a cuerpo puede ser el Gel para masaje de cuerpo entero de la marca Shunga, que cuesta unos 25 euros y te viene con todo lo que necesitas: un par de botes de gel para elaborar hasta cuatro litros de lubricante y una sábana dorada impermeable.

La idea sería colocar la sábana dorada sobre la cama, un colchón inflable o sobre una superficie rígida, ya sea sobre un tapiz o directamente sobre el suelo, a continuación enrollamos cuatro toallas formando un rectángulo y luego colocamos la sábana impermeable encima, ¿para qué? Bueno, date cuenta que cuatro litros son mucho líquido y como se empiece a escurrir fuera de la sábana impermeable te hará falta la fregona… con el rectángulo conseguimos elevar los bordes y así el gel lubricante no se escapa.

Cuando tenemos esto listo, os recomiendo pasar primero por la ducha, la bañera o incluso un jacuzzi si tienes, ahí ya os podéis ir relajando y empezando con el tonteo y los juegos preliminares, cuando estéis limpitos y excitados podéis salir, pero no os sequéis! Que uno se tumbe directamente sobre la sábana dorada, mientras el otro prepara el gel lubricante para el masaje.

En el kit para masaje Shunga vienen dos botellas, cada unas de 250 ml, lo que tenemos que hacer es pillar un cubo o bol lo bastante grande para hacer una mezcla de cuatro litros. Primero echamos el líquido del bote 1, y completamos con 3,5 litros de agua tibia (entre 40º y 45º), si no tienes vaso medidor ya sabes que la botella es de 250 ml. así que no tienes más que rellenarla y echar unas 14 botellas de agua.

Respeta las medidas, no conviene echar demasiada agua, porque cuanta más eches más se diluye el lubricante y al final no te sirve para hacer el masaje cuerpo a cuerpo. El último paso es verter el gel de la botella 2 y mezclar con tus manos o con ayuda de una espátula antes de empezar a verter líquido sobre tu propio cuerpo y sobre el de tu pareja.

La persona que va a realizar el masaje puede emplear su manos, codos, rodillas, muslos, y prácticamente cualquier parte del cuerpo para hacer el masaje y frotar el cuerpo del otro. Personalmente te recomiendo que no ataques directamente a los genitales, divertíos con el gel lubricante, échale por toda la espalda o por el pecho y ve aplicándolo por todo el cuerpo hasta que quede brillante y lubricado, recorre cada centímetro de su piel con tus manos.

Luego por ejemplo la mujer puede emplear sus pechos para masajear el cuerpo de su amante, o bien frotar su pubis por todo el cuerpo de él. Aprovecha para jugar con sus testículos, o hacer un masaje en la zona del perineo y las nalgas, el lubricante invita a explorar áreas poco frecuentadas…

Él por su parte puede aprovechar el masaje cuerpo a cuerpo para acariciar o frotar todo el cuerpo de su chica, puede hacer realidad algunas de sus fantasías más morbosas deslizando su pene por todo el cuerpo de ella: entre sus pechos, por el vientre, entre las nalgas, e incluso practicar un poco de sexo intercrural, que no es más que hacer que ella junte los muslos y simular la penetración frotando el pene entre ellos.

Fuente: blog.coompra.com
www.sexomail.com

domingo, diciembre 05, 2010

El arte de masturbar con los pies (Footjob)

“Los que apreciamos la belleza en los pies femeninos podemos sentirnos atraídos y excitados sexualmente por ellos, con su sola visión. Una de las experiencias más placenteras para nosotros se da cuando esos pies que admiramos entran en contacto con nuestros genitales, proporcionándonos placer físico además de visual.”

¿En qué consiste el footjob?

Un footjob (en inglés) es cuando alguien usa sus pies para masturbar a su compañero. Normalmente se trata de una mujer usando los pies para masturbar a un hombre, pero también es posible usar los pies para masturbar a una mujer. Masturbar con los pies es lo mismo que masturbar con las manos: se trata de una práctica sexual que carece los riesgos asociados con la penetración (por ejemplo, embarazos o enfermedades de transmisión sexual).

¿Dónde está el atractivo?

Muchos hombres tienen algún tipo de fetichismo por los pies - para ellos, los pies femeninos son muy atractivos. Cuando se combinan con la estimulación sexual a través de un footjob los resultados pueden ser muy explosivos. Por otra parte, la persona que realiza el footjob no recibe placer físico, pero puede estar satisfecha de haber proporcionado placer a su compañero.

Lo básico sobre footjobs

Es muy importante que tus pies estén limpios y libres de piel seca que podría irritar la piel del pene o la zona del clítoris. Si mantienes tus pies con cuidado y con buena apariencia, serán más eróticos. En cambio, si tus pies no están cuidados pueden dejar de ser atractivos.

Antes de realizar un footjob es muy buena idea excitar a tu compañero con los pies. Puedes empezar por acariciarle con tus pies, paseándolos por a lo largo de sus piernas y sobre la entrepierna. Si te parece bien, puedes permitir que tu compañero chupe o muerda los dedos de tus pies. Antes de que empieces a masturbarle con los pies podrías agarrar su pene entre el dedo gordo del pie y el siguiente.

También tienes que decidir dónde va a eyacular tu compañero. ¿Le dejarás que se corra en tus pies? Si el está de pie o de rodillas haciéndole el amor a tus pies, ten cuidado con su eyaculación, pues si tiene una buena corrida el semen podría terminar en tu cara.

Hay quien disfruta haciéndolo con los calcetines puestos, medias, o bien con unos zapatos, como no hay normas realmente todo vale, es más cuestión de probar e ir viendo lo que nos excita más. Pero ten en cuenta que si sigues, al final te espera el chorro de semen y quizás tus zapatos no sean de los que se limpian fácilmente.

Masturbar con los pies a un hombre

Hay varias maneras de masturbar a un hombre con los pies.

1. Tú controlas la situación, situando los pies en cada lado del pene y frotándolod hacia arriba y hacia abajo como si se estuviera masturbando con las manos.

Para realizar un footjob lubrica el pene (o las suelas de tus pies) y sitúalo entre tus pies. Muévelos hacia arriba y hacia abajo. También puedes moverlos hacia adelante y hacia atrás como si quisieras hacer rodar una salchicha entre las suelas de tus pies. Este movimiento funciona muy bien si se realiza en la cabeza del pene. Pero ten cuidado de no realizar movimientos muy vigorosos. Es difícil controlar la presión que ejerces con los pies porque no tienes el mismo control que en los músculos de las manos. Quizás necesites tiempo para encontrar la velocidad y el ritmo adecuado, pero esto es lo mismo que sucede en la masturbación con las manos y el sexo con penetración. Solamente tienes que aprender cómo le gusta a tu compañero.

También puedes probar una postura que requerirá un poco de esfuerzo de tu parte, pero que puede ser divertida y un buen ejercicio para la destreza de los dedos de los pies. Pide a tu pareja que se tumbe o siente en el suelo, frente a ti, mientras tú te sientas en una silla o un taburete. Para mí, los taburetes de mediana altura son mejores. Si te sientas en una silla demasiado alta tus piernas se pueden cansar pronto porque tendrán que estirarse. Así que busca un taburete de mediana altura o experimenta sentándote sobre algunas guías telefónicas o cojines hasta que obtengas la altura adecuada. Una vez lo hayas conseguido, ahora viene la parte delicada.

