domingo, diciembre 25, 2005

ETS


Enfermedades de transmisión sexual

Introducción
Clamidia
Gonorrea
Hepatitis
Herpes
Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH)
Virus de Papiloma Humano (Verrugas genitales)
Piojos Púbicos o Ladillas
Sífilis
Infecciones de las Vías Urinarias


Toda planta y animal que se reproducen sexualmente pueden contraer infecciones por transmisión sexual. Desgraciadamente, mucha gente cree que la infección por transmisión sexual es un asunto moral. Debido al estigma y la vergüenza que resultan, ellos pueden descuidar su salud sexual. No dejes que la vergüenza arriesgue tu salud. Para muchas personas, es difícil hablar de la salud sexual. Pero la vergüenza puede afectar el juicio, hasta el punto que esas personas no cuiden de su salud o la de su pareja con las prácticas de sexo seguro y los exámenes médicos. La práctica del sexo seguro permite que las parejas reduzcan sus riesgos a la salud sexual. El sexo seguro es cualquier tipo de relación sexual que reduce el riesgo de infección por transmisión sexual. La regla básica del sexo seguro es prevenir el contacto con las úlceras genitales y el intercambio de los fluidos del cuerpo como el semen, la sangre, y las secreciones vaginales. Para tu mejor salud sexual, selecciona un médico clínico con quien puedas hablar sobre esos asuntos. Mantente saludable y habla de una manera franca y honesta sobre tu vida sexual y tus preocupaciones. Algunos médicos clínicos no preguntan, entonces te toca a ti preguntar. Recuerda: pruebas, exámenes y el tratamiento de las infecciones por transmisión sexual son siempre confidenciales. Si tú o tu pareja tienen uno de esos síntomas que se mencionan abajo, en el área genital, acudan a la clínica inmediatamente:
flujo anormal o con mal olor de la vagina, el pene, o el recto

sangrado
ampollas
absceso
búa
sensaciones ardientes
cervicitis
chancro
bultos
picazón
mal olor
relaciones sexuales con dolor
pus
erupciones
lesiones
hinchazón
sensibilidad
úlceras
cambios en la orina
infección vaginal por cándida
verrugas genitales
dolores
pólipo
Algunos síntomas de las infecciones por transmisión sexual se parecen a otros tipos de infecciones. Puede ser que no aparezcan en el área genital, pero son serias y pueden indicar que existe un problema de la salud, transmitido sexualmente o no. Acude al médico si has tenido alguno de estos síntomas por algún tiempo.

capas en la lengua, garganta, o vagina
pérdida de peso continua, rápida o sin explicación
dolor abdominal
pérdida del oído
dolor articular
cambio de apetito
ictericia
dolores de cabeza
problemas para evacuar el vientre
escalofríos
tos
diarrea
piel descolorada
cansancio
agotamiento - fiebre
bultos
pérdida del cabello
mareos
trastornos mentales
dolores musculares
náuseas
sudor nocturno
dolor de la garganta
glándulas hinchadas
vaginitis
pérdida de la vista
vómitos
debilidad

La clamidia es una bacteria que se transmite sexualmente. Puede causar esterilidad en mujeres y hombres. En las mujeres, infecta la cerviz y puede introducirse en el canal urinario, las trompas de Falopio, y los ovarios. Puede causar infecciones de la vejiga, serias enfermedades inflamatorias pélvicas, embarazos ectópicos, y esterilidad. En los hombres, la clamidia infecta el canal urinario y puede contagiar los testículos, causando epididimitis y esterilidad. La clamidia puede ocasionar el Síndrome de Reiter - especialmente entre los jóvenes. El Síndrome de Reiter causa infecciones de los ojos, uretritis, y artritis. De cada tres hombres que tienen el síndrome, uno quedará incapacitado permanentemente. En los infantes, la clamidia puede causar pulmonía, infecciones de los ojos, y ceguera. Es la infección bactérica invisible más común entre todas las infecciones por transmisión sexual. Síntomas comunes
flujo del pene o de la vagina
frecuente dolor o sensibilidad ardiente al orinar
excesivo desangre vaginal
coito doloroso para la mujer
sangradura entre las reglas o después del coito
dolor abdominal, náusea o fiebre
inflamación del recto o la cerviz
hinchazón o dolor en los testículosLos síntomas tardan de siete a 21 días en aparecer... si aparecen. Si tu pareja es un hombre, y él padece de una infección en el tubo urinario, tú podrías tener clamidia. Hasta el 85 por ciento de las mujeres y el 40 por ciento de los hombres con clamidia no muestran síntomas. Muchas mujeres descubren que tienen clamidia sólo cuando se enteran de la infección de su pareja. Otras mujeres sólo saben que la han tenido por algún tiempo cuando reciben tratamiento por la infertilidad que ésta puede causar. Como se contrae la clamidia:
sexo vaginal y anal
transmitido al feto en el canal del parto
raramente, de la mano al ojoDiagnóstico: Se lo puede confundir con gonorrea y otras condiciones. Es necesario examinar el tejido o la orina para un diagnóstico correcto. Tratamiento: Ambos puedan curarse con antibióticos. Protección: Los condones ofrecen muy buena protección contra la clamidia.


Gonorrea

La gonorrea es una bacteria que causa esterilidad, artritis, y problemas cardiacos. Puede causar la enfermedad inflamatoria pélvica en las mujeres, la que puede causar embarazos ectópicos o esterilidad. Durante el embarazo, puede causar partos prematuros o parto de un feto muerto (mortinato). Después del parto, normalmente se ponen gotas de antibióticos en los ojos de los recién nacidos para prevenir las infecciones de los ojos causadas por gonorrea. Síntomas Comunes:
para las mujeres: orinación frecuente que arde; reglas irregulares; dolor en la pelvis o en el abdomen; dolor durante el coito o durante un examen de la pelvis; flujo vaginal de color amarillo o amarillo verdusco; hinchazón o sensibilidad de la vulva, y a veces, dolor artrítico
para los hombres: un flujo purulento del canal urinario o dolor cuando orinaEl 80 por ciento de las mujeres y el diez por ciento de los hombres con gonorrea no muestran síntomas. Si aparecen, lo hacen a los diez días en las mujeres, o de uno a catorce días en los hombres. Cómo se contagia la gonorrea: Por el sexo vaginal, anal, y oral. Diagnóstico: Examen microscópico del flujo del canal urinario o de la vagina; cultivos tomados de la cerviz, la garganta, del canal urinario, o del recto. Tratamiento: La pareja puede curarse con antibióticos orales. Muchas veces las personas que padecen de gonorrea sufren también de clamidia. Tienen que curarse las dos infecciones a la vez. Protección: Los condones ofrecen muy buena protección contra la gonorrea.


Hepatitis

El virus de la hepatitis B (VHB) es una infección que a menudo se transmite sexualmente y que se puede prevenir con vacunas. La transmisión sexual de hepatitis A (VHA) es menos común. A diferencia de otras infecciones transmitidas sexualmente, una persona con Hepatitis A adquirirá una inmunidad contra una nueva infección. Parece que caricias sexuales no juegan un papel importante en la transmisión de hepatitis C (VHC). Aunque el 90-95 por ciento de los adultos con VHB se recuperan completamente, el virus puede dañar severamente el hígado y causar la muerte. Si no reciben cuidado dentro una hora de su nacimiento, el 90 por ciento de los niños nacidos de mujeres con VHB tendrán el virus. Las mujeres embarazadas expuestas al VHB tienen que considerar hacerse pruebas antes de dar a luz para que puedan vacunar a sus niños cuando nacen o que se les cure si caen enfermos. Como muchos otros virus, el VHB queda en el cuerpo para siempre. Síntomas Comunes:
cansancio extremo, dolor de cabeza, fiebre, urticaria
pérdida del apetito; náusea; vómito, sensitividad del abdomenSíntomas posteriores: Dolor en el abdomen, orina oscura, heces de color arcilla, la piel y la parte blanca de los ojos de color amarillo - ictericia. Es posible que la hepatitis no muestre ningún síntoma durante su etapa más infecciosa. Cómo se propaga el VHB: En la esperma, la saliva, la sangre, las secreciones cervicales y vaginales, la orina, y la leche materna por:
contacto íntimo y sexual, desde besos hasta coito vaginal, anal y oral
el uso de jeringas infectadas al inyectarse drogas
pinchazo accidental por una jeringa contaminada durante el tratamiento de la saludComo se propaga el VHA: Contacto oral con heces fecales a través de:
sexo vaginal, anal y oral
otros tipos de caricias sexuales
compartiendo agujas durante el uso de drogas intravenosasLas hepatitis A y B son muy contagiosas. Sin embargo, el VHA es contagioso por muy poco tiempo. Diagnóstico: Prueba de sangre. Tratamiento: Ninguno. En la mayoría de los casos, la infección se cura dentro de cuatro a ocho semanas. Algunas personas, sin embargo, quedan contagiadas por el resto de sus vidas. Protección: Los condones ofrecen alguna protección contra el VHB durante el coito vaginal, anal u oral. Un condón de látex recortado para proteger la vulva durante el sexo oral se puede usar como protección, pero el virus se puede transmitir en los besos o durante los juegos íntimos. Los niños y los adultos que no tienen el virus pueden protegerse permanentemente con una serie de vacunas. Existe también una vacuna contra el VHB que se recomienda para las personas que corren el riesgo de infectarse.

Existen dos formas de herpes genitales -herpes simple, virus -1 y herpes simple, virus - 2. Aunque el herpes 1 se ve a menudo asociado con fuego bucal y ampollas en los labios, las dos formas se pueden transmitir sexualmente. En verdad, la mayoría de los adultos tienen una forma de herpes, de tipo 1 o tipo 2, o ambos. Durante el embarazo, el herpes puede causar un aborto o un parto de feto muerto. Si el herpes activo se halla presente durante el parto, puede dañar seriamente a los recién nacidos, causando incapacidades en el desarrollo o, raramente, fallecimiento. El contagio a un recién nacido es más común durante la primera etapa de la infección del herpes, y menos común en subsecuentes infecciones. Como muchos otros, el virus herpes simple (VSH) queda en el cuerpo para siempre. Síntomas Comunes:
exantema con grupos de ampollas picantes o dolorosas en la vagina, la cerviz, el pene, el ano, las nalgas u otra parte del cuerpo
las ampollas se abren y dejan ulceraciones
la primera erupción puede causar dolor y molestia en la área infectada, picazón, ardor al orinar, glándulas hinchadas en la ingle, fiebre, dolor de cabeza, y sensación de cansancioLos síntomas generalmente aparecen dentro de dos a 20 días después de la infección, pero puede pasar años antes que se presente la primera erupción. A veces, las erupciones repetidas son resultado del estrés emocional, físico, o de la salud. Cuando ocurren, es importante observar las reglas estrictas de la higiene diaria. Lávese las manos con frecuencia y no se toque las úlceras. Si se las toca accidentalmente, lávese las manos en el acto. Tenga mucho cuidado cuando manipule los lentes de contacto y cuando se toque los ojos. Cómo se propaga el virus hepático:
por toques, por intimidad sexual - incluyendo besos
coito vaginal, anal, y oralEl virus hepático se puede pasar entre una pareja, o de una parte del cuerpo a otra, cuando quiera que haya contacto con un virus activo del herpes. El sexo oral puede pasar el herpes de la boca a los órganos genitales, o viceversa. El herpes es más contagioso desde el momento en que aparecen las úlceras, hasta que se cierran y desaparecen las costras. Desgraciadamente, estudios recientes han venido a demostrar que algunas personas pueden ser contagiosas por varios periodos, sin mostrar síntomas. Las membranas mucosas de la boca, del ano, de la vagina, del pene y de los ojos son muy susceptibles a la infección. Diagnóstico: Se le puede confundir con la sífilis, el chancro blando, y otras infecciones por transmisión sexual. Un examen de las úlceras y de los flujos de las úlceras es importante. Puede ser que un diagnóstico definitivo no sea posible si las úlceras ya están curadas o ya se han formado costras cuando se visita al médico clínico. Si crees que tienes herpes, es importante que obtengas un diagnóstico cuanto antes. Tratamiento: No hay cura. Los medicamentos valacyclovir, acyclovir y famciclovir pueden aliviar los síntomas y reducir las reapariciones. Protección: Las parejas tienen que suspender las relaciones sexuales en cuanto sepan que las erupciones van a repetirse, hasta que desaparezcan los rastros. Los condones ofrecen alguna protección contra el virus.

Las infecciones causadas por el VIH debilitan la capacidad del cuerpo para luchar contra las infecciones y pueden causar el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida - la última etapa de la enfermedad del VIH. El VIH es la infección por transmisión sexual más peligrosa que afecta a personas de cualquier edad. Como otro virus, el VIH queda en el cuerpo para siempre. Síntomas Comunes:
pérdida de peso continua, rápida o sin explicación, diarrea, pérdida del apetito
cansancio, fiebres, sudor nocturno, tos seca
mareos, dolor de cabeza, trastorno mental
lengua, boca cubierta de "algodoncillo" blancuzco y espeso
infecciones serias y repetidas por levadura vaginal
enfermedad pélvica inflamatoria crónica
bultos morados en la pielEs posible que no aparezcan síntomas por diez años o más. En una investigación que duró 20 años, cinco por ciento de los hombres con VIH no mostraban síntomas todavía. Cómo se propaga el VIH: En la saliva, la esperma, la sangre, las secreciones cervicales y vaginales, y en la leche materna por:
coito anal y vaginal - se transmite menos frecuentemente por sexo oral
compartir jeringas contaminadas al inyectarse drogas intravenosas
transfusión con productos sanguíneos contaminados
en el parto
amamantando
al pincharse accidentalmente con agujas contaminadas durante el cuidado de la saludDiagnóstico: Hay pruebas de sangre que detectan anticuerpos de VIH. Un diagnóstico del SIDA depende de la presencia de una variedad de infecciones asociadas con VIH. Tratamiento: No hay cura ni vacuna. Se puede manejar con diferentes tratamientos la infección de VIH y las condiciones asociadas con SIDA, como pulmonías, cánceres, y una variedad de infecciones que se aprovechan de sistemas inmunes debilitados. Sin embargo, hasta ahora, nadie con SIDA se ha curado. Aunque gente con SIDA vive por más tiempo, todavía se le considera fatal. Protección: Los condones ofrecen muy buena protección contra el VIH.


