viernes, febrero 26, 2010

Revoluciona tu vida sexual...

¿Quieres darle un poco de juego a tu vida sexual? ¡Pon en marcha la imaginación y rompe con la rutina! Te proponemos alguas ideas, calentones, locuras y juegos para soprender a tu pareja, divertirte y poneros a mil.

IDEAS

• Consigue una bebida con burbujas y justo antes de lanzarte hacia su sexo para mamarlo, bebe un sorbo de la bebida que has escogido. Cuando tu pareja sienta cómo las burbujas recorren su pene provocándole un leve cosquilleo, ¡se volverá totalmente loco!.

• Alucínalo con tu perfume más secreto... la próxima vez que quedes con tu pareja, introdúcete un dedo en la vagina y pásalo por cuello y tu pecho. No sabrá muy bien por qué, pero ten por seguro que no podrá quitarte las manos de encima.

• Si tapas los ojos a tu pareja, por ejemplo conseguirás que el resto de sus sentidos estén más a flor de piel que nunca. Cuando ya no pueda ver nada, pon sobre tu cuerpo alimentos que proporcionen sabores muy distintos: un poco de miel sobre tus labios, nata en tus pechos, mermelada de fresa en tu ombliguito... tu pareja tendrá que adivinar todos los sabores que hay en tu cuerpo y en que partes están concretamente situados. El placer esta servido.

• Consigue una cámara de vídeo. Grábate en ropa Íntima y diciéndole a tu pareja lo que le harías si estuvieras con él y lo que te molaría que él te hiciera en ese mismo momento. Por la noche, invítalo a cenar a casa y disimuladamente dile que ponga en el vídeo la cinta que has dejado sobre la mesa. ¡Ese chico no te quitará las manos de encima! Después, no olvides destruir la cinta, por lo que pueda pasar.

• Tienes que estar segura de ello, pero si eres aventurera estás dispuesta a tener algunos picores, rasúrate el pubis y cumple así una de sus mayores fantasías. Aunque nunca te la haya confesado, seguro que ha soñado con ello.

• ¿Por qué no le propones a tu pareja que se depile? Sí, sí, que se depile hasta las zonas más íntimas. Para ti será un gustazo acariciar su cuerpo sin un solo pelo.

Desnuda a tu pareja, dile que se tumbe en el suelo y entonces coge un cubito de hielo y no pares hasta que se deshaga. Acaricia su cuerpo con él, lámelo para después darle un largo beso a tu pareja, moja tus pezones con él y deja que los pruebe...

• Compra varios juguetes sexuales y escóndelos por toda la casa. Tiene diez minutos para encontrarlos, pasado ese tiempo sólo podrá utilizar contigo los que tenga ya en su poder.

• Otra forma divertida de sorprenderlo es pasarte por una peluquería especial y teñirte el pubis de otro color o dibujar la forma de un corazón. ¿Te atreves con ello?

• Compra dos máscaras y la próxima vez que estéis juntos, desnudaos y poneos las máscaras. Reíd juntos un buen rato y después haced el amor como si fuerais dos completos desconocidos.

• ¿Tienes un collar de perlas? Pues consigue uno, experimentad con su tacto, acaricia con él el cuerpo de tu pareja y hasta puedes enrollarlo alrededor de su pene para estimularlo, eso si con muchísimo cuidado y sin apretar, que podrías hacerle daño.

• Lo mismo pero a la inversa, con el collar de perlas pónselo entre las nalgas y pásalo lentamente hacia adelante y hacia atrás por su vagina asegurándote que las bolitas van rozando su clítoris. Resultados garantizados.

• Atrévete a practicarle el sexo oral a tu pareja ¡con la boca llena de Mousse de Chocolate! Fijo que para él es mucho más que una experiencia religiosa.

• Conviértete en una auténtica vampira. Consigue un conjunto de ropa íntima de color negro, una capa y unos guantes negros muy largos. Mordisquea especialmente su cuello y finaliza la velada practicándole una masturbación sin quitarte los guantes.

Bolas chinas: has oído hablar de ellas pero nunca te has atrevido a probarlas... pues atrévete. Introdúcete una de las bolitas en tu vagina y vete al curro como si nada, será un día diferente.. y si te parece poco, póntelas, siéntate encima de la lavadora y pon en marcha el centrifugado... increíble... de verdad.