Salvo que seas totalmente increíble, los dedos de tus pies no son tan hábiles como los de tu mano, así que aunque pies y manos sean de la misma familia, no son capaces de hacer las mismas cosas a no ser que practiques mucho con los dedos de los pies. Un buen movimiento para empezar es colocar su pene apuntando hacia el ombligo y frotar lentamente con los dedos de los pies a lo largo del mismo, desde los testículos hasta la punta del pene. Una variación de este movimiento es, si es posible, introducir el pene entre el dedo gordo y el siguiente y masturbarle de esta forma. Esta manera sencilla de tocar sus genitales con tus pies seguramente le gustará. Introduce variaciones, mueve los dedos de los pies alrededor del frenillo.

Aunque esto no se aplica a todos los amantes de los pies, si tu chico es como la mayoría de ellos estará en el paraíso con la combinación de la suela del pie en contacto con su pene y los dedos moviéndose. Podrías usar el otro pie para presionar ligeramente sus testículos.

Otra cosa que puedes intentar es mantener firme su pene erecto, sujetando la base entre el dedo gordo y el siguiente mientras que con el otro pie frotas el arco o los dedos alrededor del frenillo y la cabeza del pene. También puedes usar ambos pies para mover su pene hacia abajo, apuntando al suelo, y masturbarle así. Intenta concentrarte en sus reacciones y descubrir qué es lo que más le gusta.

2. Él lleva la iniciativa. Otra es que el hombre sostenga los pies con sus manos y sitúe su pene entre ellos. En esta última situación el hombre controla la presión, el movimiento, etc., mientras que en la primera situación el control lo ejerce la mujer.

El hombre puede preferir coger tus pies con las manos, situar su pene entre ellos y moverse como si le estuviera haciendo el amor a tus pies. De esta forma él controla la presión y la velocidad del footjob, y normalmente se obtienen mejores resultados (y más rápidos). Esto puede ejecutarse fácilmente estando el hombre de pie o sentado.

Una posición adecuada para este caso sería que te tumbaras y le ofrezcas tus pies para que él los coja y los guíe. Una forma de hacer esto es que ambos os tumbéis sobre vuestras espaldas, y entonces juntas las suelas de tus pies suavemente, las lubricas y dejas que tu pareja coja los pies e introduzca el pene entre ellos. Visualmente, esta postura es muy excitante y además tu chico tendrá la posibilidad de controlar la estimulación que está recibiendo.

También puede masajear tus pies a la vez que se masturba con ellos. Una variación de esta postura es que te tumbes sobre el estómago y dobles las rodillas manteniendo los pies juntos. Él se arrodilla detrás de ti (como a postura del perrito, pero con los pies) y sostener los pies en la posición adecuada para obtener el máximo placer. Las posturas descritas hasta ahora requieren poco esfuerzo de tu parte. Con ellas tu chico podrá disfrutar de tus pies sin que te agotes debido a las técnicas más exigentes.

Otra posibilidad es que la mujer se siente detrás del hombre, le rodee con las piernas y le masturbe con los pies.

Masturbar con los pies a una mujer

Realizar un footjob a una mujer es un poco más complicado. Básicamente se trata de usar tu pie, o los dedos del pie, para estimular el clítoris. Es posible penetrar la vagina con un dedo, con varios o incluso con todos en algunos casos. La mujer puede tumbarse y estirar las piernas mientras tu lubricas los dedos de tus pies y los sitúas sobre el clítoris. Haciendo movimientos circulares, hacia los lados, hacia arriba y hacia abajo se obtienen efectos muy parecidos a cuando se masturba con un dedo de la mano. Si lo deseas, puedes penetrar su vagina con (normalmente) el dedo gordo del pie.

Como se ha dicho, es recomendable utilizar algún lubricante, y puede ser aplicado a la suela de tus pies o en la persona que recibe el footjob. Sirven los mismos tipos de lubricantes que se utilizan para masturbar con las manos. También podría utilizarse vaselina. Pero ten en cuenta de que si utilizas vaselina y después planeas tener sexo con penetración usando un condón tendrás que limpiar toda la vaselina del pene, o de lo contrario el condón podría fallar.

Haciendo tus pies más eróticos

Para una mujer que quiere conseguir que el aspecto visual de sus pies sea más excitante, hay varias cosas que se pueden hacer. Una de las mejores es pintar las uñas de los pies. Por alguna razón, muchos hombres sienten atracción por las uñas de los pies pintadas de rojo. Si sabes que a tu chico le gusta esto, sorpréndele un día pintándote las uñas y ofreciéndole un footjob con los pies suaves tras una pedicura.

También puedes considerar los adornos para el pie, como las tobilleras o anillos para los dedos, que ayudan a realizar la belleza del pie. Muchos hombres también sienten atracción por las medias, así que también podrías incluirlas en el juego. Sin embargo, ten en cuenta que las medias podrían ser irritantes para la piel del pene.

Conclusión

Aunque los footjobs pueden parecer "extraños" a mucha gente, solamente son otro juego sexual que puedes añadir a tu repertorio para hacer que el sexo sea excitante y añadir variedad a las cosas que puedes hacer con tu pareja. Si tu chico o chica siente atracción por los pies, le gustan los tuyos y quiere hacerles el amor, ¿por qué no dejarle? Después de todo, tener sexo con tus pies es una de las actividades sexuales más seguras que hay.

Por último, pero no menos importante, deberías preguntar a tu pareja cómo le gusta ser tocad@, qué partes de tus pies encuentra más atractivas, etc. Esta conversación te servirá para estar más informada sobre su fetichismo, lo que le gusta y también podría servir para mantener un diálogo excitante y "caliente" si juegas tus cartas correctamente.

Esta parafilia no debe confundirse con la podofilia: el fetichismo que sienten algunas personas al ver, tocar, acariciar, chupar, oler, lamer ó besar los pies de otra persona. Cualquiera puede disfrutar de un buen footjob sin necesidad de ser podófilo.

Fuente: masturbarconlospies.blogspot.com, blog.coompra.com

lunes, noviembre 29, 2010

Diccionario de las parafilias sexuales

Una parafilia es un patrón de comportamiento sexual en el que la fuente de placer no se encuentra en la cópula, sino en alguna otra cosa o actividad que lo acompaña. Suelen, suceder principalmente porque la persona que las practica ya ha tenido una cantidad tan elevada de placer sexual, que llega un momento en que lo poco no la satisface y quiere más y más de aquella actividad para sentir el orgasmo o excitarse.

Las consideraciones acerca de lo que se considera una parafilia dependen de las convenciones sociales imperantes en un momento y lugar determinados. Ciertas prácticas sexuales, como el sexo oral o la masturbación, fueron consideradas parafilias hasta mediados del siglo XX. En general son fetiches poco comunes. Por eso resulta imposible elaborar un catálogo definitivo de las parafilias.