Virus de Papiloma Humano (Verrugas genitales)

Hay más de 100 tipos diferentes del virus de papiloma humano (VPH). Ellas causan una variedad de verrugas y otras condiciones que pueden quedarse en el cuerpo para siempre. Hay investigaciones que sugieren que hasta un 75 por ciento de los adultos en los EEUU han sido infectados con por lo menos un tipo del virus VPH. Más de 35 tipos de VPH afectan los órganos sexuales y reproductivos. Algunos causan verrugas genitales, pero la mayoría de esas infecciones no son visibles, y no muestran síntomas. Algunos causan cáncer de la cerviz, de la vulva o del pene. Síntomas Comunes:
Aparecen verrugas en los órganos genitales, en el canal urinario, en el ano, o en la garganta
Las verrugas genitales son suaves al tacto, parecen una coliflor en miniatura y muchas veces pican
Sin tratamiento, las verrugas pueden crecer hasta que bloqueen la entrada de la vagina, del ano o de la garganta, haciéndose insoportablesNormalmente, las verrugas desarrollan dos o tres semanas después de la infección. En las mujeres, las verrugas genitales crecen más rápidamente durante el embarazo o cuando hay otras infecciones. Como se propaga el VPH:
coito vaginal, anal, y oral
raramente, el feto se contagia con las verrugas genitales en el momento del partoDiagnóstico:
inspección microscópica de una muestra del tejido
evaluación de las verrugas durante un examen físico o ginecológico
amplificadores especiales - "coloposcopios" - pueden detectar el VPH genital que los ojos no ven en los exámenes pélvicosv
un Papanicolao puede mostrar condiciones que anticipan cánceres causados por VPH - el tratamiento temprano previene el cáncer de la cervizTratamiento: No se puede curar. Aunque pueden reaparecer, se puede tratar las verrugas genitales de varias maneras. Se las puede remover aplicando cuidadosamente, y a menudo aplicando de nuevo directamente, medicamentos con receta - podofilox or imiquimod. Los médicos clínicos ofrecen tratamientos diferentes incluyendo:
aplicación de podophyllin o ácido
cirugía normal y corriente
cirugía por rayo láser (que vaporiza la verruga con un rayo de luz de alto poder)
criocirugía (congela la verruga con nitrógeno liquido)
inyección de interferónProtección: Los condones pueden ofrecer buena protección contra el cáncer cervical. Pueden ofrecer protección limitada contra otras infecciones genitales de VPH, porque los virus se pueden "derramar" afuera del área protegida por el condón.


Piojos Púbicos o Ladillas

Cada año, millones de personas se tratan a sí mismas por tener piojos púbicos. Síntomas Comunes:
picazón fuerte en los genitales o en el ano
fiebre moderada
cansancio
irritabilidad
piojos o huevitos en el vello púbicoGeneralmente la picazón comienza cinco días después de infectarse. Hay personas que no sienten picazón y entonces nunca se enteran que están infectadas. Cómo se propagan los piojos púbicos:
por contacto con la ropa de cama, la ropa, los muebles, y asiento del baño infectados
por contacto íntimo y por contacto sexual Autodiagnóstico: Al mirarlos, con o sin una lupa, los piojos púbicos parecen cangrejos minúsculos. Son de color gris pálido, pero su color oscurece cuando se llenan con sangre. Con sus huevos se pegan al vello púbico, al vello de las axilas, las pestañas, y las cejas. Sus huevos son de color blanco y se depositan en pequeños montones cerca de las raíces del pelo. Tratamiento: Sigue las indicaciones en el paquete, que se puede obtener sin prescripción médica. Algunas marcas del medicamento son A200®, RID®, e InnoGel® Plus. Podría ser necesario repetir las aplicaciones de pies a cabeza. También se puede obtener recetas para cremas más fuertes. Las mujeres embarazadas, las que amamantan, y los infantes necesitan un producto especializado como Eurax®. Todos los que se han visto expuestos a los piojos púbicos, necesitan seguir el tratamiento juntos. Tendrá que lavarse toda la ropa de cama, las toallas, y la ropa que se vieron expuestos. Y se tendrá que barrer la vivienda con aspiradora.

Sin tratamiento, el organismo de la sífilis - "espiroqueta" - puede quedar en el cuerpo para siempre y causar deformaciones, enfermedades neurológicas, y muerte. Síntomas Comunes: La sífilis tiene varias etapas diferentes que pueden coincidir. No siempre siguen la misma secuencia. Los síntomas son diferentes en cada etapa, pero generalmente no hay síntomas.
Etapa primaria: Ulceras sin dolor, o úlceras abiertas y mojadas - chancros - que aparecen de tres semanas a 90 días después de la infección. Duran de tres a seis semanas. Aparecen en los genitales, en la vagina, en la cerviz, los labios, la boca, los senos, o en el ano. Las glándulas pueden también hincharse durante esta etapa.
Etapa secundaria: Otros síntomas a menudo aparecen de tres a seis semanas después que las úlceras. Aparecen sin regularidad hasta por dos años. Incluyen irritaciones de la piel que duran de dos a seis semanas - muchas veces en las palmas de la mano o en la planta del pie. Hay otros síntomas como fiebre moderada, cansancio, dolor en la garganta, pérdida del cabello, pérdida de peso, hinchazón en las glándulas, dolor de cabeza, y dolor muscular.
Etapa latente: No hay síntomas. Estas etapas ocurren entre otras etapas.
Etapa avanzada: Una tercera parte de las personas con sífilis sufren de daños al sistema nervioso, al corazón, al cerebro, u otros órganos. Puede ser fatal.Cómo se propaga la sífilis:
coito vaginal, anal, u oral
por el beso
durante el embarazoLa sífilis es especialmente contagiosa cuando hay úlceras en la etapa primaria - el liquido que derrama de ellas es muy infeccioso. Las personas con sífilis normalmente no son contagiosas durante la etapa latente en los primeros cuatros años. Sin tratamiento, la sífilis parece inactiva por muchos años o por toda la vida, pero una mujer embarazada puede infectar a su feto. Se afecta al feto muy seriamente. Sin tratamiento, los riesgos de parto muerto o defectos de nacimiento son altos. Los defectos de nacimiento incluyen daño al corazón, al cerebro, y al esqueleto, así como ceguedad. Es muy importante que las mujeres embarazadas se pongan a prueba para la sífilis cuanto antes y, a veces, durante el embarazo. Se puede tratar a las mujeres embarazadas sifilíticas para prevenir daño al feto. Diagnóstico:
examinación microscópica del flujo de las úlceras
prueba de sangre
examinación de la médula espinalTratamiento: Los antibióticos tienen éxito para una pareja - pero el daño causado por la enfermedad en las etapas avanzadas es permanente. Protección: Los condones ofrecen muy buena protección durante el coito vaginal, anal, y oral.


Infecciones de las Vías Urinarias

Las infecciones de las vías urinarias son causadas por las bacterias que han viajado del recto a la vagina o el pene y después a la uretra y la vejiga. Esas infecciones pueden ser transmitidas sexualmente. Incluyen infecciones de la vejiga, también llamada cistitis; de los uréteres - los tubos que van de los riñones a la vejiga; y de la uretra - el tubo que lleva la orina afuera del cuerpo. Sin tratamiento, puede causar en una infección de los riñones. Síntomas comunes:
dolor quemante al orinar
necesidad de orinar aunque la vejiga esté vacía
necesidad frecuente de orinar, especialmente en la noche
pérdida de la orina
dolor en el abdomen o en la espalda
sangre o pus en la orina
fiebreEsas infecciones son comunes entre hombres y mujeres sexualmente activos. Ocurren más entre las mujeres que entre los hombres porque la uretra de la mujer es más corta que la del hombre, y las bacterias pueden entrar a la vejiga más fácilmente. La uretra de la mujer queda más cerca del ano que la del hombre. Cómo se propagan las infecciones de las vías urinarias: Cualquier tipo de actividad sexual que pone excremento en contacto con la vagina y la uretra. El coito anal sin protección es un comportamiento de muy alto riesgo para contraer esas infecciones. Algunas mujeres que usan el diafragma pueden contraer ese tipo de infección con más frecuencia. El adaptarse al nuevo ambiente bacterial que resulta de conseguir una nueva pareja sexual puede causar una infección de la vejiga llamada "cistitis de luna de miel." Diagnóstico: Consulta a tu médico clínico para un diagnóstico y tratamiento. Tratamiento:
antibióticos
El pyridium puede aliviar los síntomas, pero no cura la infección.Protección: Para prevenir las infecciones de las vías urinarias o evitar que vuelvan:
Toma ocho vasos, o más, de agua cada día. No tomes bebidas gaseosas; que facilitan el crecimiento de las bacterias.
Toma jugo de arándano sin azúcar.
Orina inmediatamente antes y después de tener relaciones sexuales.
Evita cualquier posición sexual que parezca invitar este tipo de infección.
Guarda el área púbica limpia y seca.
Usa condones de látex para mujeres durante el sexo vaginal o anal.
Límpiate del frente hacia atrás, para prevenir que las bacterias alcancen la uretra.
Usa lubricantes durante el sexo vaginal - especialmente si la vagina ésta seca.Algunas mujeres que son susceptibles a esas infecciones, con frecuencia toman antibióticos cuando tienen relaciones sexuales.

Anatomia de los Sexos


Anatomia Masculina







Anatomia femenina





Posturas Sexuales Visual

sábado, diciembre 24, 2005

Posturas Sexuales





Cara a cara
Postura clásica y universal, pero no por eso aburrida, el cara a cara permite una infinidad de variantes para hacerla más atractiva y excitante. La movilidad de las manos, la cercanía de los rostros y la comodidad de los cuerpos son las ventajas que la hicieron famosa. No hay que temer probar nuevos tipos de contacto durante el coito: que ella toque los glúteos y el ano de su compañero, que él frote el clítoris de la mujer o que ella misma lo haga, que las piernas de ambos estén más cerradas para sentir cierta dificultad en la penetración.... Es una posición que muchos identifican con el amor y el romance, los comienzos de una pareja, la adolescencia... pero vale la pena experimentarla en todas las etapas de la vida sexual y sacarle el jugo a sus ventajas.



El arco
Variante del "Cara a cara", el arco es una posición que, a través de una pequeña variante, modifica las sensaciones al extremo. La mujer permanece acostada boca arriba con las piernas abiertas y flexionadas, apoyando sus brazos detrás de los hombros. Cuando su compañero esté listo para penetrarla, eleva sus caderas y se posa sobre las piernas flexionadas del compañero. El placer que ella recibe se centra en la penetración profunda y en la particularidad de sentir toda la zona vaginal y abdominal envuelta de la piel del hombre. El cansancio que se experimenta al mantener la posición se ve recompensado con la potencia del orgasmo que puede provocar.



Clásica Mujer dominante
Esta postura clásica también se realiza con la mujer en la posición dominante, lo que resulta muy excitante para muchos ya que modifica sustancialmente lo tradicional en la "Cara a cara" que es el hombre sobre la mujer. De esta forma ella puede frotar su clítoris en el vientre de su compañero con más facilidad y según su antojo. Es ideal para las mujeres a las que les cuesta llegar al orgasmo y necesitan una estimulación muy directa del clítoris y los labios vaginales. Además el hombre puede tocar impunemente los glúteos de su compañera, meter sus dedos en el ano de ella y atraerla hacia su cuerpo con fuerza tomándola de las nalgas.



Profundidad
Esta es una posición de penetración total, de allí su nombre. Con las piernas elevadas y abiertas, ella aguarda a que su compañero introduzca el pene en su vagina para calzar sus piernas en los hombros de él, que apoyará sus manos para regular el movimiento. A muchas mujeres puede parecerles complicada, incómoda o dolorosa la visualización de esta postura, pero vale la pena probarla porque ofrece la penetración absoluta y un contacto genital único: los testículos se posan suavemente entre los glúteos y el clítoris se encuentra presionado por la abertura de las piernas. La dificultad para besarse y la distancia de los rostros pueden ser ampliamente excitantes para ambos.



Deleite
Ella se arrima al borde de la cama o de una silla. El se arrodilla para dejar su pene a la misma altura que la vagina de ella, que se abre de piernas para recibir el sexo de su compañero y echar su cuerpo para atrás en una sutil relajación. Al mismo tiempo, el cuerpo de él es envuelto por las piernas de ella mientras se ocupa de marcar el ritmo de la penetración.



El abrazo
La pareja está de pie, desnuda y enfrentada. Ella trepa a su compañero por los hombros y abraza su cuerpo con las piernas. El toma a la mujer de los glúteos y la atrae a su cuerpo para penetrarla. El abrazo total es parte de un sexo pasional y creativo, donde el contacto corporal es muy completo. El ritmo del coito puede ser de dos maneras: de arriba hacia abajo o de atrás para adelante, dependiendo de la intensidad de placer que ambos experimenten con cada opción.



La butaca
Recostado sobre una almohada o almohadón confortable, el hombre se sienta con las piernas flexionadas y un poco abiertas. Esta posición permite la postura que consiste en que ella se siente cómodamente en el espacio que él forma con su cuerpo. Con la ayuda de sus manos, el hombre acomoda a su compañera en su erección, controlando ambos el ritmo y la intensidad de la penetración. Las piernas de ella se apoyan suavemente en los hombros del hombre, quien tiene su cabeza atrapada y envuelta en los muslos de su compañera. El hombre puede tocar el clítoris de ella al tiempo que la sostiene de la cintura con fuerza. La dificultad que reside en acercar los rostros y lo osado de la propuesta, convierten a "La butaca" en una postura diferente y extremadamente sensual.



Sorpresa
Esta postura es ideal para los amantes del sexo más salvaje y primitivo. El hombre, de pie, toma a la mujer por detrás y la penetra tomándola de la cintura. Ella, relaja todo su cuerpo conforme la gravedad hasta apoyar sus manos en el piso. El hombre "sorprende" a la mujer por detrás y marca la cadencia del coito. Para ella, el placer se concentra en el ángulo de abertura de la vagina que, al ser limitado, provoca una sensación de estrechez muy placentera para muchas mujeres. Para él, la sensación más poderosa se expande desde el glande, que entra y sale de la abertura vaginal a su antojo y acaricia el clítoris en las salidas más audaces. Además, el campo visual del hombre abarca el ano, los glúteos y la espalda, zonas altamente erógenas para muchos. La dominación que él ejerce y la relajación total de ella pueden favorecer el jugueteo del hombre con el ano de ella: introducir un dedo durante el coito puede ser enormemente excitante.



La carretilla
Al borde de la cama y con los antebrazos apoyados, la mujer se dispone a ser "levantada" de las piernas por el hombre, quien de pie detrás de ella, la penetra sosteniéndola de los muslos. El estímulo y el placer se concentran en los genitales de ambos, pero es el hombre quien lleva el ritmo atrayendo el cuerpo de ella hacia el suyo. La variedad de movimientos y sensaciones que permite la postura es asombrosa: circulares, ascendentes y descendentes, con las piernas de ella más cerradas o bien abiertas...