• Venda los ojos de tu pareja y píntale las distintas partes de su cuerpo de diferentes colores. Después pídele que diga un color al azar, tu tendrás que estimular la zona que esté pintada de ese color.

• Pégate por todo el cuerpo estrellas fluorescentes de manera que cuando apaguéis las luces de la habitación, ¡Encuentre todo un firmamento en ti! Es original y divertida.

• Cread vuestra propia caja de los deseos. Cada uno debe anotar en diferentes papelitos lo que le gustaría experimentar con el otro: “practicar el 69”, “que me ate y me haga suyo/a”, “que me lama todo el cuerpo con su lengua”... Después meted todos los papelitos en la caja y colocadla en algún sitio visible. Cuando te apetezca divertirte, coge la cajita y dile que meta su mano para ver qué es lo que toca practicar hoy. Si sois algo tímidos y probar tantas cosas nuevas de golpe es algo muy fuerte para vosotros, comprometeos a probar algo nuevo cada semana o cada dos semanas, vosotros marcáis el límite. Además será divertido porque estaréis esperando con ilusión que llegue el día en cuestión.

• Ir de compras con poca ropa interior y disfrutarlo.

• Comprar la chica una revista x y ser mala en la tienda.

• Cenar sin ropa interior: Los comensales lo saben pero hay que aguantar las miradas.

• Ir a un sex-shop a comprar algún juguete con tu pareja y decirle lo que te gusta.

CALENTONES

• ¿A tu pareja le va el fútbol? ¿Estás harta de que cada vez que hay partido te deje más plantada que un árbol?. Pues la próxima vez que se disponga a verlo, sorpréndelo diciéndole que te apetece mogollón ver el partido con él. Después preséntate solamente con la bufanda de su equipo sobre tu cuerpo, ¡a ver si es capaz de seguir todo el partido sin ponerte una mano encima!

• Arréglatelas para cruzar las piernas ante tu pareja en medio de una comida o de cualquier reunión y deja que descubra ¡Qué no llevas nada debajo.

• Ponte cómoda en casa y marca su número. No se trata sólo de que le expliques lo que te gustaría que te hiciera, explícale que te estás masturbando y descríbele cómo lo estás haciendo. Llega realmente hasta al final. Vamos, que no cuelgues hasta que hayas tenido un orgasmo. Lo dejarás hecho polvo...

• De vez en cuando, un poquito de provocación no va nada, nada mal. ¿Te atreves? Fijo que tienes algún pantalón de cintura baja, de esos tan modernitos, pues el próximo día que te lo pongas y sepas que vas a ver a tu pareja, ¡olvida tus braguitas en casa!. El siguiente paso es que busques alguna excusa para agacharte a coger algo delante de él. Sus ojos se abrirán como naranjas.

• Ponte ese tanga tan sexy que tienes y una faldita cortita. Cuando se acerque la noche, dile que te apetece mogollón ir a un parque a columpiarte y es que, en el fondo, ¡continúas siendo una niña¡ - Deja que él te columpie. Cuando le digas que quieres volver a casa, fijo que él no quiere dejar de columpiarte, y es que estará disfrutando de lo lindo con la vista.

• A lo largo de un día utiliza sólo tu móvil para mantener el contacto con él. Únicamente puedes enviarle mensajes calientes, pero no puedes contestar a sus llamadas. En el último mensaje que le envíes, cítalo en tu casa o en un hotelito. Cuando llegue, tendréis una sesión de sexo de lo más salvaje.

• Acompaña a tu pareja al coche para despedirlo aunque a él le parezca algo extraño. Cuando él ya esté dentro que baje la ventanilla, dale un beso y pídele que te llame luego. Entonces dile que acabas de recordar una cosa: saca una cinta de cassette del bolsillo, ponla en el aparato del coche y despídete. tu pareja flipará cuando escuche la cinta y se dé cuenta de que has grabado en ella todas las fantasías sexuales que te gustaría practicar con él.

LOCURAS

• ¿Alguna vez os habéis dejado llevar por la pasión en un cine? Puede ser excitante, relajante y de lo más placentero. Poneos en las filas traseras o, si el cine tiene dos pisos, en aquél que quede más escondido. Empezad rozando cada uno el sexo del otro y si os animáis del todo y os atrevéis, “tiraos al suelo y alucinad con un aquí te pillo aquí te mato”. Las salas de cine son muy oscuras, se puede hacer muchas cosas y durante la proyección los baños son muy tranquilos.