Podemos decir que una práctica sexual poco tradicional se convierte en parafilia cuando deja de ser algo esporádico en las relaciones y se convierte en algo necesario para sentir placer sexual, cuando la persona no consigue excitarse sin no es de esa forma o en esas circunstancias o con esos objetos. Cuando dejas de controlar la situación, se hace poco saludable, destructiva o es ilegal. Por ejemplo, no es lo mismo que te guste esposar a tu pareja a la cama de vez en cuando para tener relaciones sexuales que el que seas incapaz de tenerlas si no es en esas condiciones.

Como curiosidad os dejamos un diccionario de parafilias sexuales.

Abasiofilia: La excitación sexual sólo se produce cuando la pareja es coja.

Acomoclitismo: Excitación por los genitales depilados.

Acrofilia: Personas que se excitan sólo cuando sus parejas son muy altas.

Acrotomofilia: Fetichismo por los miembros amputados.

Actirastia: Excitación sexual proveniente de la exposición a los rayos del sol.

Acucullofília: Excitación sexual por los penes circuncidados.

Agonophilia: Excitación proveniente de una lucha con la pareja.

Agorafilia: Atracción por la actividad sexual o el exhibicionismo en lugares públicos.

Agrexofilia: Excitación producida por el hecho de que la actividad sexual sea oída por otras personas.

Albutofilia: Excitación pensando en baños y duchas calientes.

Algofilia: Excitación producida por el dolor (Se diferencia del masoquismo por la ausencia del componente erótico).

Alopelia: Experimentar un orgasmo sólo viendo a otros teniendo una relación sexual.

Alorgasmia: Excitación proveniente de fantasear durante el acto sexual con otra persona que no sea la pareja.

Alveofilia: Atracción por tener relaciones sexuales en una bañera.

Alvinolagnia: Atracción sexual sólo por los estómagos.

Amaurofilia: Pasión por las parejas ciegas o con los ojos vendados.

Amelotasis: Atracción sexual hacia personas con ausencia de algún miembro.

Amiquesis: Excitación sexual al rascar a la pareja durante el acto sexual.

Amokoscisia: Excitación por el deseo de castigar a la pareja sexual.

Amomaxia: Excitación sólo al realizar una relación sexual dentro de un automóvil estacionado.

Anastimafilia: Personas a las que les excita el sobrepeso de los demás.

Androginofilia: Atracción sexual por personas andróginas.

Androidismo: Excitación con muñecos o robots con aspecto humano.

Andromimetofilia: Atracción sólo por las mujeres vestidas de hombres.

Anisonogamia: Atracción por una pareja sexual mucho más joven o mucho mayor.

Anofelorastia: Excitación al profanar objetos considerados sagrados.

Antolagnia: Excitación por oler flores.

Apotemnofilia: Excitación por la idea de ser amputado.

Aracnofilia: Juego sexual con arañas.

Asfixiofilia (estrangulación erótica): El estímulo es estrangular, asfixiar o ahogar a la pareja durante el acto sexual, con su consentimiento y sin llegar a matarla.

Astenolagnia: Atracción por la humildad, la humillación o la debilidad sexual ajena.

Audiolagnia: El estímulo principal proviene de la audición.

Autagonistofilia: Estímulo es ser visto por otras personas durante el acto sexual.

Autoabasiofilia: El estímulo es estar o volverse cojo.

Autoasasinofilia: Fantasía masoquista de ser asesinado.

Autoasfixiofilia: El estímulo es ser asfixiado durante el acto sexual.

Automisofilia: Atracción por ser ensuciado o corrompido.

Autonepiofilia: El estímulo es utilizar pañales y ser tratado como un bebé.

Autopederastia: Encontrar sólo placer introduciendo el pene en su propio ano.

Autoungulafilia: Conseguir placer rascándose sus propios genitales.

Avisodomía: Relación sexual con aves.

Axilismo: Masturbación dentro de la axila de la pareja.

Balloning: Placer sexual que se obtiene sólo al ver mujeres hinchando globos, explotándolos, montándolos, estirándolos y jugando con ellos.

Barosmia: Excitación por el olfato.

Basoexia: Excitación sólo producida por los besos.

Belonefilia: Excitación producida por el uso de agujas.

Biastofilia: Aquellos que sólo se excitan sexualmente cuando asaltan a alguien contra su voluntad.

Blastolagnia: Persona atraída por mujeres muy jóvenes.

Bukkake: Excitación sexual sólo cuando le eyaculan encima.

Candalagnia o candaulismo: Ver a la pareja copulando con otra persona.

Capnolagnia o capnogalia: Excitación sexual producida por ver la manera en que la otra persona fuma.

Catafílico: La excitación sexual se produce sólo cuando el hombre se somete a su pareja.

Cateterofilia: Excitación sexual con el uso de algún tipo de cateter.

Chezolagnia: Sólo logra excitarse al masturbarse durante la defecación.

Choreofilia: Excitación sexual al bailar.

Cinofilia: Excitación al tener relaciones sexuales con perros.

Ciprieunia: Excitación sólo con prostitutas.

Clastomanía: Obsesión por romperle a la pareja la ropa que lleve puesta.

Clismafilia: La excitación depende de recibir un enema.

Coitolalia: Excitación producida al hablar durante el acto sexual.

Consuerofilia: Coserse zonas de la piel con aguja e hilo para obtener placer sexual.

Coprofemia: Placer sexual proveniente de decir obscenidades en público.

Coprofilia (coprolagnia): El uso de excremento en la práctica sexual (ya sea observando cómo defeca otra persona o untándose excremento sobre el cuerpo).

Coprolalia: Estimulación sexual mediante el uso de malas palabras.

Corefalismo: Excitación sexual sólo practicando sexo anal con niñas.

Coreofilia: Excitación a través del baile erótico.

Cratolagnia: Excitación provocada por la fuerza de la pareja.

Crematistofilia: Excitación producida al pagar por sexo.

Criptoscopofilia: Excitación al contemplar la conducta (no necesariamente sexual) de otras personas en la privacidad de su hogar.

Cronofilia: Atracción de personas jóvenes por personas de más edad.

Crurofilia: Atracción sexual por las piernas.

Cyesolagnia: Excitación sexual sólo con embarazadas.

Dacryfilia o dacrilagnia: Excitación sexual por ver lágrimas en los ojos de la pareja.

Dendrofilia: Cuando la excitación sólo se produce al frotarse contra los árboles.

Dipoldismo: Excitarse propinando golpes en las nalgas a niños.

Doogging: Excitación sexual al ser observados practicando sexo en coches.

Dorafilia: Excitación sexual al tocar pieles animales, sintéticas o de cualquier otro tipo.

Dysmorfofilia: Atracción hacia personas deformadas (mastectomizadas, jorobadas, etc..).

Ecdemolagnia: Excitación proveniente de viajar o estar lejos del hogar.

Ecdiosis: La excitación sólo se produce al desnudarse ante desconocidos.

Efebofilia: La atracción sexual de una persona madura hacia un adolescente varón entre 13 a 18 años.

Electrofilia (electrocutofilia): La excitación sólo e produce al usar suaves choques eléctricos durante la práctica sexual.

Elefilia: Obsesión sexual por los tejidos.