El trapecio
El hombre se sienta con las piernas abiertas y su compañera (ya penetrada) arriba de él. Tomándola de las muñecas, ella se va relajando hacia atrás hasta caer por completo: debe estar súper relajada y entregada a la fuerza de su compañero que la atrae a su cuerpo con sus brazos provocando la embestida necesaria para el coito. Es una postura complicada ya que requiere la liviandad de la mujer, bastante equilibrio de ambos y la fuerza y habilidad del hombre. Ideal para cambiar la rutina y probar nuevas emociones...



El tornillo
Nada más recomendable para una mujer con dificultades para llegar al orgasmo que las posturas que presionan el clítoris mientras la vagina es penetrada. En "El tornillo" esto se cumple a rajatabla. Ella se acuesta en el borde de la cama y tiende sus piernas flexionadas a un costado de su cuerpo (cada mujer sabrá cuál cuál de los dos lados le resulta más confortable). Esto permite mantener el clítoris atrapado entre sus mejores aliados para llegar al preciado orgasmo: los labios vaginales. La mujer puede contraer y relajar toda la zona, mientras él la penetra arrodillado frente a ella y tocando sus pechos. Un manjar.



La fusión
Para esta postura, el hombre se sienta echando su cuerpo levemente hacia atrás y apoyando sus manos al costado del cuerpo. Las piernas pueden estirarse o flexionarse según la comodidad que se disponga y la cabeza puede estar relajada. La mujer, asumiendo el rol activo de la ocasión, pasa sus piernas por encima de su compañero y apoya sus brazos atrás del cuerpo. La estimulación previa debe ser intensa, ya que durante la penetración esta postura impide el acercamiento manual y el contacto de las bocas. La mujer marca el ritmo o se pacta un encuentro pene-vagina con un movimiento de ambos hacia el centro. De cualquiera de las dos formas, es esencial que el clítoris aproveche los impactos con el cuerpo de él. La mirada tiene un componente fundamental y la palabra puede ser un increíble arma para gozar la fusión por completo.



La fusión 2
Si el hombre se relaja y apoya todo su cuerpo y la mujer se incorpora levemente, la fusión adquiere una variante donde la penetración es más profunda. El ritmo lo sigue llevando ella y el movimiento que sale con más facilidad es el arriba-abajo que la mujer debe realizar sobre su compañero. Las manos de ella pueden tocar el pecho de él o tomar su pene como si lo masturbara para aumentar el placer de ambos.



La somnolienta
La mujer se tiende de costado y el hombre se ubica en su espalda para penetrarla. Ella estira una pierna hacia atrás y la enrosca en la cintura de él. Ideal para hombres dotados y mujeres flexibles, "la somnolienta" cumple varios anhelos de las mentes fantasiosas: en primer lugar, que ella esté de espaldas a él, y al mismo tiempo acceda a su rostro y cuello. Además, que él tenga cómodo acceso al clítoris y los pechos de su compañera. La apertura de la pierna posterior de ella para recibir al pene y el abrazo de esa misma pierna alrededor del compañero es quizás lo más sexy de esta postura. Anímate!



La hamaca
El hombre está sentado (preferentemente en una superficie dura, no la cama), con las piernas flexionadas y se toma la parte posterior de sus rodillas. De esta manera, recibe a la mujer que se hace penetrar acomodándose en el espacio que queda entre las piernas de él y su tronco. El presiona con las rodillas el cuerpo de su compañera, la atrae hacia el suyo provocando el vaivén de ambos mientras, por ejemplo, le besa los pechos que están a la altura de su rostro. Una sensación única que recuerda el tierno ir y venir de las hamacas de la infancia.



El espejo
Ella se acuesta de espaldas, boca arriba. Levanta sus piernas y deja que él las sostenga arrodillado al final de su cuerpo y apoyando el otro brazo en el piso. El hombre penetra, domina y posee el control. La postura permite variar el sentido de la penetración y la apertura de las piernas. Los rostros no pueden acercarse y las manos poco pueden hacer en esta posición, lo cual genera una ansiedad sumamente excitante: ambos cuerpos corren juntos la carrera para llegar al orgasmo y reflejan en el otro los más variados gestos de placer y lujuria.



El molde
Con las piernas juntas y recogidas (para que presionen bien al pene), la mujer se tiende de costado y relaja su cabeza hacia atrás mientras él la penetra, ya sea por la vagina o por el ano (excelente posición para sexo anal) Los movimientos deben ser suaves y coordinados y la penetración lenta y profunda: ambos cuerpos se amoldan como dos piezas perfectas de un rompecabezas... "El molde" es ideal para mujeres que tienen problemas en alcanzar el orgasmo y/o gustan de causar la fricción del clítoris durante el coito: las piernas juntas logran este efecto tan placentero: aprovéchalo.



La amazona
En este caso, es el hombre quien se relaja y se acuesta boca arriba, con las piernas levemente abiertas y flexionadas hacia su pecho. La erección la espera a ella, que se acomoda en cuclillas amoldándose a la postura adoptada por él. La mujer se "sienta" literalmente en el pene de su compañero. Debe hacerlo lentamente. Sus muslos impulsarán todo el movimiento que necesita esta postura, donde la penetración se da en sentido arriba-abajo. Sólo apta para espíritus arriesgados y mentes abiertas, "La amazona" es la mujer que cabalga a su hombre de la manera más salvaje y primitiva.



La libélula
Ambos tendidos de costado, en un lugar cómodo y flexible, como la cama. Ella de espaldas a él, los cuerpos amoldados... En un alarde de destreza, la mujer pasa su pierna externa flexionada abriendo la puerta al placer: el hombre la penetra haciendo palanca con la pierna de ella, que se apoya en la cadera de él. Los secretos que el hombre puede propiciarle a su compañera por la cercanía de su oreja son el condimento perfecto para alcanzar el máximo de placer. La penetración llega hasta la mitad del camino, por lo que el goce viene de la mano del deseo de que se haga profunda y estalle en el orgasmo más excitante...



El sometido
El hombre se acuesta cómodamente entregando su placer a la voluntad de su compañera. Aprovechar este juego de sometimiento masculino puede ser un estimulante total para ambos: el encuentro puede empezar con caricias y besos de ella a él, que permanece siempre en la misma posición, para terminar en la penetración profunda que permite la posición, donde ella se coloca de espaldas y controla los movimientos ayudándose de los brazos. Muy erótico para el hombre resulta que ella asome su rostro por sobre su hombro. Además, el hombre tiene un fácil acceso al ano y los glúteos de su compañera, quien puede disminuir la velocidad de los movimientos para disfrutar del estímulo anal o de que su pareja toque sus pechos.



El sometido 2
Otra forma de probar esta postura es que la mujer extienda su cuerpo hacia atrás, apoye sus brazos en los de su compañero y extienda sus piernas hacia adelante. De esta manera, el hombre podrá llegar a sus pechos con facilidad y la mujer podrá apoyar sus glúteos en el vientre de su compañero y realizar movimientos circulares. El pene no puede penetrar tanto en la vagina, lo cual puede ser sumamente excitante para ambos.



La catapulta
Elevar las caderas, en el caso de las mujeres, es una valiosa fuente de placer, ya que pone en contacto con el cuerpo del hombre áreas de su cuerpo que, en posiciones más tradicionales, no se tocan. En este caso, el hombre se arrodilla y recibe la vagina de su compañera dejando que ella apoye los glúteos en sus muslos. La mujer puede extender sus piernas en el torso del varón o flexionarlas apoyando las plantas de los pies en su pecho. El hombre tiene fácil llegada al clítoris, por lo que puede estimular la zona con las manos y mirar la vagina en primer plano. El ritmo lo marcan juntos, acorde al deseo de ambos y a la flexibilidad de la mujer.



La doma
El hombre cómodamente sentado recibe a su compañera que se encaja a su cuerpo sentándose también sobre la erección de él. La mujer puede hacerse desear tomando el pene con la mano y posándolo sobre su vagina haciendo movimientos suaves sobre ella, pero sin introducirlo. El hombre puede imponer su voluntad presionando a la mujer hacia su miembro lentamente, mirándola a los ojos. La pasión del abrazo, los juegos de lengua y las espaldas de ambos al alcance de la mano para causar escalofríos en el otro son algunas de sus bondades. La doma puede ser un camino hacia un orgasmo intenso e inolvidable.



La doma 2
La mujer también puede "domar" a su potro colocándose de espaldas a él y marcando el ritmo apoyando sus pies en el piso. El, a su vez, puede tocar sus pechos, besar su cuello y tirar del cabello de su compañera mientras ella se mueve. El ángulo de visión que ofrece esta variante es uno de los más excitantes para el hombre, ya que permite ver en primer plano cada embestida que realiza su compañera.



Variante de La medusa
Si el hombre está dotado de flexibilidad y resistencia, esta posición tiene una variante muy atractiva para los amantes del balanceo durante el coito. En cuclillas, el hombre recibe a la mujer preparado para quedar realmente extasiado: sus movimientos pueden imitar los de una hamaca, yendo de atrás para adelante con los pies bien apoyados en el piso. De otra manera, él puede quedarse inmóvil y dejar que ella se mueva hasta el final.



La posesión
Las piernas se entrelazan en esta postura sensual y placentera, donde la mujer permanece acostada y con las piernas abiertas esperando que su compañero la penetre sentado y tomándola de los hombros para regular el movimiento. El pene entra y sale desviando su movimiento hacia abajo, ya que la altura del vientre de la mujer queda levemente más arriba que la del hombre.



La acrobática
No apta para cuerpos entumecidos, esta posición puede parecer incómoda, pero si la flexibilidad lo permite puede resultar muy excitante. El se acuesta relajado y erecto. Ella se coloca de espaldas a él, se hace penetrar, flexiona sus rodillas y se inclina hacia atrás, lentamente para que el pene no se salga de la vagina. Para activar el movimiento necesario para el coito, ella debe levantar su vientre y relajarlo sobre el de su compañero. El tiene fácil acceso al clítoris y los pechos de su compañera. Ella no puede estar más cargada de ocupaciones, con lo cual no tiene más que relajar el resto del cuerpo hasta acabar más cansada que nunca, lo que hace más excitante el orgasmo. Según el Kama Sutra muchas de estas posiciones están tomadas del hatha yoga, por lo cual pueden resultar difíciles para los no iniciados.



furor salvaje
También conocida como "perrito", esta posición es apasionada y salvaje. Ambos en cuatro patas, concentra una cantidad de ventajas que pocas posturas tienen: la comodidad del hombre para tocar el clítoris o el ano de su compañera, la variedad de movimientos que permite, la posibilidad de que la mujer tome con una mano los testículos del hombre y la facilidad para intercalar sexo anal y vaginal. Además, la posición permite al pene "atraparse" entre los glúteos, lo cual suele ser muy excitante para el hombre. En pocas palabras, el encuentro sexual que incluye esta postura suele ser salvaje y hacer furor entre sus protagonistas. Dice el Kama-Sutra: "En el ardor de la cópula, una pareja de amantes enceguece de pasión y prosigue con gran impetuosidad, sin prestar la menor atención a los excesos".



El molino
Boca arriba, la mujer se tiende con las piernas abiertas a recibir a su compañero que, en esta posición, la penetra de frente a las piernas de ella. La diferencia de sensaciones es notable en este tipo de penetración: el clítoris y los labios vaginales están en pleno contacto con la pelvis y los alrededores del pene del compañero y la penetración más accesible es a través de movimientos circulares. El hecho de no poder verse cara a cara le da un encanto especial a la postura. La novedad de las caricias sorprende gratamente: la mujer puede acariciar las nalgas de su compañero, clavar suavemente sus uñas en la parte posterior a las rodillas, asir los testículos de su compañero. El hombre; chupar los pies de ella, morder sus dedos, acercar su mano a los genitales de ambos que se están fundiendo y tomar su pene para penetrarla mejor.

viernes, diciembre 23, 2005

La Masturbacion Femenina....maneras....


Los siguientes son métodos de masturbación que las mujeres informaron usar en el libro The Hite Report de Shere Hite. Los datos fueron recogidos entre 1972 y 1976. Mientras que los métodos probablemente no hayan cambiado, el número de mujeres que utilizan una técnica en particular pueden haberlo hecho, porque la actitud de las mujeres hacia sí mismas y hacia sus cuerpos han cambiado en el tiempo. Además, las mujeres tienen hoy un acceso mucho más fácil a ayudas sexuales como vibradores y dildos que el que tenían hace veinte años. Los métodos descriptos pueden ayudar a conducir a las mujeres en el proceso de aprender a masturbarse, y a aquellas mujeres que buscan explorar nuevas maneras de alcanzar el orgasmo durante el sexo en solitario. También puede ayudar a las mujeres que sienten que son las únicas que se masturban de una manera poco usual, o al menos de las que se habla poco, para que se sientan "normales." En todo caso vemos la extrema diversidad de las técnicas.

Tipo 1A, Estimulación Clitoridiana Indirecta:
"Para mí es importante estar excitada mentalmente o fantasear para masturbarme. Para mí también es importante estar sola. Uso las yemas de los dedos para la estimulación real, pero es mejor comenzar con golpecitos o frotando ligeramente sobre el área general. Al aumentar la excitación comienzo a estimularme sobre el clítoris y finalmente alcanzo el clímax con un movimiento rápido corcoveante sobre el capuchón clitoridiano. Usualmente mis piernas están separadas, y de vez en cuando también estimulo mis pezones con la otra mano."
"Si estoy apurada (presionada por el tiempo,) uso el vibrador sobre la base del clítoris, con las piernas abiertas. Pero usualmente uso mis dedos frotando alrededor de la base de mi clítoris, y cuando estoy cerca del orgasmo, muevo mis dedos de manera circular encima de mi clítoris. Mis piernas siempre están separadas, y alterno las manos porque una se cansa. Mi otra mano acaricia mis senos o simplemente descansa. Y muevo mucho mi cuerpo cuando tengo el orgasmo."
"¡Wow! ¡Qué pregunta! Usualmente me acuesto de espaldas, mis piernas separadas. Casi siempre dejo puesta mi ropa interior, porque me molesta frotar el clítoris directamente. Uso una mano, dos dedos juntos, frotando hacia arriba y hacia abajo con toques cortos justo encima de mi clítoris. Cuando estoy cerca del clímax, mis piernas tienden a abrirse y mi pelvis se levanta más. No me muevo mucho, pero a veces durante el clímax ruedo de un lado a otro."
"Uso mis manos y mi imaginación, y es probable que haya probado todas las posiciones y movimientos imaginables - la estimulación básica permanece siendo la misma. Uso mi dedo para estimular el clítoris, a veces insertando otro dedo en mi vagina al mismo tiempo. Cuando me masturbo toco solamente mi área genital, porque no me estimula tocarme el cuerpo en general, como sí lo hace mi pareja si me toca toda."
"Estimulo mi clítoris en ambos lados con mis piernas abiertas, y no muevo ninguna otra parte de mi cuerpo. Es como si me permitiera masturbación muy eficiente sin culpa porque cualquier otra cosa (tocarme toda, etc.) sería enfermizo."
"Cuando me masturbo pienso cosas estimulantes localmente, luego un breve toque de mis dedos y se acabó. ¡Ja! Furtivo, ¿no?!"
"Uso un simple vibrador a pilas. Usualmente lo aplico al lado derecho de mi clítoris, usando un ligero movimiento circular. Comienzo con mis piernas abiertas, pero usualmente se cierran involuntariamente. Pienso que lo que pasa en mi mente (con quien fantaseo) es realmente más importante que los aspectos mecánicos."