Emetofilia: Excitación sexual proveniente del acto de vomitar.

Enditofilia (endytophilia o enditolagnia): La excitación sólo se produce al ver a la pareja vestida.

Erotofonofilia: Excitación al realizar llamadas telefónicas utilizando lenguaje erótico.

Erotolalia: Estimularse sexualmente solamente hablando acerca de sexo.

Escopofilia (escoptofilia, escoptolagnia o mixoscopía): La excitación dependerá de mirar abiertamente a otras personas en el acto sexual (no subrepticiamente como en el voyeurismo).

Espectrofilia: Excitación producida por la imagen en el espejo.

Estigmatofilia: Excitación ante tatuajes, agujereamientos (píercing), sacrificios o cicatrices.

Exofilia o neofilia: Excitación sexual ante lo inusual o bizarro.

Falofilia: Atracción por los penes grandes.

Flatofilia: Excitación proveniente del olor de los gases intestinales propios o de la pareja.

Formicofilia: Excitación sexual al reptar de insectos o animales pequeños (hormigas, caracoles, gusanos, etc.) Sobre los genitales.

Fratrilagnia: Atracción por las relaciones sexuales incestuosas. Excitación al imaginar el sexo con su hermano.

Frotismo (froteurismo): La persona obtiene placer sexual únicamente refregando sus genitales contra personas desconocidas.

Fúrtling: Excitarse metiendo un dedo a través de un agujero cortado en la zona genital de una foto o dibujo.

Gerontofilia: Atracción sexual de una persona joven por un hombre de edad mucho mayor. La atracción de jóvenes por mujeres maduras se llama graofilia y la atracción tanto por ancianas como por ancianos se llama cronofilia.

Gimnofilia o nudomanía: Excitación por la desnudez.

Ginemimetofilia: La excitación sólo se producirá si la pareja es un travesti.

Gomfipotismo: Excitación provocada por los dientes.

Grafolagnia, iconolagnia o pictofilia: El estímulo se produce sólo ante fotos o cuadros eróticos.

Gregomulcia: Excitación por ser manoseado por una persona desconocida en una multitud.

Harpaxofilia: Experimentar placer al ser robado.

Hebefilia: Atracción por niñas púberes.

Hemotigolagnia: Atracción sexual por los tampones usados.

Hibristofilia: Excitación sexual al fantasear con tener relaciones con un violador.

Hierofilia: Atracción sexual por las cruces.

Hifefilia: La excitación dependerá de la posesión de algún objeto ajeno, ropa, cabellos, piel, etc.

Higrofilia: Excitación producida por cualquier tipo de fluido corporal.

Hipnofilia: Excitación al contemplar personas dormidas.

Hirsutofilia: Atracción por el vello.

Homiliofilia: Excitación sexual producida por predicar una religión a una persona sencilla y fácil de convencer de cualquier cosa.

Ipsofilia: Excitación sólo por uno mismo. No es lo mismo que masturbación, donde el objeto sexual puede ser una persona presente, una fotografía o una fantasía.

Jactitafilia: Excitación producida por el relato de las propias hazañas sexuales.

Knismolagnia: Excitación sexual producida por las cosquillas.

Lactafilia: Excitación por los pechos en periodo de amamantamiento.

Latronudia: Excitación por desnudarse ante el médico, generalmente fingiendo una dolencia.

Lectolagnia: La única excitación proviene de la lectura de textos de contenido erótico.

Lluvia dorada, ducha dorada, urofilia, ondinismo: La única excitación proviene de orinar o ser orinado por la pareja. Macrofilia: El único estímulo son las personas grandes o rollizas.

Maieusiofilia: Atracción por mujeres embarazadas.

Masoquismo (duololagnia): Placer ligado a la propia humillación o sufrimiento físico (cachetadas, latigazos, pellizcos) o moral (humillación). Se diferencia de la algomanía por la presencia del componente erótico.

Matronolagnia: Excitación sexual provocada sólo por mujeres mucho más mayores.

Melolagnia: Excitación sexual provocada por la música (no necesariamente tiene que ser eróticas).

Menstruofilia o menofilia: Atracción sexual por una mujer menstruando.

Merintofilia: Excitación sexual provocada por estar atado.

Microfilia: Atracción sexual por las personas pequeñas o enanas.

Microgenitalismo: Excitación por los penes pequeños.

Misofilia: Atracción sexual por la ropa sucia.

Morfofilia: Fijación sexual en personas con ciertas características físicas (sólo rubios, sólo gordas, etc.)

Moriafilia: Excitación provocada por chistes sexuales.

Nafefilia: Excitación por tocar o ser tocado.

Narratofilia: Excitación sexual sólo al escuchar narraciones eróticas.

Necrofilia: Atracción sexual por los cadáveres.

Nepirastia: Excitación proveniente de tener alzado a un bebé.

Ninfofilia: Atracción sexual de un adulto por una adolescente.

Nosolagnia: Excitación proveniente de saber que la pareja tiene una enfermedad terminal.

Oclofilia (ochlofilia): Excitación ante una multitud de personas reunidas.

Odaxelagnia: Excitación al morder o ser mordido por la pareja.

Odofilia: Excitación producida por los viajes.

Ofidiofilia: Excitación provocada por serpientes.

Olfactofilia: Excitación debida al olor de la transpiración, especialmente de los genitales.

Omolagnia: Excitación provocada por la desnudez.

Ozolagnia: Excitación sexual por olores fuertes.

Partenofilia: Atracción sexual por las vírgenes.

Pediofilia: Atracción sexual por las muñecas.

Pedofilia: Atracción hacía los menores.

Picacismo: Excitación sexual al introducir alimentos en alguna de las cavidades del cuerpo con el fin de que la pareja los recupere con la boca.

Pigmalionismo, agalmatofilia, galateísmo o monumentofilia: Atracción sexual por estatuas o maniquíes desnudos.

Pigofilia: Excitación por el contacto con las nalgas.

Pigotripsis: Excitación por rozar o masajear las nalgas.

Polyiterofilia: Personas que necesitan tener una serie de parejas sexuales consecutivas antes de conseguir el orgasmo.

Psicrofilia: Excitación debida al frío o a ver a personas con frío.

Pubefilia o ginelofilia: Excitación producida al contemplar vello pubiano.

Pungofilia: Necesidad de ser pinchado con el fin de obtener placer sexual.

Quinunolagnia: Excitación sexual por ponerse en situaciones de peligro.

Rabdofilia: Excitación al ser flagelado.

Renifleurismo: Excitación debida al olor de la orina.

Retifismo: Fetiche por los zapatos.

Sadismo: Experimentar placer erótico al provocar dolor físico o humillación en la pareja. Se diferencia de la algolagnia por la presencia del componente erótico.

Salirofilia: Excitación al ingerir la saliva de la pareja.

Saliromanía: Ensuciar o dañar la ropa de la pareja.

Somnofilia: Acariciar y realizar sexo oral a una persona dormida hasta despertarla.

Sudorofilia: Atracción por el sudor de la pareja.

Tafefilia: Excitación proveniente de ser enterrado vivo.

Thlipsosis (zlipsosis): Excitación proveniente de los pellizcos.