Tipo 1A, Estimulación Clitoridiana Directa:
"Uso mi dedo medio, humedecido, para estimular y frotar encima y alrededor de mi clítoris. Mi otra mano tira los labios hacia atrás, manteniendo una débil tensión sobre el área del clítoris. Alterno este frotamiento rápido del clítoris frotando más lentamente la entrada de la vagina. (Realmente, 'frotar' es difícilmente la palabra correcta, porque es un toque muy ligero hasta justo antes del orgasmo, para cuando estoy muy mojada.) Mis piernas están muy abiertas, mis rodillas levantadas - no muevo mucho el torso hasta el orgasmo, cuando hay fuertes espasmos en mi torso y pelvis."
"Me masturbo solamente con una mano - principalmente alrededor de la cabeza de mi clítoris, luego voy cambiando gradualmente sobre la cabeza - siempre frotando con un movimiento hacia adelante y hacia atrás. Mi otra mano ayuda a sostener la piel para ganar un contacto firme. Tengo mis piernas juntas y separadas alternativamente."
"Me acuesto de espaldas con mis piernas muy juntas. Uso mi mano izquierda para tirar la parte de arriba de mis genitales entonces puedo usar mi mano derecha para tocar mi clítoris. Uso un movimiento circular comenzando lentamente con una ligera presión, y luego aumento la presión hasta que empiezo a acabar. Luego me voy deteniendo de acuerdo a la sensación que deseo hasta completar el orgasmo. Si deseo acabar de nuevo comienzo otra vez."
"Me masturbo con un cepillo de dientes eléctrico. Pongo una toalla húmeda sobre el cepillo y lubrico mi clítoris con loción. Me acuesto de espaldas con mis piernas abiertas. Con mi mano izquierda, abro los labios para exponer el clítoris, sostengo el vibrador con mi mano derecha y presiono suavemente sobre mi clítoris. A veces lo muevo hacia arriba y hacia abajo, a veces lo dejo en un punto, dependiendo de lo que se siente bien. Pero realmente nunca me excito hasta que comienzo a fantasear. No muevo mis caderas. Toda la acción es con la mano/vibrador y mi clítoris."
"Uso solamente mis dedos. Mi mano izquierda sostiene abiertos los labios mayores de mi vagina (vulva,) y mi dedo índice y el segundo dedo derechos frotan el lado derecho de mi clítoris. A veces froto hacia arriba y hacia abajo, pero usualmente froto con lentos movimientos circulares. Mis piernas están cerradas, estiradas y derechas. A veces hago esto acostada sobre mi vientre, pero no usualmente. Es mucho más difícil - usualmente hago eso después que me he masturbado algunas veces y todavía estoy frustrada. No me muevo mucho, en contraste de cuando tengo un orgasmo con una pareja, y también hago mucho menos ruido."

Tipo 1A1, Estimulación del Clítoris y Penetración Vaginal Ocasional:
"Usualmente me masturbo estimulando suavemente la región del clítoris, no directamente éste, sino sobre la piel arriba y a su alrededor; después ubico los dedos alrededor del clítoris y los muevo hacia atrás y hacia adelante rítmicamente y con un poco de presión. Así, para lograr el orgasmo, la presión es un factor, el movimiento rítmico otro, y proteger al clítoris de la estimulación directa es otro. Esto último es llevado a cabo usando la piel de alrededor para estimular el clítoris. Finalmente, tensionando mi ano y concentrándome en tener un orgasmo lo consigue. A veces hinco mi dedo en mi vagina porque esto parece estabilizar el clítoris y es un poco excitante. Mis piernas están abiertas. No me muevo mucho."
"Usualmente comienzo frotando mi clítoris en uno de sus costados, con mi dedo. A veces uso un espejo y observo - antes me paraba frente a un espejo grande. Luego, usualmente porque mi dedo realmente no me enciende mucho, saco el vibrador. A veces leo pornografía, a veces fantaseo. A veces saco el aceite para niños y froto mis pechos y mi vientre. Muevo el vibrador hacia arriba y hacia abajo a lo largo de la hendidura entre mis piernas. Usualmente una pierna está con la rodilla levantada, la otra abierta, sobre la cama. Muevo la parte inferior de mi cuerpo hasta encontrar el movimiento hacia abajo del vibrador. A veces, chupo mis dedos y humedezco mi seno, y sólo lo toqueteo, lo sacudo. A veces es poner y sacar el vibrador de mi vagina, como atornillando."
"Mi primera masturbación fue con agua de la tina, y más tarde con mi mano, que es como todavía lo hago. Uso el dedo medio de mi mano derecha en vigorosos movimientos hacia arriba y hacia abajo, lo cual me acelera todavía más hacia el clímax. A veces pongo un dedo profundamente en mi vagina con mi pulgar manteniendo contacto con el clítoris. Recientemente, desde que leí literatura, he probado contraer mis músculos vaginales, y esto parece mejorar el acto. A veces empujo todo mi cuerpo hacia arriba, moviéndome con mis pies debajo de mi parte trasera, terminando con mi pecho y torso y área sexual empujando hacia arriba de cara al cielo. Mi mayor liberación es con mis piernas empujando hacia afuera para dar la sensación de la apertura más grande posible. Una vez probé un pepino, y también un vibrador, pero eso me dio la sensación de estar un poco fuera de mí - no era yo, es eso."

Tipo 1A2, Estimulación del Clítoris y Penetración Vaginal Siempre:
"Pongo un dedo sobre mi clítoris y con el otro muevo una botella adentro y afuera de mi vagina (una botella plástica.) Al comienzo tengo abiertas mis piernas hasta que llego al orgasmo, y entonces las pongo juntas. Primero froto mi clítoris y luego inserto la botella. Cuando acabo cierro mis piernas con la botella dentro de mí tanto como pueda entrar."
"Primero uso mis dedos para penetrar mi vagina, para agrandar la sensación en toda el área, pero después para tener el orgasmo primero ligeramente y luego más firmemente froto mi clítoris con movimientos circulares o hacia arriba y hacia abajo. Con mi otra mano (mano izquierda,) generalmente estoy dando vuelta las páginas del libro pornográfico que estoy leyendo. Sí, es complicado. Tengo las piernas abiertas."
"Primero fantaseo hasta que me lubrico. A menudo me fastidio y contengo mi toque hasta que estoy muy excitada. A veces froto todo mi cuerpo sobre la cama, estando acostada sobre mi vientre, y de vez en cuando acabo de esa manera, pero usualmente estoy de espaldas. Primero acaricio los labios mayores, luego alrededor del clítoris, usando un movimiento circular, luego inserto un dedo en mi vagina, mientras estoy acostada de espaldas o de lado, y me muevo con él. Puedo acabar muy rápidamente si mis piernas están juntas, pero hay un mejor orgasmo cuando mis piernas están abiertas y trabajo más duro para él."
"Comienzo con estimulación manual de mi clítoris. Luego estimulación simultánea del clítoris y la vagina. A veces uso el dedo/dedos (índice y mayor o solamente el mayor)de la otra mano para estimulación vaginal. A veces uso un objeto - usualmente el mango de mi cepillo para el pelo, que es agradablemente redondeado y suave (ningún dildo puntudo para mí, gracias) para estimulación vaginal. No deseo mencionar que uso otra cosa más que mi mano. Entre todas mis amigas parece haber un tácito tabú contra todas las cosas 'poco naturales.' No tengo objetos fetiche. No voy a lastimarme. Sólo es más fácil - es difícil alcanzar dentro de la propia vagina. Mi muñeca se cansa, especialmente si tardo en acabar. También supongo que encuentro que necesitar estimulación vaginal está pasado de moda y también soy un poco sensible por eso."

Tipo 1A3, Estimulación del Clítoris con Penetración Vaginal en el Orgasmo:
"Cuando era niña, me masturbaba sosteniendo ambas manos entre mis piernas muy juntas y balanceando muy suavemente todo mi cuerpo. Ahora usualmente uso mis dedos para frotar toda el área genital con un movimiento circular. Luego usualmente pongo uno o dos dedos adentro de mi vagina antes del orgasmo para sentir las contracciones."
"Justo después del clímax suelo poner algunos dedos dentro de la entrada de mi vagina para sentir las contracciones - no sólo para ver si ocurren, sexualmente es muy satisfactorio."

Tipo 1A4, La Palma Sobre el Clítoris, los Dedos Dentro de la Vagina:
"Sostengo la palma de mi mano sobre el área del clítoris, y los dedos insertados en mi vagina aproximadamente una pulgada (2,5cm) más o menos, y sólo masajeo suavemente."
"Comienzo acariciando la abertura vaginal, luego inserto dos dedos en mi vagina y estimulo mi clítoris con la palma de mi mano con palmaditas muy rápidas. Mis piernas están juntas."
"Uso una mano y agarro el monte, froto por encima mi mano hasta sentir una sensación caliente, entonces abro mis labios con un dedo, y lo hago humedecerse moviéndolo arriba y abajo, entonces inserto un dedo en mi vagina y lo muevo arriba y abajo muy rápido mientras la palma frota el monte. Mis piernas están bien abiertas."
"Acaricio mis pezones para comenzar, y miro pornografía. Luego masajeo suavemente mi monte hasta estar totalmente excitada, entonces inserto mis dedos en la vagina y al mismo tiempo froto mi clítoris con mi palma. A veces chupo un pene de goma."

Tipo 1A, Estimulación Clitoridiana y Penetración Anal:
"Después de tener ciertos pensamientos sexy se siente como que aumenta mi presión sanguínea, los latidos de mi corazón se hacen instantáneamente más rápidos y fuertes. Mi clítoris cosquillea y en pocos segundos mi vagina se pone resbalosa. Froto mi clítoris con mi dedo índice izquierdo. Penetro mi vagina y/o recto con el dedo índice y/o medio de mi mano derecha y los muevo adentro y afuera a la velocidad que desee. Mis genitales alcanzan dos o tres niveles de intensidad de cosquillas - cada etapa más que la anterior. Froto mi clítoris con un movimiento hacia atrás y adelante. A veces uso artefactos caseros que tengan la forma de un pene, para la penetración."
"Me masturbo en un cuarto oscurecido. A veces leo literatura erótica, especialmente orientada hacia lo anal. Me estimulo con dedos lubricados o un aplicador vaginal de foam o una ducha o la punta de una enema. Usualmente hago movimientos circulares sobre mi área pubiana con una mano y toco mi ano con la otra mano, a veces insertando mi dedo u otro objeto en mi recto. No interesa si mis piernas están juntas o separadas. Me muevo muy poco."
"A veces uso mis dedos sobre mi clítoris con uno adentro de mi vagina, y uno sobre el área anal o justo sobre el clítoris. Usualmente uso dos tamaños de vibradores - uno pequeño para mi ano y uno grande para mi vagina. Una mano la uso para el clítoris, la otra sostiene a los dos vibradores en su lugar. Las piernas usualmente están separadas. Movimientos Circulares."

Tipo 1B, Estimulación Clitoridiana y Vulvar:
"Pon esto. Uso el costado de mi depiladora eléctrica femenina para masturbarme. Me froto hacia arriba, hacia abajo y hacia los costados y usualmente uso la otra mano para estimular entretanto el borde de mi vagina."
"Uso principalmente mis dedos. Comienzo por acariciar suavemente mi cuerpo y senos, y órganos genitales. A veces uso dos manos sobre mis genitales, pero no siempre. Trato de esperar hasta sentirme mojada antes de tocarme, porque si no estoy mojada usualmente tengo dificultades en lograr el orgasmo. Así que froto y estimulo mis órganos genitales, suavemente, y levanto mis piernas (completamente separadas) y entonces froto un poco más vigorosamente - lo cual me conduce al orgasmo u orgasmos. Parece necesario elevar mis piernas o no acabo. Frecuentemente me pregunto si otras mujeres son iguales."

Tipo 2A, Estimulación Clitoridiana Acostada Sobre el Vientre:
"Uso mi dedo índice. Me tiendo sobre mi vientre y abrazo una almohada con mi otra mano. Uso un movimiento circular y arriba-abajo sobre mi clítoris y usualmente mantengo mis piernas un poco separadas, pero al llegar cerca del orgasmo, las pongo muy juntas. A veces me muevo mucho y otras veces sólo un poco."
"Me masturbo principalmente sobre mi vientre y uso mi mano derecha para estimular mi clítoris con un fuerte movimiento arriba-abajo, usando mis dedos medio, índice y anular. Mi mano izquierda acaricia mis senos. Me muevo mucho en movimientos circulares y arriba y abajo. Hago mucho mmmmm y digo 'fuck'. Mantengo mis piernas abiertas al comienzo y al sentirme llegar a un orgasmo cierro mis piernas y levanto mi cuerpo del piso, cama, lo que sea. A veces me masturbo parada y uso el mismo movimiento y sólo me muevo un poco. Ocasionalmente me masturbo acostada sobre mi espalda y encuentro difícil llegar al orgasmo de esa manera."
"Cuando me masturbo, me acuesto sobre mi vientre con mis piernas ligeramente separadas, usando ambas manos, los nudillos de la mano derecha le dan presión directa al monte, con la mano izquierda agrego más presión a la mano derecha. El movimiento moderadamente rápido atrás-adelante provee la fricción clitoridiana que necesito."
"Secuencia: Pongo una toalla sobre la cama, pongo el vibrador sobre la toalla con el pulsador apuntado (el pulsador tiene una punta de goma de alrededor de 1 pulgada -2,5 cm- de diámetro). Usualmente humedezco el pulsador antes de comenzar. Entonces me acuesto completamente inmóvil sobre mi vientre con mis brazos y piernas haciendo una amplia V, con el pulsador trabajando en el área del monte. No uso mis manos hasta que se aproxima el orgasmo, entonces muevo el vibrador ligeramente con la mano izquierda para que esté exactamente en el lugar correcto. Justo antes del orgasmo, mis manos y cuello se ponen rígidos y mis manos se levantan hacia arriba un poquito antes que mueva la izquierda para manipular el vibrador en el momento crítico."
"Me masturbo sobre mi vientre con mi mano derecha entre mis piernas y masajeo suave y circularmente mi clítoris. Raramente toco mis pechos o el resto de mi cuerpo porque he encontrado que físicamente me hace muy poco."

Tipo 2A1, Acostada Sobre el Vientre con Penetración Vaginal Ocasional:
"Me masturbo sobre mi vientre con las piernas juntas, presionando con los dedos de ambas manos sobre mi clítoris (dedos índice y medio), uno encima del otro. A veces acaricio mis pechos o cachetes del trasero con una mano, o inserto mis dedos en mi vagina, pero no usualmente. Me muevo mucho menos que en el coito."
"Estoy tendida sobre mi vientre con una almohada entre mis piernas, ya sea frotando contra la almohada o también usando mis dedos. Mi cuerpo está duro y rígido al frotar mi clítoris con un movimiento circular. Mi otra mano está en mi pezón, apretándolo, y a veces tengo un vibrador en mi vagina o en mi trasero. Las piernas varían."

Tipo 2A2, Acostada Sobre el Vientre con Penetración Vaginal:
"Me tiendo sobre el vientre con mis piernas tan abiertas como sea posible y pongo alrededor de tres almohadas debajo de mí para arquear más mi espalda. Masajeo mi cuerpo en la región genital e inserto el dedo medio de una mano sobre mi vagina y oprimo mi otra mano fuerte contra él, en la región de mi clítoris. De esta manera puedo estimular fuertemente ambos, mi clítoris y mi cérvix (el cual es a menudo sensible pero no tanto como el clítoris). Mi respiración se vuelve corta y jadeante y mi cuerpo comienza a moverse y a contraerse violentamente, al bajar mi cuerpo sobre el dedo y la mano detrás. He probado usar dos o tres dedos, pero esto tenía el inconveniente que no se pueden extender tanto como un dedo solo."
"Uso mis manos comenzando con un masaje general de mí misma para calentar mis manos y mi cuerpo. Luego voy a mi entrepierna y aplico presión lentamente con las puntas de los cuatro dedos, entonces me doy vuelta sobre mi vientre. Comienzo a aplicar movimientos circulares con dos dedos sobre mi clítoris y ocasionalmente un movimiento hacia arriba y hacia abajo con mi clítoris entre mis dedos. Con mi mano derecha compruebo que mi vagina esté húmeda, y fantaseo. Continúo estimulando mi clítoris con la mano izquierda y en ese momento inserto dos dedos en mi vagina. Adoro los pliegues y grietas. Es sorprendente sentir el interior de una misma. A veces también estimulo la abertura de la uretra, pero eso puede ser doloroso. Mis piernas usualmente están cerradas, pero algunas veces abiertas. Si para entonces no he llegado al orgasmo, entonces doblo todos los músculos de mis piernas y trasero, y a veces comienzo a mover todo mi cuerpo hacia arriba y hacia abajo, o tal vez sólo mueva mis manos. A menudo disfruto tener a mi trasero afuera de las frazadas - el aire fresco lo estimula o quizá sea un deseo de exponerlo, no puedo decirlo realmente. De todos modos, acostarme sobre el vientre mejora realmente mi habilidad para insertar mis dedos profundamente en mi vagina."

Tipo 2B, Estimulación Clitoridiana/Vulvar Acostada Sobre el Vientre:
"Sobre mi vientre con ambas manos (una sobre la otra) ahuecándolas sobre mi área genital externa, con los labios de la vulva cerrados. Aprieto suavemente el área con un dedo, oprimiendo contra la curva posterior de los labios y la palma de mi mano apretando contra el frente y el hueso púbico. Las piernas permanecen cerradas. He estado haciendo esto todos los días desde que tuve cuatro o cinco años. Cuando mi pareja se me asocia él simplemente se recuesta sobre mi espalda y me ayuda a apretar."
"Uso la parte trasera plástica, no la parte acolchada, de un pequeño vibrador. Prefiero esto porque muy raras veces tengo largos períodos de tiempo sola para usar métodos manuales, a los que encuentro demasiado lentos, nada interesantes y por demás cansadores. De alguna manera sostengo el vibrador más o menos estable debajo de mí al estar boca abajo, y muevo mi cuerpo encima y alrededor de él. Lo uso exclusivamente contra mi clítoris y labios vaginales. Me gustan las piernas juntas. De esa manera, con mis tobillos cruzados, puedo usar mis piernas para controlar la cantidad de contacto con el vibrador. A veces me muevo mucho, a veces muy poco. Cuanto más me excito, más me muevo."
"Me acuesto sobre mi vientre con una almohada entre mis piernas comenzando en mi cintura y algo abultada en el medio. Mis manos están debajo de la almohada justo debajo de la región clitoridiana, y monto la almohada rítmicamente. Entonces pongo el vibrador justo sobre mi clítoris, y mientras permanece apagado, froto contra él algunos momentos, hasta que estoy tan glotona que tengo que encenderlo, al tiempo que mi mano izquierda lo detiene o juega con mi clítoris o mi área vaginal. De todos modos su mera presencia es erótica. Es importante que mi mano derecha evite que vibre demasiado (el motivo de la almohada). A veces el vibrador apunta hacia la izquierda, a veces hacia el ano. Mis piernas están muy juntas, y fantaseo. A veces doy golpecitos al vibrador de una manera especial."

Tipo 2B1, Estimulación Clitoridiana/Vulvar Acostada Sobre el Vientre con Penetración:
"Coloco el vibrador sobre mi clítoris y labios menores y entrada vaginal, más a veces una vela en mi vagina. Con las piernas juntas es más fácil, especialmente con los tobillos cruzados (aumenta la tensión muscular y satisface un deseo reflejo de presionar mis rodillas.) Solía tocarme los pechos y el vientre, pero me pareció redundante. Y movía mis manos más que yo, ahora yo me muevo más."

Tipo 3, Empujando una Almohada u otro Objeto Suave:
"Cuando me masturbo, usualmente estoy acostada boca abajo sobre la cama, con alguna manta o cubrecama doblada, así que hay un bulto que froto hacia atrás y adelante."
"Me acuesto sobre el vientre con algo sostenido firmemente entre mis muslos y presionando contra toda el área del monte, entonces me muevo suavemente hasta el orgasmo."
"Sí, disfruto de la masturbación. Me he masturbado desde la infancia y no veo la razón para dejar de hacerlo alguna vez. Sin embargo, prefiero el sexo en pareja porque me gusta la compañía. Siempre tengo orgasmo y usualmente varios de ellos, dependiendo de cómo estoy de ánimo. Me masturbo como no he escuchado a nadie más. Hago un bulto con la ropa de cama del tamaño aproximado de un puño (usaba la cabeza de mi pobre osito de peluche, pero desde que me hice demasiado grande para dormir con un osito, un rollo de sábanas es suficiente) y entonces me acuesto sobre mi vientre encima de él para que ejerza presión sobre mi clítoris. Entonces muevo mis caderas en un movimiento circular hasta que llego al clímax - muy simple. Funciona con las piernas abiertas o cerradas - de cualquier manera, aunque cuando estoy en un estado particularmente frenético, con las piernas juntas a veces se siente mejor. Usualmente termino con mi peso sobre mis rodillas y codos, de manera que no puedo hacer demasiado con mis manos."
"Cruzo las piernas, empujo mi pelvis contra un objeto suave (una almohada es lo mejor) y fantaseo. Este es el método probado y verdadero. Disfruto tocándome, pero no es tan bueno como esto. Realmente me muevo muy poco; solamente cuando estoy lista para el orgasmo entro a una acción real."
"Masturbación: usualmente 'monto' una almohada o una robe enrollada o incluso una bolsa de lavandería - la monto como a un caballo, presionando y levantándome repetidamente - presionando más y más fuerte. Vestida o desvestida."

Tipo 3, Empujando una Almohada u otro Objeto Suave con Penetración Vaginal:
"Acostada sobre mi vientre con algo pequeño (como un Tampax) en mi vagina y una almohada sujetada con fuerza entre mis piernas, me muevo lentamente hacia arriba y hacia abajo, luego más rápida e intensamente. La secuencia es como ésta - inserto el objeto, me vuelvo sobre la almohada, luego me muevo rítmicamente hasta el orgasmo."

Tipo 3, Empujando Contra un Objeto Mientras se Está Suspendida:
"Me pongo sobre una silla con un costado protuberante pero bajo y froto al principio contra él, luego me levanto para estar sobre él, y empujo hacia abajo. Este método permite mucha libertad de movimientos para mi cuerpo, que es lo que quiero. Lo aprendí de niña mientras jugaba sobre una silla que tenía mamá."
"Me subo lentamente contra el lavabo del baño, y oprimo mi monte contra él muy fuerte. El lavabo es estimulante porque está frío. A veces giro mis piernas para oprimir más, y a veces las 'golpeo' para hacer vibrar la vulva."
"Usualmente me suspendo contra alguna pieza de un mueble y me froto contra él en un movimiento lento, circular, hacia arriba y hacia abajo. Nunca escuché antes de hacerlo así, y no sé de dónde lo saqué, pero a una edad temprana me dio un rápido orgasmo, o varios. Es una buena manera, sólo que te deja callos en las palmas de tus manos."

Tipo 4, Cruzando las Piernas y Apretando los Muslos y los Músculos Pélvicos:
"Me acuesto de espaldas, con las piernas juntas, y me muevo un poco hasta justo antes de acabar; entonces estoy muy rígida, oprimiendo el interior de mi vagina, moviéndome lentamente. Pero es la estimulación clitoridiana y apretar adentro lo que me hace acabar. Aprieto toda el área pélvica de esa manera y los cachetes de mi trasero están fuertemente apretados."
"Me masturbo frotando mis muslos entre sí, usualmente acostada, pero puedo hacerlo sentada (en una oficina, en un ómnibus, etc.) Los froto rítmicamente, poniendo una sutil presión sobre el clítoris. La tensión se acumula gradualmente hasta un orgasmo."
"Me acuesto sobre la cama, junto mis tobillos, rítmicamente aprieto mis muslos, fantaseo y a veces toco mis pezones si tengo dificultad en alcanzar el orgasmo apretando los muslos únicamente."
"Cruzo mis piernas dos veces - es decir, las cruzo y meto un tobillo alrededor de la otra pierna, lo cual crea una presión sobre el área clitoridiana. Nunca uso mis manos o me toco - no tengo que hacerlo. Aprieto mis piernas hasta lograr el orgasmo, moviéndome sólo ligeramente. Tengo orgasmos muy fáciles."
"Me acuesto (principalmente cuando me baño) y cruzo mis piernas; acaricio mis pechos y me balanceo ligeramente hacia arriba y hacia abajo al afianzarse la estimulación. Mantengo apretados mis pechos y entonces tengo un orgasmo."

Tipo 4, Con Almohada, Toalla, u Otro Objeto Mantenido Entre Sus Piernas:
"Inicialmente, me estimulo ya sea con cosas externas, o me cuento a mí misma historias o fantaseo, luego me acuesto y coloco mi brazo derecho a través de mi entrepierna con mi muñeca o antebrazo sobre mis labios y clítoris (puedo estar vestida o desnuda) y mi mano sobre mi tobillo o pantorrilla, y mis muslos sobre mi brazo. Mi mano izquierda puede sostenerme (si me acuesto de costado), o si no juego con mis pezones. Balanceo mis caderas o pelvis para friccionarme. Ocasionalmente uso mis dedos o mano para mis labios, sobre mi clítoris, o arriba de mi vagina (vulva.)"
"Doblo una cobija o sábana, ubico parte de ella entre mis piernas, que están estrechamente presionadas, y entonces froto la sábana dentro y sobre mi vulva, especialmente mi clítoris, sin usar las manos, sólo movimientos de cadera y piernas. Empiezo a fantasear una situación y acabo en minutos."
"Mis piernas están cruzadas al oprimir fuertemente algún objeto que toca mi clítoris y la entrada a mi vagina - como cualquier objeto ligeramente alargado. Usualmente lo mantengo por fuera de mi ropa interior. Raramente uso mis manos, sólo presiono la parte más elevada de mis muslos contra los labios. Mi masturbación es básicamente la ubicación de objetos y el balanceo de mi zona pélvica, con presión sobre la parte superior de mis muslos contra los labios."
"Cuando me masturbo, usualmente oprimo mucho mis piernas (o las cruzo una alrededor de la otra) y uso una toalla, deslizándola contra mi clítoris rítmicamente hasta que llego."
"Uso una almohada o algún otro objeto que sea firme pero suave. La sostengo entre mis piernas y la froto hacia arriba y hacia abajo o la aprieto con mis muslos. Puedo obtener algo de estimulación frotando mis dedos directamente sobre mis genitales, pero no puedo tocar mi clítoris, al ser demasiado sensible. En realidad, estoy mejor usando ropa interior, así no llego a ser estimulada tan directamente. Mis piernas tienen que estar abrazadas a la almohada, no pueden estar separadas. Me muevo mucho pero no necesito demasiado, entonces lo prefiero fuera de las frazadas, con mi trasero y pies, especialmente, expuestos."

Tipo 5, Masaje de Agua:
"Me masturbo con agua de la ducha únicamente. La apunto a mi clítoris, con las piernas abiertas. A veces engancho una manguera y me siento en el borde de la bañera, y uso una corriente de agua estable y agradable. O me acuesto en la bañera, y dejo el agua de la ducha golpear mi clítoris si es suficientemente fuerte."
"Me acuesto en la bañera con un chorro de agua abundante sobre mi vagina, monte y clítoris. A mayor presión y temperatura del agua, más rápido tengo el orgasmo."
"Saco el cabezal de mi ducha para dejar salir un chorro estable. Abro los labios de la vagina exponiendo mi clítoris. El agua puede estar ligeramente caliente para mayor estimulación, y las caderas pueden moverse ligeramente para atormentarme y prolongar el placer. Usualmente lo hago de pie. Estando acostada es más bello, pero te mojas tu cabello y tu cara. Este orgasmo supera a todos para mí, y puede ser múltiple."
"Me masturbo con agua, preferentemente un chorro de media pulgada curvo, así mi trasero no obstruye el drenaje. Mis pies están afirmados en la pared, separados alrededor de dos pies (unos 60 cm.), y yo estoy yaciendo sobre mi espalda."
"Ocasionalmente llego al orgasmo en la bañera. Primero me excito con los dedos, entonces dejo correr el agua y tomo una posición acrobática en la que mi vagina queda directamente bajo el grifo. Comienzo con el agua caliente o fría y con baja presión sobre mi clítoris. Cuando me he excitado hago correr el agua más fuerte y me elevo más cerca del agua y la dejo golpear en mi vagina y entonces acabo y es la sensación más fantástica."