Toucherismo: La atracción sólo se produce al tocar personas desconocidas.

Triolismo: La excitación depende de observar a la propia pareja teniendo relaciones con una tercera persona. Tripsofilia (tripsolagnia): Excitación por ser masajeado o por hacerse lavar el cabello.

Urofilia (urolagnia, ondinismo): Excitación exclusivamente con el uso de la orina durante en la práctica sexual.

Vampirismo: Excitación sexual proveniente de la extracción de sangre.

Vincilagnia: Excitación por hacerse atar.

Voyeurismo: Excitación al ver a otras personas dedicadas al acto sexual de manera subrepticia.

Xenofilia: La excitación sólo se produce ante parejas de distintos países.

Zoofilia (bestialismo): La excitación sexual se produce solamente con animales.

Fuente: wikipedia, albaiges.com
www.sexomail.com

jueves, noviembre 18, 2010

FEMDOM: La dominación femenina

Muchos son los que han practicado la dominación femenina (en diferentes grados) durante el sexo, sin tener mucha idea de su verdadero nombre y en que realmente consiste en este tipo de juego sexual.

Cuando la gente piensa en el Femdom, directamente se tiende a pensar en el sadomasoquismo con traje de cuero, cadenas y látigo, pero la dominación femenina es más que eso y no es necesario llegar a ese grado, para poder realizar esta práctica sexual.

¿Qué es una Femdom?

Dominatrix, dominadora, soberana, madame, femdom… en las prácticas sexuales del BDSM (bondage, dominación, sumisión y masoquismo), es la mujer que ejerce el rol dominante. Es la gran señora, el ama absoluta de aquellos que estén dispuestos a someterse a sus deseos y ser sus esclavos sexuales.

Profesionalmente una dominatriz es una poderosa dama que cobra por sus servicios y disfruta con el sexo dominante y duro. En estos casos no suelen tener contacto físico con sus sumisos, limitándose a ejercer su papel de dominación.

Pero también puede ejercer ese papel por vocación a la dominación de hombres y/o mujeres. En estos casos la ama puede permitir que su esclavo la toque, así como también que la observe mientras se masturba o tiene relaciones sexuales con terceros. Pero en ambos casos ella siempre tiene el poder de permitir o no que su sumiso tenga relaciones sexuales, se masturbe o realice cualquier otra cosa.

En el sentido puro una buena dominatriz necesita un aspecto imponente para ejercer su autoridad: apretados trajes de cuero o latex negro, botas altas y tacones de vértigo, lencería negra… Y siempre va acompañada de los más excitantes objetos que le van a ayudar a educar y humillar a su perro sumiso, como látigos, esposas, collares, paletas, mazos, etc.

En los juegos más suaves con la sola actitud de ama basta para disfrutar enormemente en un excitante juego de roles.

Componentes del Femdom

Según el dicho la femdom es la “mano dura en guante de seda”, y sus componentes van desde la sumisión, a la humillación, bondage, sometimiento, adoración… Lo mejor de esta técnica es sus posibilidades de cambio, ninguna “sesión” es igual a otra y lo más importante, ninguna pareja de sumiso y “ama” realiza los mismos tipos de sesión.

El juego de femdom no se tiene que ver como algo enfermizo y nocivo, donde predomina el dolor físico o la violencia. Esta actividad va más allá y lo que se produce entre una pareja es confianza mutua, el confiar lo suficiente como para volverte totalmente vulnerable. Por ello y para evitar problemas, ten claro siempre las premisas de “sano, seguro y consensuado”.

El rol de ama lo ejerce la Femdom en las prácticas sexuales y durante las mismas aplica a su sirviente las prácticas del BDSM, pero si la relación entre ambos va más allá de los encuentros sexuales y ambos, ama y esclavo, comparten otros ámbitos de la vida, este trato se puede generalizar a todos los aspectos de la relación.

La dominadora nunca permitirá que su sumiso la llame por su nombre. Ellos deben dirigirse a ella como “ama”, “señora”, “madame”, etc. Y sólo hablarán cuando ella se lo indique o les haga alguna pregunta.

La dominatriz tiene el control absoluto del cuerpo y de la voluntad de su esclavo, que se someterá a todos sus deseos y no moverá ni un dedo sin que ella se lo haya ordenado. Para algunos este trato puede resultar desagradable, muy humillante y nada erótico, pero los que toman voluntariamente este rol de ama y esclavo es una práctica realmente gratificante que los hace disfrutar y ser felices.

Este tipo de juego se ira descubriendo poco a poco por ambos, lo mejor es que al principio el sumiso le vaya dando algo de instrucciones de lo que queréis cada uno, manteniendo el respeto y los deseos de cada uno.

Algunas de las prácticas de Femdom

Los límites siempre los pondrás tú según tus preferencias y se aceptan improvisaciones, pero las más básicas son:

- Castigo corporal: Se inflige por un mal comportamiento del sumiso ya sea real o imaginario.

- Control del orgasmo: Uno de los principales fuertes de la ama es decidir cuando puede llegar al orgasmo o no.

- Privación sensorial: Se trata de privar al sumiso de alguno de sus sentidos con el fin de conseguir que se concentre en sus otros sentidos, el más usado en este tipo de juego es el de la vista, vendándole los ojos para que no vea lo que está pasando.

- Tramping: El elemento de los pies es muy importante en este tipo de juego. La adoración de pies, la lamida de la suela del zapato, o con los pisoteos por parte de la ama a su esclavo, puede hacerse tanto con tacones de aguja o con los pies.

Para terminar, decir que la moda dominatriz ha ganado popularidad en los últimos años. Ahora no sólo las mujeres amantes del sadomasoquismo visten con este estilo. Artistas como Lady Gaga, Madonna y Katy Perry los usan para mostrar su lado perverso en los escenarios

Fuente: educacionsexual.es, sexywebcam.com

sábado, octubre 23, 2010

Sexo en el avion

Quizás ya hayas probado a tener sexo en muchos lugares algo atrevidos, como un ascensor, el lavabo de una discoteca, en la playa... ¿Pero has pensado alguna vez en hacerlo en el avión?

Hay que admitir lo que es evidente: el avión se caracteriza, sobre todo, por su estrechez y su falta de intimidad. Aquellos que aun así tengan tentaciones deberán demostrar su flexibilidad y discreción. A continuación te damos algunos consejos para subir al séptimo cielo en primera.

Hacer el amor en el avión: el porqué de la fantasía

Los lugares estrechos, la cercanía con otras personas y la experiencia fuera de lo común son los ingredientes que alimentan las fantasías sexuales de la mayoría de la población. Pero en cuanto a hacer el amor en el avión, la excitación del uniforme y los efectos de la altitud (las sensaciones aumentan) son un plus añadido.

¿Cómo podemos hacerlo?

- En el baño

Es minúsculo, huele mal y las turbulencias son frecuentes. Aun así, cada año son más las parejas “pescadas” en actitudes impúdicas.