Tipo 6, Inserción Vaginal Sola:
"Usualmente me masturbo con el dedo y toco mis pechos con la otra mano, pero no siempre. A veces, cuando estoy tendida al sol en traje de baño y comienzo a sentirme sexy, termino yendo adentro a masturbarme (cuando estoy sola en la casa). Usualmente uso un movimiento hacia atrás y adelante en mi vagina, o sólo mantengo mis dedos allí un momento. Mis piernas están muy abiertas con mis rodillas levantadas, cerca de mí. A veces me muevo mucho, dependiendo de la intensidad de mis sensaciones del momento."

Informacion extraida de The-Clitoris.com

Masturbación Masculina


MASTURBACIÓN MASCULINA

Cuando un varón llega a la adolescencia empieza a atravesar importantes cambios en sus emociones. La conciencia sexual se acentúa e intenta liberar la tensión erótica mediante la masturbación, esto se acentua cuando no tiene pareja. Muchos hombres continúan masturbandose durante toda su vida, incluso cuando mantienen relaciones con otra persona. Según diversos estudios, un 94% de hombres se han masturbado alguna vez hasta llegar al orgasmo. Mediante la experiencia personal se aprenden las técnicas y ritmos que dan mejor resultado. De esta forma el hombre conoce sus respuestas y se puede anticipar al orgasmo. El uso de lubricantes reduce la fricción y puede hacer que aumente el placer.

El método clásico

En general, el hombre se masturba sujetando con una mano el cuerpo de la verga e imprimiendo un movimiento rítmico de vaivén, al mismo tiempo que acaricia el tallo de arriba a abajo. La mayoría estimula también el glande y el frenillo (bajo el glande, en la parte inferior). Algunos consiguen llegar al orgasmo frotando el glande cada vez más rápido. Para otros, con una sensibilidad extrema, esta maniobra puede ser dolorosa. El nivel de presión, la rapidez y la amplitud del movimiento varian de un individuo a otro.

Lo más importante es el ritmo: la regularidad crea la tensión sexual. También puede acariciar, masajear o sujetar los testículos al mismo tiempo, o frotar el periné (zona situada entre los testículos y el ano). Presionar la base del tallo aumenta la sensibilidad y facilita la erección. Para cambiar, acaricie suavemente con los dedos el pene y los testículos hasta tener una erección, luego utilice 2 o 3 dedos y el pulgar, en lugar de utilizar toda la mano, para efectuar el movimiento de vaivén.

Un poco más difícil: intente mantener un dedo en el frenillo, deslizando los otros dedos y el pulgar por encima del pene, en un movimiento corto. Para estimular zonas diferentes, basta con efectuar el movimiento girando la muñeca y la palma del otro lado del pene.

El orgasmo.

Se suele tardar entre 2 y 5 minutos en alcanzarlo. Aunque depende del estrés, el cansancio y la excitación. La mayoría acarician el pene (o frotan el glande) cada vez más rápido cuando sienten que va a llegar el orgasmo. Otros sujetan sus testículos o la base del tallo mientras están eyaculando. Si desea retardar la eyaculación, debe ir más despacio o detener el movimiento, y luego volver a empezar. La sensación de placer durará más y el orgasmo será, sin duda, más intenso (aunque, al contrario, puede resultar menos fuerte si lo ha retardado durante demasiado tiempo). Cuando el hombre llega al orgasmo, ralentiza o detiene la estimulación. En ese momento, el pene y, sobre todo, el glade son extremadamente sensibles.

Para aumentar la excitación y el placer.

Puede masturbarse en la cama, en el sofá, etc., pero también de pie o delante de un espejo: eso no quiere decir que sea narcisista y, en cambio, puede contribuir a aumentar la excitación. Los "auxiliares", revistas y películas porno, no son precisamente muy "eróticas". Las fantasías sexuales son un estimulante mucho más eficaz. Algunos hombres se sientan incluso sobre sus manos antes de masturbarse. Así, las manos estarán medio dormidas y resulta más fácil imaginar que es otra persona quien le está acariciando.

Utilización de un gel lubrificante.

Muchos utilizan la saliva para lubrificar el sexo; de esta forma las sensaciones de la masturbación se parecen más a las de una penetración. Sin embargo, a veces la saliva no es suficiente. La mejor solución es utilizar una leche hidratante, o mejor, un lubrificante a base de agua. Además de ser (casi) interminables, proporcionan una sensación diferente, ya que permiten un frotamiento más intenso con toda la palma de la mano directamente sobre el glande (parte muy sensible). El lubrificante a base de agua evita que los penes sensibles se irriten.

Con una almohada para más realismo.

De pie o de rodillas con una almohada doblada delante de usted, de tal forma que simula la cavidad vaginal y le permite fantasear con el coito. También puede colocar la almohada a la altura de la ingle, frotando el pene de adelante hacia atrás y hacia arriba. Esta técnica permite aumentar la excitación. Justo antes del orgasmo, puede pasar, si lo desea, al método clásico o a una estimulación más directa. Si no, acelere el movimiento como durante el coito. Gracias a esta técnica podrá dar un toque realista a sus fantasías.

Con un "Sexy Toy".

¿Y por qué no utilizar un juguete sexual para descubrir nuevas sensaciones? Existen varios artilugios divertidos, pensados para ayudar al hombre en sus placeres solitarios.

Los masturbadores o estimuladores de látex cubren todo o parte del pene, permitiendo la estimulación de todo el sexo. Los hay que incluyen un vibrador de pilas, normalmente de velocidad variable, que aporta una sensación nueva de masaje. El material empleado (látex y derivados) es muy suave, y los progresos tecnológicos han llegado a recrear materiales sorprendentes, muy parecidos a la piel humana. Su forma varía: simples y prácticos, o más "reales" y con forma de vagina. ¿Y las muñecas hinchables? ¡Por qué no! Muchos hombres son decididos partidarios de las muñecas. Se deben escoger los modelos de látex y no los de plástico simple, con los que hay que ser mucho más imaginativos. Asimismo, numerosos artilugios "penetrantes" pueden ayudar a estimular el ano, la próstata y el punto G masculino. Pero no todos están dispuestos a realizar estas estimulaciones que, sin embargo, son completamente naturales...

Bajo la ducha para prolongar el placer.

De pie o sentado, podrá utilizar el jabón o el champú como lubrificantes. Sin embargo, es mejor evitar cualquier irritación; escoja de preferencia un lubrificante que no dañe la piel. La presión del agua sobre el glande y el pene es una sensación muy voluptuosa. Con esta técnica estimula todo el cuerpo: puede comenzar enjabonándose como lo haría su pareja, luego se puede masajear el ano, el periné, el escroto y los testículos, antes incluso de tocar al pene. Puede continuar con el método clásico . Dado que el pene y el glande no han sido estimulados inmediatamente, puede que necesite un poco más de tiempo para llegar al orgasmo. Otra ventaja: el "lavado automático" ¡ Ya no necesita limpiar el esperma con un pañuelo después de la eyaculación !

¿Cómo masturbar a un hombre?

La masturbación es de gran ayuda para que las personas mayores alcancen la erección. Con suaves caricias puedes llegar a alcanzar el orgasmo, pero el pene también admite una estimulación con menos sutileza. Rodea el cuerpo del pene con la mano y mueve la piel arriba y abajo ritmicamente, la velocidad, duración del movimiento y la presión a ejercer depende de cada persona, comentalo con tu pareja para que te indique lo más adecuado. El frenillo, zona justo debajo del glande con el pene erecto, puede resultar muy estimulante. A medida que tu pareja va llegando al orgasmo aumenta la velocidad de los movimientos. Tras la eyaculación el glande se vuelve muy sensible por lo que hay que dejar de apretar. Estimulación de los testículos Para casi todos los hombres es muy relajante que les acaricien los testítulos, eso sí, siempre con suavidad. Coje el pene con la mano y usa la otra para cubrir y recorrer los testículos y acariciar la zona entre los testículos y el ano. Esta zona es muy sensible. El escroto (bolsa que contiene los testículos) es como si fueran los labios exteriores de la mujer, por eso aunque las caricias y los besos produzcan sensaciones muy agradables, no es probable que desemboquen en un orgasmo.

MASTURBACIÓN MUTUA

La masturbación mutua es una buena manera de preparar el camino hacia el coito, o continuar cuando el camino hacia el coito completo resulta dificil, por enfermedad, por encontrarse en la última etapa del embarazo o bien por que a uno de los dos no le apetece sexo con penetración Gracias a las manos se pueden realizar movimientos de una gran precisión, que harán que los dos disfrutéis de las mejores sensaciones juntos. Mediante caricias descubrirás con todo detalle el cuerpo de tu pareja. Y mediante estos pequeños juegos podrás expresar de forma libre tus deseos y prefencias, haciendole saber a tu pareja lo que más te gusta.

jueves, diciembre 22, 2005

Los Puntos G


Descubre los misteriosos rincones de tu cuerpo.

Como seguramente ya sabes, el punto G femenino forma parte de tu anatomía y es un tejido que se encuentra en la pared frontal de la vagina, a aproximadamente cinco centímetros de su entrada.
Es sumamente sensible porque está rodeado de terminaciones nerviosas y la mejor manera de estimularlo es explorarlo y tocarlo, o tener una penetración por detrás durante el acto sexual.

Este enigmático y pequeño espacio de la anatomía femenina, se considera el foco de la máxima excitación en la mujer. Es una masa compuesta por nervios, situada a dos o tres pulgadas de la entrada de la vagina, y de forma parecida a un fríjol. Su tamaño es, aproximadamente, el de una moneda mediana, aunque su localización y dimensión, pueden variar entre una mujer y otra.

Descubrir el Punto G, sin embargo, no es una tarea fácil, por lo que algunas mujeres llegan a creer que no lo poseen. Aquellas que sí lo han encontrado, dicen disfrutar mucho la posición de “perrito” durante el acto sexual, ya que le permite al pene del hombre, un mejor acceso a la pared del frente de la vagina, donde se encuentre dicho punto. Una presión firme, un ritmo rápido y mucha fricción, facilitarán el logro del orgasmo del Punto G. Es curioso cómo muchas mujeres, sienten una sensación parecida al deseo de orinar, cuando se comienza a estimular el punto, por lo que te recomendamos ir al baño antes de comenzar a hacer el amor. Es posible, además, que eyacules una pequeña cantidad de un líquido blanco o transparente, cuando llegues al clímax. Tal vez, a tu pareja y a ti, les cueste un poco de trabajo encontrar el “mágico Punto G” pero sin embargo, vale la pena, pues podrán adicionar placer, experiencia y nuevas sensaciones a la relación sexual. Así que, ¡inténtalo! ¡No pierdas la oportunidad de experimentar un nuevo tipo de orgasmo!

Sin embargo, en años recientes se ha descubierto que el hombre también cuenta con un ‘sitio estratégico’ de sensibilidad extrema que si se sabe explorar, puede ser estimulado para desencadenar orgasmos de dimensiones no experimentadas.

Muchos hombres no quieren descubrir este punto por considerarlo antihigiénico o por miedo a perder algo de su masculinidad, pero la realidad es que quienes lo han probado no dudan en repetir esta experiencia extremadamente satisfactoria.

Se le ha llamado el punto G masculino, aunque en realidad se trata de la próstata, una glándula que genera el líquido seminal que transporta a los espermatozoides.

Atrévete a estimularlo

Si recibe un adecuado masaje, la próstata incita al hombre al orgasmo. Sin embargo, él no puede estimularse a sí mismo tan fácilmente, ya que su punto G está dentro del recto, por lo tanto será necesaria tu colaboración. ¿Quieres tratar? ¡Lo volverás loco!

* Podrás sentir la forma de nuez que tiene la próstata si introduces con toda suavidad y delicadeza un dedo por el conducto anal y lo guías a través de su pared frontal.

* Aproximadamente a cinco centímetros presionas hacia adelante, es decir, hacia su pene hasta notar el pequeño abultamiento a esa altura.

* La posición que facilitará esta actividad es estando él acostado boca arriba con las rodillas contra el pecho, que para él será más excitante si tú lo pones en esa postura e inicias la exploración.

* Dale un suave y pausado masaje hasta que lo hagas llegar al orgasmo, que será mucho más intenso que uno normal.

Es importante insistir en que es sumamente delicado emplear el tacto en la zona anal, pues es un tejido muy susceptible de lastimarse si lo no lo haces con sutileza o si no empleas un lubricante.

¿Quieres que él goce el doble? Prodúcele un mayor placer estimulando su punto G al mismo tiempo que le practicas sexo oral o cuando él te esté penetrando.

Sugerencias importantes

Atrévete a darle a tu amor el enorme regalo de experimentar un nuevo placer desmedido. Pero es muy importante que antes tengas en cuenta los siguientes consejos:

* Evita molestias o heridas teniendo las uñas bien recortadas.

* Usa guantes de látex o un preservativo para una mayor protección.

* Aplica en el dedo un lubricante a base de agua que encontrarás en cualquier farmacia.

* Antes de introducirlo, toca suavemente la parte externa del ano, haciendo círculos.

* Introduce la punta del dedo un centímetro dentro del conducto anal y gíralo pausadamente haciendo círculos en su interior.

* Pregúntale a cada instante qué sensaciones que le produce cada movimiento.

AUMENTA EL PLACER
Descubre nuevas formas de placer. El goce que produce la contemplación del cuerpo de la pareja se puede multiplicar infinitamente si se agregan caricias, besos y abrazos en el momento de la relación sexual. ¡Basta ya de sentirte reprimida! Es hora de dialogar con tu pareja sobre dónde y cómo te gustaría que te tocara para que ambos puedan disfrutar a plenitud y sin obstáculos del sexo.

Uno de los métodos para llegar al orgasmo es la estimulación erógena, y los expertos en sexología han comprobado que las áreas que provocan más excitación en la mujer son la boca, a través de los besos, ya sean suaves o apasionados; desde el nacimiento del cabello hasta la frente; las sienes, las cejas, los párpados y las mejillas. Una bomba atómica son el lóbulo de la oreja, el cuello, los senos y el área alrededor del ombligo. Y para culminar, el punto máximo femenino es el clítoris, donde la sensibilidad y el placer se unen.
Para el hombre, las caricias en los genitales son estímulos que provocan una excitación inmediata. Los hombros, las palmas de la mano, la espalda, el pecho y los pezones son sus otros puntos débiles en la intimidad. Con estos datos en cuenta, desde hoy comienza una nueva etapa en tu relación, y pídele a tu pareja que te ayude a localizar los rincones de sus cuerpos donde se esconde el placer. Comiencen la exploración erógena con besos en las manos y los dedos en un ambiente relajado, y extiéndanlos por todo el cuerpo. Mientras más se prolongue y se esmeren en el juego previo, mejor será el resultado final. Apresurarse y perder el tiempo quitándose la ropa inmediatamente, restará placer y beneplácito.

Sexo Anal


ESTIMULACION ANAL Empieza explorando la sensibilidad externa del ano de tu pareja y después pasa a una estimulación más directa. Puede hacerse manualmente o con un vibrador. Muchos hombres disfrutan acariciándose la próstata, a la cual puedes acceder insertando un dedo en el conducto anal. Con la punta del dedo, haz círculos suaves alrededor de la parte externa del ano de tu pareja, introduce la punta de tu dedo más o menos un centímetro dentro del conducto anal y continúa describiendo círculos en su interior. Necesitarás lubricar tu dedo y el ano de tu pareja. Si está de acuerdo, puedes ejercer más presión SEXO ANAL.

El ano no pertenece al aparato reproductor, por lo que no está fisiológicamente condicionado para el acto sexual, es un órgano contaminado con el material fecal, con muchos microorganismos. El riesgo de infección se incrementa, pues el esfínter anal es mas rígido a la penetración y menos elástico que la vagina, con la consiguiente mayor fricción ocurriendo mayores microtraumatismos durante el acto sexual. Tampoco tiene la lubricación que normal y fisiológicamente tiene la vagina. El riesgo de contaminación no es solamente local, las microfisuras que se producen durante el sexo anal producen microsangrado en el pene y en el ano, que posibilita la contaminación sangre a sangre, mecanismo por el cual se explica que el sexo anal sea el de mayor riesgo para la transmisión del virus del SIDA (VIH) y de otras Enfermedades de Transmisión Sexual.

El sexo anal puede producir desgarros musculares en el esfínter anal. Para los que quieran hacerlo, daría las siguientes recomendaciones: siempre use un preservativo, preferentemente adicione un lubricante a base de agua que lo podrá adquirir en una farmacia. Y jamás penetre la vagina luego de haber penetrado el ano y viceversa. Tanto para la mujer como para el hombre puede ser una practica muy placentera pero si se realiza con las debidas precauciones. El hombre tiene que tener en cuenta que tiene que estimular y tener muchas precauciones en estimular y penetrar el orificio anal con mucha delicadeza y suavidad, para que en ningún caso le produzca dolor a su pareja sino sensaciones agradables y positivas. Para el hombre ,no te olvides que tienes que acariciar a tú pareja, el clítoris e igualmente si eres un destacado amante o quieres serlo y la quieres hacer vibrar, los pechos y algunos golpecitos en sus nalgas. Todo al mismo tiempo. Ella tiene que disfrutar tanto o más que tú.

ALGUNOS CONSEJOS PARA LA PRACTICA DEL SEXO ANAL.

A continuación les mostramos unas prácticas que pueden realizarse independientemente, o una después de la otra, para una estimulación progresiva, que determinará el éxito de sus experiencias anales.

Con la lengua: el anilinctus
Antes de detenerse en las nalgas, lama las zonas erógenas de su compañera. Luego, continúe con la raya, el contorno del ano, hasta llegar al mismo ano, zona muy sensible. En esos momentos, su compañera empieza a sentir una sensación caliente muy excitante.

Con un dedo o un juguete sexual
Suavemente Introduzca en el ano un dedo o, mejor aún, un consolador liso y lubrificado. Deténgase un momento, para que el esfínter de su compañera se habitúe a esta nueva sensación. Efectúe luego un movimiento circular, que ayudará a relajar a su compañera. Empújelo un poco más hacia adentro, al mismo tiempo que realiza un movimiento de vaivén; aségurese de que su compañera sigue sintiéndose a gusto.

Esta estimulación puede resultar muy placentera. Puede realizarse antes de la penetración anal, o acompañar la penetración vaginal o el sexo oral. La mujer puede también estimular la próstata de su compañero y aumentar así la intensidad orgásmica.

Con el pene : la sodomización
La mujer puede estar acostada bocabajo, de pie (de espaldas al hombre), acostada de lado, o sentada encima de él : en esta última postura controla mejor la profundidad de la penetración. Si optan por la postura del galgo, la mujer tendrá que levantar su tórax para facilitar la penetración. Lubrifique el pene abundantemente (sobre todo el glande) y el ano. Comience penetrando lentamente. La primera vez, quizá no la pueda meter entera, sobre todo si su compañera no está totalmente relajada. Pero con un poco de tacto y ternura, no se le deben presentar mayores complicaciones.

Antes de llegar a la mitad del camino, deténgase para que ella se habitúe. Comience entonces a efectuar un movimiento de vaivén…suavemente. El hombre tiene que estar siempre muy atento a las reacciones de su compañera, y detenerse si ella se queja. En dicho caso, se volverá hacia atrás, hasta que ella se encuentre más a gusto. El hombre puede estimular simultáneamente el clítoris, o dejar que se ocupe de ello la mano experta de su compañera, lo que, a buen seguro, le producirá un orgasmo muy intenso. Alcanzada la cumbre del placer, el hombre se retirará suavemente.

Guía práctica para aficionados al sexo anal.

Charlaba hace tiempo con unas amigas acerca de ser penetradas por el ano, todas llegamos a la misma conclusión: "Es denigrante y sucio". Con el correr de los días y navegando en Internet, encontré algo de información al respecto y no parecía tan malo, es más, ahora puedo decirles que es fenomenal si aprendes a disfrutarlo.

Decidí compartir con los que deseen leer este documento, lo que creo es el mejor método para obtener la más placentera penetración anal. Comenzaremos con unas pequeñas observaciones:

1. El sexo anal puede ser divertido, seguro y entretenido si sigues los pasos adecuados para
seguir manteniéndolo seguro, de lo contrario puede ser doloroso e incluso peligroso.

2. El ano puede ser una zona extremadamente erógena, pues dentro de éste se encuentran mucho
más terminales nerviosas que en otras partes del cuerpo, excepto el clítoris.

3. La diversión inicia desde que comienzas a acariciar tu ano, o el de tu pareja, con un dedo lubricado, intercambiarlo por el pene o sustituirlo con el uso de juguetes sexuales o vibrador.

Para poder disfrutar esta variedad del sexo es necesario olvidarse de prejuicios y temores al respecto, ya que debemos considerar que:

1. El sexo anal no es una práctica exclusiva de los homosexuales, aunque claro, ellos lo practican, pero también es una de las formas de sexo preferidas por algunas parejas heterosexuales.

2. Algunas mujeres rehuyen este acto al pensar en "recibirlo" por el ano, pero no hay razón para este temor si se toman las debidas precauciones.

3. Muchas personas experimentan placer al defecar, lo admitan o no.

4. Tu ano no es malo, mucho menos es una parte obscura o misteriosa de tu cuerpo.

5. La culpa es el inhibidor de las delicias anales y la tensión es la causa de la incomodidad.

6. El conocimiento y exploración de tu ano puede conducirte a placeres insospechados y sin límite.

Así que deja fuera de tu mente las malas ideas y prepárate para disfrutar de tu cuerpo.

El sexo anal es muy placentero si se practica con técnicas de higiene y sanidad. No es bueno defecar para asegurarse de que el ano se encuentra limpio y apropiado. Algunas personas gustan de hacerse una lavativa, pero, usualmente, esto es más por estimulación sexual que por necesidad. Una ducha a conciencia es más que suficiente para garantizar la higiene. Si no conoces bien a tu pareja, entonces deberán usar condón, los amantes inteligentes lo usan, no importa con quien lo vayan a hacer.

Recuerda tener a la mano un buen gel soluble al agua, una crema o un lubricante para facilitar la penetración. A algunos les gusta mucho hacerlo evitando el uso de éstos, pero es muy doloroso si no lo practicas regularmente. Si deseas usar un lubricante, manténte alejada de la vaselina u otros lubricantes a base de petróleo. Mientras más lubricante uses, más fácil, limpia, cómoda y placentera será la sesión que tengas.

En tu ano se puede insertar un pene largo fácilmente y la experiencia es muy agradable si consigues relajarte. Tu ano es como un delgado tubo con un pequeño anillo muscular al final. El anillo muscular se relaja y tensa para mantener el excremento dentro y mantener los objetos fuera. Estos músculos son bastante fuertes y son controlados parcialmente por la mente. Tus emociones pueden controlar la tensión en cualquier momento. Si estás sentado en tu computadora leyendo esto, flexiona tus glúteos y experimentarás cómo tu ano se frunce y se tensa. Una buena penetración anal no será placentera a menos que tus músculos estén relajados. Esto lleva tiempo y práctica.

PENETRANDO TU ANO

Primero, debes estar confortable con tu ano y tu recto. ¿Estás familiarizada con estas regiones o emocionalmente rehuyes?, si te sientes mal acerca de tu ano, si crees que es sucio, primero debes cambiar tu punto de vista.

Explora tu ano y encuentra todo acerca de él. Tu recto NO es sucio. Puedes jugar con el sin sentirte mal. Llena la bañera con agua caliente, introdúcete en ella y relájate. Usa tu mano predominante (la derecha si eres diestra), desliza tus dedos hasta tu vagina. Abre tus piernas y pasea tus dedos entre tus glúteos y roza el espacio que hay entre el clítoris y el ano, siente cuan suave y delicada es esta área. Toca suavemente tu ano con un dedo, lentamente empújalo a través del músculo del que hablamos. Mueve tu dedo en movimientos circulares, poniendo un poco de presión en el borde de la abertura. Después de unos minutos empuja un poco adentro, luego afuera. Esto debe sentirse maravilloso y no debes estar temerosa. Ahora, intenta acariciar tus labios vaginales y el clítoris con la otra mano, al mismo tiempo que sigues haciendo círculos con el dedo en tu ano.

Si jugando dentro de tu ano se siente bien o si crees que lo lograrás, sigue explorando. Tómalo con calma y ponte cómoda. Concéntrate en tu ano y fíjate cuando esté tenso y cuando esté suelto, qué causa la diferencia y como puedes ejercitar control sobre esto.

Cuando tengas el control, puedes insertar dos dedos y expandirlos, estrechando los músculos. El recto es una parte robusta y flexible de tu cuerpo y no se verá afectado por dedos, penes o juguetes sexuales, a menos que se use violencia. Ten cuidado de objetos afilados como las uñas, pues pueden arañar; esto puede ser peligroso así que recorta primero tus uñas.

Si encuentras pequeñas piezas de excremento en la parte final no te preocupes que no te causarán daño y se puede lavar después, cuando hayas finalizado. Si encuentras esto ofensivo, puedes limpiar tu ano en la ducha para poder continuar.

Acuéstate en tu cama, flexionando tus piernas hasta que los pies estén cerca de tus glúteos. Delicadamente lubrica tu ano y tus dedos con algún lubricante o crema. Comienza despacio, masturbándote con una mano, mientras llevas la otra hasta tu ano. Presiona suavemente, despacio y tu dedo entrará en la abertura. No empujes al principio, encuentra tus propios límites y disfrútalo. ¡El placer es todo en esta tarea!. Cuando sientas que tu dedo, o tus dedos, hicieron el camino a través del delgado músculo y dentro del suave recto puedes sentirte incómoda. Esto se debe a que en tu educación te han enseñado que el ano es obscuro, sucio, apestoso y un lugar indeseado. Nada puede estar más lejos de la realidad. Una vez dentro, permite a tus dedos y ano relajarse mientras acaricias tu vagina y clítoris con la otra mano. Si el interior de tu ano tiene una pequeña sensación de quemarse o estar irritado, no te preocupes, este sentimiento se tornará en placer. Si te sientes así, mastúrbate hasta el clímax, manteniendo los dedos dentro de tu ano. Si se siente bien, y estoy segura que así será, sigue explorando tu ano y relajándote.

TENSA TU ANO

Una vez que hayas descubierto el placer que tus dedos pueden brindarte, comienza abriendo la entrada, hasta que puedas insertar objetos de mayor tamaño. Insertar objetos suaves de un gran diámetro y largo es el objetivo. Quizá sientas que tu ano tiene su propia personalidad y desea hacer las cosas a su manera. Esta es la separación entre la mente y los prejuicios de suciedad asociados al ano. Hasta que descubras esta sensación podrás conocer tu ano y te sentirás más cómoda y confortable. Encontrarás que jugar con tu ano es una parte crítica de tu masturbación.

Cuando te sientas confortable con los dedos en tu ano, puedes volverte un poco más agresiva. Inserta tus dedos y masajea el interior, presionando en círculo, rotando, tensando el músculo, relajando y encogiendo tus dedos dentro. Mientras exploras, intenta tocar con los dedos dentro de tu vagina los dedos dentro de tu ano a través de la delicada y suave piel que los separa. Sigue flexionando tus músculos tal como si intentaras defecar, practica el tensar, relajar, calmar, forzar tu ano mientras tus dedos permanecen dentro. Hazlo hasta que la abertura se relaje y no sientas dolor o incomodidad.

Mira hasta dónde puedes introducir tus dedos y hasta dónde puedes separarlos mientras se encuentran dentro. Cuando hagas esto con comodidad y placer, estarás lista para intentar con un consolador, estos objetos son usualmente derechos, lisos, redondos y suaves, y puedes encontrarlos en cualquier sex-shop.

El "abridor anal" que yo comencé a usar lo conseguí en una tienda y se llama "The swell guy"; es un juguete bastante agradable y está diseñado específicamente para expandir tu ano y puede vibrar también, si así lo deseas. Este juguete viene con un asa fácil de usar y es operado por baterías que envían excitantes vibraciones anales. Esto permite estirar la abertura de tu ano sin comprar numerosos y diferentes consoladores. Probablemente terminarás comprando un buen surtido, tal como yo hice, pero esto es sólo una forma agradable de iniciarte. Sé cuidadosa de no usar objetos de vidrio, cristal, plástico rígido, velas, etc., pues éstos pueden romperse en tu interior, dejando dentro partículas que podrán dañarte. Mejor compra un buen juguete sexual y prodígate tus placeres, ya que la única forma de herir tu recto es con objetos duros o movimientos violentos.