Puntos +: los baños del avión son un lugar cerrado en el que podéis esconderos del resto de pasajeros. Dan algo de intimidad a pesar de los constantes movimientos.
Puntos -: el personal de a bordo controla mucho las idas y venidas de los pasajeros, por no hablar de los olores tras un vuelo de 12 horas: podría dejaros ganas. Datos que hay que recordar: un Boeing 777 tiene 9 baños para 300 pasajeros; hay que ser rápidos si no queréis que os molesten

- Bajo la manta

Durante los vuelos nocturnos la mayoría de pasajeros duermen y las azafatas pasan con menos frecuencia por el pasillo. Con el asiento reclinado y la manta hasta las cejas nadie sabrá qué hacéis.

Puntos +: la libertad de movimiento es mayor que en el baño. Podéis practicar la postura de las cucharas (la gente creerá que dormís abrazados) o practicarle algún jueguecito a tu pareja (pueden pensar que has perdido un pendiente y que lo estás buscando). En ambos casos deberéis ser muy muy silenciosos.
Puntos -: aunque viajéis en económica y con manta los sillones están demasiado cerca los unos de los otros y el mínimo gesto podría despertar al vecino. ¡Eso sin contar que hay vuelos que no ofrecen ni mantas!

- Con un miembro de la tripulación

Si la película es un bodrio, la cena no vale nada y la/el azfat@ es súper sexy… ¿por qué no haces que el viaje sea más divertido?

Puntos+: además de una anécdota jugosa que podrás explicar a tus amig@s, las carantoñas con un miembro de la tripulación pueden suponerte alguna que otra sorpresa. Los vuelos de largo recorrido tienen a disposición del personal de a bordo pequeñas cabinas individuales donde dormir. Así que podrías disfrutar de una auténtica camada y de mucha intimidad.
Puntos - : si otro miembro del equipo os sorprende, vuestro amig@ podría ser despedid@. Además, desestabilizar al piloto de un avión puede poner en peligro la seguridad de los demás pasajeros (elije al copiloto, entonces).

- En vuelo privado

Una compañía inglesa ofrece vuelos privados especialmente equipados para la ocasión (colchones mulliditos, decoración romántica, champán…) a parejas que deseen hacer realidad su fantasía aérea.

Puntos +: estaréis solos en el séptimo cielo, sin que nadie os moleste.
Puntos - : la única compañía que ofrece este “avión del amor” se encuentra en el condado de Gloucestershire, Reino Unido. ¿Para cuándo esta original opción en España? (Ver info)

Tal vez las compañías aéreas deberían dar un manual exactamente igual a los que hay en los asientos sobre cómo actuar en caso de emergencia, pero con consejos sobre cómo hacer el amor en el avión. Pero cómo sabemos que no nos van a hacer caso, te traemos las mejores posturas para disfrutar del sexo mientras viajas en avión y hacer que tu viaje no sea tan aburrido. (en inglés) ¡Cuidado porque se acercan turbulencias!

domingo, octubre 17, 2010

Juegos sexuales con el trasero

Desde ponerle sabor hasta practicar el Spanking; hacer "diabluras" con esta parte erótica del cuerpo pude ser altamente gratificante.

Hoy recogemos la experiencia de Nina, una apasionada del erotismo que nos cuenta sus preferencias en el tema.

Hay como 25 mil cosas que me gustan del sexo. Una de ellas es poderme sentir sometida y traviesa, lujuriosa, una diablilla y al mismo tiempo hacerme la inocente. Entre los deseos sexuales más comunes, lo mismo de hombres como de mujeres, está la infaltable posición que todos conocemos como de "perrito".

No hay que explicar cuál es. Creo que todos alguna vez hemos estado detrás o delante. Sí, detrás. ¿Conocen el strap on para mujeres?

Por lo pronto estamos con el trasero. Una de las razones por la que nos gusta tan socorrida posición es que precisamente hay un contacto directo, hermoso y alucinante con las nalgas: esa parte trasera del cuerpo venerada por todos. También, claro, porque siempre está la idea consciente o inconsciente de los hombres del sexo anal. Esta posición de perrito y todas en las que ella le da la espalda a él, tienen esta idea intrínseca.

Las nalgas. Hermosa superficie y cúpula corporal flexible y agradable al tacto y a la vista. Y no sólo hablo aquí del trasero femenino. No. También del masculino. Mi hombre tiene un trasero por demás lindo: me encanta verlo cuando él se adelanta y camina por la calle o tocarlo cuando él está sobre mí penetrándome. Tocarlo y sentir su piel mientras al mismo tiempo su miembro me penetra y él me susurra palabras sucias al oído, me ponen a mil.

A él también le gusta acariciar mi trasero y tenerlo a su disposición, sobre todo en momentos previos al sexo anal. Le gusta mirar, acariciar, tocar, lamer y luego, plenamente excitado, penetrar con la lubricación que con un dedo toma de mi vagina. Después, una vez que ha eyaculado, también. Le gusta verlo así, un trasero abierto para él, a expensas suya.

Miles de juegos podemos hacer con el trasero involucrado: a mí, por ejemplo, me encanta montarlo a él y cuando estoy en el movimiento intenso, con mi clítoris tocando su pubis, sentir entonces una, dos, tres nalgadas. A veces si el juego se pone muy intenso, toma su dedo medio, lo introduce en mi boca y luego juega a acariciar mi ano hasta introducirlo en él y casi provocarme una convulsión de placer.

¿Qué juegos podemos hacer con el trasero? Muchísimos. Aquí algunas sugerencias para que no olviden a esa parte maravillosa y dadora de placer:

1. Masturbación.

¿Han intentado masturbar el pene con las nalgas de su chica? Bueno, altamente recomendable. A veces lo hacemos antes o durante el juego previo, a veces a él le gusta hacerlo después. Cuando ha eyaculado sobre el trasero (cosa que le encanta hacer, como a la mayoría de los hombres) y entonces con su mismo semen y su pene todavía en erección, le encanta frotarlo entre mis nalgas. Así hasta que, exhausto, pierde erección y yo he tenido un orgasmo de aquellos.

2. Spanking.

Esta práctica me fascina. Si ustedes son principiantes en ésta, pueden intentar a jugar a dar azotes primero con ella montada sobre él o ella recargada sobre la pared o por ejemplo en la ducha. Pueden empezar de a poco y luego ir subiendo el tono, de acuerdo con lo que le guste a él o a ella y su umbral de dolor. Recuerden siempre poner reglas. Sólo se trata de aumentar el fuego en el sexo, no de una práctica absoluta de BDSM. Pero las nalgadas no deben limitarse al sexo. A mí me encanta que mi pareja me tome por asalto mientras vamos en una plaza caminando o esperando la mesa en un restaurante.

Él sabe que sentir su palmada en mi nalga de vez en cuando, me excita y a él le hace sentir que soy suya, sólo para él, para marcar la pertenencia de ese trasero que también otros miran. Eso me pone.

3. Penetración doble.

Ésta es otra de las fantasías de muchos hombres. Que su mujer sea poseída por muchos hombres a la vez (dos por lo menos). Para ir ensayando tal acción, lo ideal es probar con un dildo en el trasero mientras ella es penetrada por la vagina. Hay algunas posiciones más fáciles para ello, pero la de ella montada a horcadas sobre él es la mejor. A los hombres les gusta sentir con su pene que tocan el dildo que está en el ano.