EXPERIMENTAR ES EL CAMINO A MAYORES PLACERES

Ya te familiarizaste con la nueva parte de tu cuerpo, tu ano, ahora puedes comenzar a experimentar con tu pareja. Debes elegir inteligentemente a tu compañero y buscar las mismas cualidades que querías la primera vez que hiciste el amor. Una pareja gentil, amable y comprensiva es muy importante en el principio, Explícale como te sientes, lo que quieres que él haga y cómo quieres que lo haga. No abras tu trasero a cualquier tipo que desee sacarte medio kilo de excremento, esto sólo te llevará a una mala experiencia y a echar a perder gran parte del entrenamiento y cuidado que has practicado. Asumiré que tu pareja es hombre, aunque puede ser una mujer con uno de esos trajes con consolador integrado, aún así, me referiré a tu pareja como masculino.

Encuentra un compañero que guste del sexo, que acaricie tu trasero y juegue con tu ano mientras hacen el amor. También puedes hacer que tu compañero te haga sexo oral mientras inserta uno o varios dedos en tu ano. Será más fácil si se encuentra en buena posición para alcanzar tu ano y tú estarás en mejor posición para relajar los músculos mientras él juega gentilmente con tu abertura. Si estás ansiosa o no puedes relajarte, toma tu tiempo, el sexo anal no es la cosa más fácil de aprender; si encuentras dificultades, no te sientas mal, tu ano puede estar siguiendo malos hábitos o no se está abriendo, toma tiempo y práctica, pero al final funciona.

Es muy importante que hables a tu compañero y le digas lo que sientes. Un acto placentero que relajará tu ano es pedir a tu pareja que haga círculos en la abertura con las yemas de los dedos lubricadas; esto tiene un efecto calmante y, si tu compañero es gentil, tu también te relajarás. Si no consigues soltar tu ano, quizá tengas un bloqueo mental que no te permitirá ser penetrada. Si es el caso, conversa con tu pareja al respecto. Si no eres realmente seria acerca del sexo anal y no puedes relajarte, tal vez desees visitar a un consejero o un terapista sexual.

Asumo que no tienes serios problemas con la estimulación y experimentación anal. Ahora es tiempo de tener a tu pareja penetrándote por el ano.

PROTEGIENDO TU ANO

¡Una breve advertencia! Si eres confidente con tu amante podrás tener sexo anal sin protección. Si no estás segura del todo... usa condón o alguna otra protección. No deseo perder mucho tiempo en el tema de enfermedades sexuales, pues supongo que eres una persona sexualmente activa. Sólo sé cuidadosa y no cambies de la penetración anal a la vaginal, no es buena idea usar el mismo instrumento, ya sea consolador, pene o vibrador, en tu vagina inmediatamente después de haberlo usado en el ano, antes lávalo bien. Es menos riesgoso ir de la vagina al ano que al revés, así que ya estás avisada, ve y consigue un buen pene.

Igual que cuando te masturbas, tómalo con calma al principio. Si te lastima el ano, y puede pasar, pide a tu pareja que te penetre gentilmente, un poco de dolor es normal y aún con el ano relajado tu estado mental puede causar contracciones. Pronto descubrirás que el dolor se convierte en dichosas delicias durante el juego anal.

Al principio, cuando él entre, tal vez experimentes una urgencia violenta de ir al baño, esto se debe a tus reflejos normales de querer excretar cualquier cosa dentro de tu ano. Esta sensación es similar a las náuseas cuando aprendes a proporcionar un buen sexo oral. Quizá también pienses que estás a punto de orinar o defecar, pero esto es algo común. Pronto te condicionarás a ti misma a la normalidad de tener un objeto en tu ano. El gran excitamiento sexual seguirá; sé paciente y los sentimientos de miedo y cualquier tensión disminuirán considerablemente. La penetración gradual y la actividad es la mejor regla, así que ve con calma. Será difícil por un tiempo, pero serás complacida con un rápido cambio de incomodidad a placer erótico.

Después que tu compañero te haya penetrado profundo, dale una cantidad lujuriosa de tiempo para acostumbrarse a la sensación; él sabe que hacer, así que piensa en el placer y la sensualidad. Intenta masturbándote o pídele que él lo haga, pues esto es una parte regular del sexo anal; además incrementará tu intensidad sexual y deseo.

Intenta menear tu trasero en movimientos circulares, mientras él entra y sale lentamente. Aprende a comprimir tu ano, tensa y afloja para acariciar su pene. Sabrás si te estás moviendo en la mejor manera porque sentirás un flujo rítmico y apasionado en tu cuerpo. Olvidarás dónde estás mientras los movimientos de tu pareja los hacen fundirse en uno solo.

BORDEAR O TENER UNA LENGUA EN EL TRASERO

El lamer el trasero es una forma muy íntima de explorar anos; esto aplica a ambos en la pareja. Involucra lamer, lengüetear y succionar dentro y alrededor del ano; quizá parezca extraño, porque los traseros eran considerados sucios y malos. En la actualidad se ha cambiado este concepto. Aunque es posible adquirir una enfermedad venérea o hepatitis de una persona infectada, pero igual puede pasar al hacerlo con la vagina. Los miedos a bordear son más mentales y relacionados al olor, sabor y preferencias personales; para que esto sea más placentero, quizá ambos deban tomar una ducha antes, lo que eliminará cualquier olor.

El bordear es extremadamente excitante porque la abertura de tu ano es deliciosamente sensitiva y los labios y lengua muy expresivos. Es tan fácil como lamer la vagina y las mismas acciones crean reacciones placenteras.

"Alrededor del mundo" significa besar y lamer el cuerpo entero y el ano es una parte del mundo corporal. Tu pareja lame a través de la piel anal, húmedas lengüetadas alrededor de la abertura, una y otra vez, arriba y abajo. Él puede mover rápido la punta de su lengua o introducirla hasta donde ésta pueda llegar; puede restregar gentilmente sus labios sobre el agujero o succionar en la abertura, como si quisiera voltear tu piel hacia afuera. Esto es realmente agradable si se hace con inserción de lengua. Mientras, tú puedes empujar un poco hacia abajo, relajando tu ano como si fueras a defecar, esto expandirá la abertura y le dará más área para cuidar o mordisquear.

ASUMIENDO LA POSICIÓN

Colócate sobre tus manos y rodillas para que tu ano quede en el aire; tu pareja se arrodillará justo detrás, encarando tu trasero. Él se pondrá sobre ti, guiando su miembro lubricado a tu ano. Rápido o lento, dependiendo de tus preferencias, él empujará su pene dentro de ti mientras tú le abres el camino. Entonces el empujará su cadera adelante y atrás, moviendo su miembro dentro y fuera de tu ano. Mientras él te penetra, manténte quieta o rota tu cadera de un lado a otro, esta posición es más conocida como "de perrito" -por razones obvias-, y tiene la ventaja de facilitar una penetración profunda, combinada con la libertad de movimiento.

En la posición "pervertida del misionero" te tiendes sobre tu espalda, levantando tus rodillas hasta el cuello de tu pareja y pasando las piernas alrededor de sus hombros. Estarán cara a cara y es más agradable si colocan una almohada bajo tu pelvis para levantar tu trasero al viento. Esta posición también permite una fácil y profunda penetración.

Otra posición interesante es parados, tu pareja justo detrás de ti. Apoya tus manos en un pilar, una mesa o una pared; esta posición es conveniente para usarse al aire libre y yo he sido penetrada en público con sólo levantar mi falda y permitir a mi pareja introducirse en mi ano. En esta posición no es tan fácil penetrar, pero hay completa libertad de movimiento y si no hay donde apoyarse, tú y tu pareja pueden tomarse de las manos. Si buscas una posibilidad entre la multitud, la penetración anal parados es una gran experiencia.

Por supuesto, puedes tenderte sobre tu estómago con tu cadera elevada con una almohada y tu pareja se pondrá sobre ti. Esto es bueno si él no es demasiado pesado. Te permitirá relajarte y tus manos estarán libres para hacer cualquier otra cosa. No es tan fácil una penetración completa con éste método y tus movimientos están restringidos.

Lo inverso de lo anterior te permite controlar la velocidad y profundidad de la penetración. Acuesta o sienta a tu pareja, móntate sobre él y desliza tu ano hasta encontrar su pene erguido. La penetración es fácil y profunda en esta posición y tú tienes el control. Las manos de tu pareja están libres para acariciar tu busto o aún para estimular tu clítoris mientras tu te deslizas arriba y abajo sobre su miembro. Lo mejor de esta posición es que también resulta fácil para tu pareja, pues tú haces la mayor parte del trabajo.

ALGUNAS PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE EL SEXO ANAL.

¿A través del sexo anal es posible el embarazo?.

Sólo puede ocurrir un embarazo si el espermatozoide se une con el óvulo, en el tercio medio de las trompas de Falopio, y migran para asentarse en las paredes del útero. Nada de esto puede pasar en el intestino grueso.

Sin embargo, al practicar el sexo anal debe tomar en cuenta que por efectos de la gravedad, cabe la posibilidad de que el semen se salga del ano y llegue a tener contacto con la vulva. En este caso, dada la capacidad de desplazamiento de los espermatozoides, es posible un embarazo; aunque la probabilidad son muy bajas e improbables. Pero en todo caso hay que tener mucha precaución ya que no es imposible.

¿Las mujeres pueden tener un orgasmo durante el sexo anal?

Existe la posibilidad que tanto un hombre como una mujer logren un orgasmo o eyaculación durante la penetración anal. Los genitales no son los únicos órganos responsables del gozo o placer sexual. Al fin y al cabo son aparatos sensoriales que solo llevan información al cerebro. Ahí es procesada y traducida a tensión y excitación sexual que puede promover la fase orgásmica.

Bajo esta premisa, tanto su cuerpo, cualquier parte, como su imaginación, constituyen poderosos aparatos de sensaciones eróticas que le permitirán la vía al placer sexual extraordinario.

¿Es dañino practicar el sexo anal estando embarazada?.

En principio no debe haber problemas en practicar sexo anal si antes lo han disfrutado. Obviamente se debe tener cuidado de no realizar movimientos que puedan comprimir el vientre, pero por lo demás, la penetración anal no implica peligro mayor que la penetración vaginal.

Si mi pareja y yo somos fieles, ¿se recomienda de todas maneras el uso de preservativo para el sexo anal?

La fidelidad mutua entre dos personas que no tienen ninguna enfermedad de trasmisión sexual, como el VIH, es la mejor defensa y la mayor seguridad en estos tiempos tan caracterizados por este tipo de enfermedades. Sin embargo, en la práctica es difícil, si no imposible, estar seguros de que nuestra pareja nos es totalmente fiel. Recuerda que una sola relación sexual puede ser suficiente para contagiarse, inclusive con el VIH.

La penetración anal es el comportamiento sexual de mayor riesgo para la transmisión del virus del SIDA, y debido a que hasta ahora esta enfermedad es de evolución mortal, se recomienda ENFÁTICAMENTE a todas las personas que practican o experimentan la penetración anal, que utilicen un preservativo o condón lo suficientemente grueso, y un lubricante de base acuosa, y no oleosa, pues los de base oleosa debilitan el material del condón. Un ejemplo de un lubricante que NO debe utilizarse con el condón es la vaselina.

El sexo anal es la estimulación del ano de su pareja: manualmente, oralmente o con la penetración anal (el hombre introduce su pene en el recto de la mujer). No se trata de una práctica sexual reservada únicamente a los homosexuales, como algunos quieren ver, sino que es apreciada por muchas parejas heterosexuales. Puede ser un fin en sí mismo, o acompañarse de otras formas de estimulación. Por ejemplo, el hombre puede introducir un dedo en el ano de su compañera mientras que la penetra por delante.
Penetrar a la mujer por detrás puede ser muy agradable, tanto para el hombre (el ano es menos elástico y más estrecho que la vagina; por lo que el pene está más ceñido) que para la mujer (en el ano existen abundantes terminaciones nerviosas). Muchas mujeres que practican habitualmente la sodomia alcanzan el orgasmo únicamente con la penetración anal, y se refieren a este orgasmo como algo "diferente" y nuevo.

Historia
No se trata de una práctica moderna, sino que se ha dado en todas las épocas y en todos los continentes desde la Antigüedad. Hoy en día, uno de cada dos matrimonios confiesa haber probado la penetración por detrás. A algunos les gusta y a otros no. Según el informe del conocido sexólogo Kinsey, una de cada dos mujeres se declara partidaria de la penetración anal.
Numerosas parejas practican el sexo anal como "método anticonceptivo" (es también una alternativa en el caso de reglas prolongadas o abundantes). Sin embargo, existen riesgos de embarazo : el esperma que sale del ano puede deslizarse hacia la vagina… y algunos espermatozoides son duros de pelar.

¿Práctica tabú?
Algunos ven en él un acto perverso y contra natura. Las autoridades religiosas o laicas lo han condenado con frecuencia. Determinadas religiones consideran el coito únicamente como un medio de reproducción, por lo que condenan también el sexo anal. En algunos paises, se considera un "crimen contra natura" y "prohibido", incluso para los matrimonios. Históricamente, el objetivo de estas leyes era perseguir a la comunidad gay (en donde, por supuesto, la penetración por detrás está muy extendida).
Sin embargo, el sexo anal, como cualquier otra forma de sexualidad voluntaria, es o debería ser una elección personal: la pareja es quien decide lo que es o no aceptable.

¿Qué gusto se le puede encontrar al sexo anal?
Además de una sensación física muy placentera, diversos factores psicológicos entran en consideración. El sexo anal es una práctica diferente, que hay que descubrir: la novedad suele ser excitante. Por otra parte, se tiene la impresión embriagadora de vivir una sexualidad más "intensa". La excitación puede provenir también del placer de infringir la ley. Por último, el sexo anal aumenta el sentimiento de dominación para la mujer y de virilidad para el hombre, razón por la que muchos practicamos este tipo de sexualidad.

Blog de contenido dudoso

Parece ser que la estrechez de miras de algunos, ha llevado a que a partir de ahora, al entrar aqui recibais el aviso de que el blog tiene un contenido dudoso, nunca dejará de sorprenderme que lo que unicamente pretende ser informar y dar a conocer aspectos de algo tan universal como el sexo, pueda ser censurado, perseguido y denunciado, pero aqui seguimos, lamento las molestias que os pueda causar

Seguidores

Proyecto Solidario Del Tejado del Gato


Visita mi página en El Tejado del Gato
Si te interesa, estas invitado, nadie va a ser obligado a colaborar.

El Tejado Recomienda...

Este mes de Enero, la revista digital FOTO DNG lleva en su interior una serie de Fotografías mías, motivo que me llena de cierto orgullo y que he querido compartir con todos vosotros.

Si alguno de los lectores del blog, esta interesado en ver la revista, puede descargarse la misma en formato pdf en el siguiente enlace.

Revista