Pero ojo, hay que tener mucho cuidado de no lastimarla a ella. El que debe moverse menos en este caso es el que penetra por vagina y jugar un poco más con el dildo que debe estar perfectamente lubricado. Si les ha gustado la experiencia, la próxima vez pueden intentar a hacerlo con otro dildo, más real y de carne.

4. Usar ropa especial.

Necesitamos fantasear más con las nalgas. Por ejemplo, a mí me gusta usar de vez en cuando unas medias de red que están descubiertas de atrás y usar un vestido o una falda con la cual él pueda penetrarme rápidamente por ejemplo en el estacionamiento de algún sitio o en alguna escalera vacía... Darles poder y pensar en el deseo que provocan es mi consejo de hoy.

5. Ponerle sabor.

¿Han intentado a ponerle sabor al trasero? A nosotros nos gusta hacerlo justo al salir de la ducha, por la noche, por ejemplo. A él le encanta llenarme de crema chantilly y comerlo. También le fascina rociar algunas gotas de té caliente y lamerlo sobre mis nalgas. Le gusta que la sensación caliente y su lengua en mis nalgas se confunda. De ahí es muy común que él viaje (yo en posición de perrito y él debajo de mí con su boca en mi vulva) debajo para hacerme un delicioso sexo oral con sabor a tisana. A mí, por supuesto me encanta...

Fuente: de10.com.mx

miércoles, octubre 06, 2010

Técnicas para lamer el clítoris

¿Quieres regalar o que te regalen la mejor ración de sexo oral jamás experimentada? Atent@ a los siguientes consejos para juguetear con el clítoris de la forma más placentera.

¿Sabías que la boca es el segundo órgano más utilizado en las relaciones sexuales? En particular la lengua puede dar mucho juego y provocar sensaciones de lo más extremas si se usa adecuadamente. Aunque no existe una técnica única e infalible para dar placer, de la mano de Raquel Traba y su libro Los Placeres de Lola, desvelamos algunos consejos no solo para guiar en la exploración más profunda por la anatomía femenina, sino también, revelamos algunas técnicas para que el juego con tu clítoris sea de alto voltaje.

Lo primero es encontrar una posición cómoda. Ten en cuenta que si vais a dedicarle un buen rato a esta práctica tenéis que buscar estar cómodos.

Algunas posiciones para tener en cuenta:

Ella arrodillada sobre la cabeza de su pareja, bajando su vulva sobre la boca de él. Puedes poner una almohada debajo de la cabeza de la persona que realiza el cunnilingus para levantarla hasta la altura de la vulva, o una colcha o acolchado doblado debajo del cuerpo de ella para que pueda descansar su peso mientras mantiene elevada la pelvis.

Ella acostada sobre la cama con sus piernas en el suelo. Él entonces se pone de rodillas sobre el suelo entre sus piernas abiertas. En esta postura es recomendable poner almohadas bajo las rodillas y/o pecho de la persona arrodillada o debajo de las caderas de ella para levantarlas hasta el nivel de la boca.

Acostados de lado el uno frente al otro, con la colocando sus cabezas sobre los muslos del otro.

Acostados en el suelo de lado, en ángulo recto formando una "T". Ella con la pierna levantada para dar acceso a la zona y él recostando la cabeza sobre el muslo interior de ella. Puede hacerse desde el frente o desde detrás.

Está la posición tradicional donde ella está tumbada de espaldas con las piernas abiertas y su pareja entre sus muslos. Además de cómodo, puede resultar muy morboso si ella se coloca una almohada debajo de la cabeza, así puede observar a su pareja. También colocar la almohada bajo sus caderas eleva la pelvis y hay un mejor acceso por parte de la boca de él a la zona.

Entrando en faena

Porque no hay nada más comparable a las caricias de la lengua bajando hasta el sexo, ni nada tan intenso y tan íntimo como la boca merodeando por la zona más erógena, ¡Toma nota de los siguientes consejos y a practicar! Porque cada mujer es un mundo, es importante adaptar la técnica de inicio al gusto de cada mujer. La sensibilidad de la vulva y el clítoris determinan qué tipo de estimulación le gusta y a la cual responde más. Hay mujeres que prefieren un toque suave y lento, otras disfrutan más con un toque rápido y firme.

Lo más recomendable, es iniciar un juego de precalentamiento y tener presente que el clítoris es la guinda del pastel.

Recuerda que una mujer, con solo imaginar cómo su amante descienda hacia su sexo a través de excitantes insinuaciones, ya empieza a lubricar y su excitación va en aumento por momentos.

La ruta:

- No busques el clítoris inmediatamente. Si ella no está excitada de forma adecuada su clítoris estará muy sensible o completamente insensible a todas las formas de estimulación. Necesitas esperar para que sus hormonas fluyan y sus genitales se inunden de sangre. La mejor manera es empezar a recorrer con la lengua desde los dedos de los pies, tobillos, muslos, besa las ingles, abre las piernas... hasta ¡La vulva!

- Cuando la vagina está muy lubricada, chorreando y pidiendo más el clítoris va aumentando su tamaño y la lengua del chico está lista para entrar en el ruedo. “La lengua debe convertirse en una herramienta omnipresente que se deslice por todos los rincones de la vulva”, dice Raquel Traba.

- Olvídate de atacar el clítoris. Acaricia, besa y lame la parte interna de los muslos. Lame cuidadosamente el área donde se unen la vulva y los muslos. Lame lentamente su monte púbico y sus labios mayores. Tómate tu tiempo. Desliza la lengua a lo largo del surco formado por los labios mayores. Después entre sus labios mayores y menores. Si es posible introduce los labios menores en tu boca y chúpalos. Eso los irá llenando de sangre y aumentando la excitación. Lame el área entre sus labios menores justo fuera de la vagina y el orificio uretral. Si el clítoris está bien definido, desliza su lengua a lo largo de los surcos que lo separan de los labios mayores.

La bienvenida dásela a través de movimientos lentos.

Por fin llegamos a la guinda del pastel ¿Pero como hay que jugar con él? El clítoris es muy sensible, e ir con cuidado es una regla imprescindible.

Al principio no retraigas su capuchón. Dale tiempo para excitarse bien. Cuando ella parezca estar lista para explotar desliza hacia atrás su capuchón clitoridiano con los dedos lubricados, (ella puede usar los suyos propios), y lame y chupa su glande clitoridiano, exquisitamente sensible. Hazlo muy suave. Hay mujeres que requieren un toque muy ligero, a otras esto les hace cosquillas y necesitan un toque firme pero suave. Otras incluso no pueden tolerar la estimulación directa de su capuchón clitoridiano. Chupa suavemente sobre su clítoris; saca suavemente más sangre de él. Una vez que encuentres una forma de estimulación que le sea placentera, mantén esa estimulación hasta que ella experimente el orgasmo, si ella quiere. Si ella no puede experimentar el orgasmo, continúa la estimulación mientras sea placentera para ambos. El cunnilingus no necesita incluir el orgasmo para ser muy placentero y satisfactorio.

Puedes utilizar los labios a la vez que la lengua, o alternar un poco si te cansas. Aprovecha tu nariz tocando suavemente su clítoris mientras te dedicas a sus labios vaginales. También puedes incluir el uso de juguetes para penetrarla, tus dedos, mientras le realizas el cunnilingus.

5 movimientos de lengua muy satisfactorios son los siguientes:

1. Pon la lengua plana y grande como si fueras a chupar un polo y pásala despacio de arriba a bajo por la vagina.

2. Intercala tres “lentas chupadas de polo” con cinco chupadas rápidas directamente en el clítoris de izquierda a derecha.

3. Intercala tres o más “lentas chupadas de polo” con succiones de clítoris.

4. Succiona el clítoris y déjalo atrapado en la boca mientras le vas dando pequeños golpecitos con la lengua.

5. Finalmente, si a tu pareja le gusta, lame su clítoris mediante toques fuertes y rápidos.

Este apartado es muy útil para todos los hombres que nos estén leyendo en este momento. Metidos en plena faena ¿Qué significa la reacción de tu chica cuando hace...? Gracias a Los Placeres de Lola, aquí os desvelamos algunas significados:

¿Empuja tu vulva hasta encajarla dentro de tu boca?... Tu chica está pidiendo más presión directa sobre el clítoris.

¿Se hecha para atrás cuando entra en contacto tu lengua con su clítoris?... Entonces para el carro y estimula otros lugares de la vulva, ya que lo que tu chica quiere decir, es que el contacto ha sido muy directo.

¿Si mueve las caderas?... Si las mueve hacia arriba, demanda que subas un poco la lengua, hacia abajo, entonces debes estimularla situando la lengua un poco más abajo, si las mueve muy rápido, quiere más velocidad...

Así que toma nota y ¡a disfrutar!

Fuente: nosotras.com, the-clitoris.com

domingo, septiembre 26, 2010

Como cambiar el olor y el sabor del semen

Primero de todo hay que decir que el semen es un líquido viscoso y blanquecino que sale del pene en el momento de la eyaculación. Está compuesto en un 90% fluido seminal (fructosa, proteínas, minerales...) y de la eyaculación solo un 1% es esperma, el resto se compone de proteínas, vitaminas, azúcares, sales y agua.

Tal como se ve por su composición, y como cualquier fluido corporal, su sabor puede variar en función de la dieta que se siga. Esto hace posible modificar su característico sabor amargo y salado.

El cómo cambiar el olor y sabor del semen es un tema recurrente y que afecta a no pocas personas.

¿A qué sabe el semen y a qué huele?

Algunos hombres consideran que su semen huele a cloro, a lejía, a pescado, etc. Tanto su sabor como su olor, vienen determinados por nuestra alimentación y aunque varía de un hombre a otro, por lo general suele tener gusto salado y ligeramente amargo.

A muchas mujeres también les incomoda el olor y sabor del semen, ya no hablo de falta de higiene en la zona genital, sino del olor natural que emana el esperma. Se puede disfrutar dando sexo oral a un hombre, pero temer al momento de la eyaculación por aborrecer el sabor salado y particular del semen.

De hecho en muchas ocasiones puede ser la causa que lleve a alguna parejas a evitar el sexo oral, un error puesto que se trata de una de las práctica sexuales más íntimas y placenteras. Si estás en esta situación ya sabes, no tienes más que hacer unos cambios en tu dieta y observar los resultados.

La consistencia, la cantidad y el sabor de lo eyaculado varían de unos hombres a otros:

- La cantidad está relaciona con el tamaño de la próstata y la frecuencia de las relaciones sexuales.

- La consistencia también está relaciona con la frecuencia.

- El sabor del semen varía dependiendo de muchos factores, como son el momento del día, el estado de salud en general, posibles medicamentos que se estén tomando y, sobre todo, la dieta y la bebida. A veces es más dulce y a veces más amargo, pero en general siempre tiene un ligero sabor metálico por contener zinc.

La alimentación alta en proteínas otorga al semen un sabor a mantequilla, mientras que la alta en lácteos da un sabor ácido, pero agradable. El semen de los hombres diabéticos suele ser bastante dulce debido al exceso de azúcar que hay en su organismo. Pero sin duda el sabor de semen más aceptado por las mujeres es el que da una alimentación rica en frutas, verduras y alcoholes fermentados.

¿Cómo mejorar su sabor y olor?

El semen juega un papel muy importante en los juegos sexuales, si su sabor es un impedimento para ello, vamos a ver unos consejos para mejorarlo y poder así disfrutar plenamente de la relación sexual.

Hábitos favorables:

Beber de 1 a 2 litros de agua al día para eliminar toxinas.
Alimentos ricos en clorofila le darán un sabor dulce: perejil, trigo, apio.
Canela, cardamomo, menta y limón también endulzaran su sabor.
Las verduras en general le dan un sabor más suave.
Frutas como la ciruela, naranja, lima, piña, pomelo, papaya, melón, mango y arándanos, por su contenido natural de azúcar reducen el sabor amargo. También el zumo de manzana.
Mantener una dieta equilibrada y hacer algo de ejercicio, además de ayudarnos a sentirnos mejor, aumentará la calidad del esperma.

Hábitos desfavorables:

Alcohol, cafeína y nicotina, además de ser nocivos para el organismo, empeoran el sabor del esperma.
Comida basura y en general la que contiene altos niveles de grasa.
Vegetales como la col, coliflor, brócoli o espárragos empeoraran el sabor del esperma tras su ingestión.
Evitar ajo, cebolla y especies picantes ya que por su alto contenido en azufre, tampoco son favorables.
Los excesos de proteínas en carne roja, leche y queso, también le otorgan un sabor salado.

Ten en cuenta que el cuerpo tarda entre 12 y 24 horas en sintetizar los alimentos ingeridos.

Existen en Internet las típicas "pastillas milagrosas" que afirman cambiar su sabor sin necesidad de vigilar lo que comes. Pero todos sabemos que todo lo que es cultivar el cuerpo, requiere un esfuerzo y que como lo natural no hay nada.

Si su sabor te ha echaba para atrás en tus relaciones sexuales, después de estos consejos verás como todo es más fácil.

Fuentes: blog.coompra.com, elblogdesexo.com
http://www.sexomail.com

Blog de contenido dudoso

Parece ser que la estrechez de miras de algunos, ha llevado a que a partir de ahora, al entrar aqui recibais el aviso de que el blog tiene un contenido dudoso, nunca dejará de sorprenderme que lo que unicamente pretende ser informar y dar a conocer aspectos de algo tan universal como el sexo, pueda ser censurado, perseguido y denunciado, pero aqui seguimos, lamento las molestias que os pueda causar

Seguidores

Proyecto Solidario Del Tejado del Gato


Visita mi página en El Tejado del Gato
Si te interesa, estas invitado, nadie va a ser obligado a colaborar.

El Tejado Recomienda...

Este mes de Enero, la revista digital FOTO DNG lleva en su interior una serie de Fotografías mías, motivo que me llena de cierto orgullo y que he querido compartir con todos vosotros.

Si alguno de los lectores del blog, esta interesado en ver la revista, puede descargarse la misma en formato pdf en el siguiente enlace.

Revista