Mastúrbate hasta el final. Después coge un bolígrafo que ella use habitualmente y te dedicas a esparcir por la superficie del capuchón una capita de tu semen. A continuación déjalo en su sitio y espera... Cuando llegue convéncela para que escriba algo y, al de un rato de ponerse a trabajar ¿qué es lo que hace? Pues meterse el capuchón del bolígrafo en la boca, poniéndose a chuparlo de forma distraída. La miras sonriendo y ella, sin sospechar nada te devuelve la mirada sonriente, mientras tu sabes que es lo que en ese momento pasa por su boca dirigiéndose a su garganta. Y no tiene porque ser tu pareja....

• Se llama una pizza o similar y al recibir al repartidor se le da de propina un buen calentón.

• Ir por la calle y hacerse la borracha, deberás aguantar lo que te hagan.

JUEGOS

• ¿Ya le has leído un cuento erótico? ¿Pues qué tal si ahora lo escenificáis? Convertíos en los protagonistas de la historia. Además de excitante será muy divertido.

• Consigue un atlas y traza un circuito señalando las ciudades que te gustaría visitar con tu pareja. A cada ciudad le corresponderá una práctica sexual diferente: en París podéis practicar un francés, en Cuba podéis practicar una cubana, en Italia podéis masturbaros mutuamente... vosotros mismos decidís lo que queréis hacer claro.

• Invita a tu pareja a pasar un bonito día en el campo. Cuando lleguéis dile que cierre los ojos, que cuente hasta 30 y que entonces vaya en tu busca. Para que te encuentre tienes que ir dejándole pistas con tu propia ropa. La camisa en un arbusto, la faldita en la rama de un árbol... deja que te encuentre desnudita sobre la hierba fresca...

• Reúne todos tus modelitos más sexys y conviértete en la modelo de tu pareja, que a su vez se convertirá en uno de los fotógrafos más importantes del mundo de la moda. Consigue un biombo y sal de allí con tus conjuntos para posar para el. Después de un buen rato excitándolo con tus movimientos y tus miradas, fijo que él se acaba metiendo contigo detrás del biombo.

• Dile a tu pareja que esta noche lo invitas a un restaurante muy especial y es que, mientras se cena, se puede disfrutar de un espectáculo. Asegúrate de que te va a buscar a casa. Ábrele la puerta disfrazada de camarera y siéntalo en la mesa en la que habrá un solo cubierto. Sirve la cena y dile que en unos minutos empezará el show. Ponte tu conjunto más sexy y sal a bailar mientras él cena, si puede.

• Llama a tu pareja y dile que tal como había quedado con la agencia, le esperas en la habitación “tal” del hotel “tal”. Ya sabes cuál es tu papel, así que ponte súper sexy y cuando tu pareja llegue al encuentro, pregúntale cuáles son sus preferencias y qué es lo que quieres que hagas. Después no olvides cobrarle, puede ser súper emocionante. Además, con ese dinero, el próximo día tú te lo gastas en él, que se convertirá en tu gigoló.

• Conviértete en una mujer policía, si no tienes ropa para disfrazarte no te preocupes, puedes ser una agente secreta y vestir de calle. Pica a la puerta de su casa, identifícate y nada más entrar ponlo contra la pared y cachéalo. Lo que hagas después depende de ti, pero fijo que lo subes al cielo.

• La próxima vez que tu pareja quiera quedar contigo, dale largas y dile que esa noche estás muy pero que muy ocupada. Cuando ya os hayáis deseado las buenas noches por teléfono, ponte un abrigo (solamente un abrigo) y dirígete a su casa. Cuando te abra la puerta se quedará flipando al verte allí, pero cuando entreabras el abrigo y le dejes ver que no llevas absolutamente nada debajo, se le pondrán los pelos de punta.

• Entra en el comedor de repente y suéltale a tu pareja: “¿Cariño, te apetece picar algo?”. Cuando te responda que sí, desabróchate la camisa o simplemente desnúdate y dile que puede coger lo que más le guste. Si la respuesta es que no, desnúdate igualmente y pregúntale si está seguro.

• El trabalenguas. Mínimo dos parejas. Material: Un libro. Reglas: Chicos y chicas dirán el texto a leer por las chicas y en el tiempo a realizar, las chicas deberán leer en ese tiempo el texto pero con el aparato de uno de los chicos en la boca, si esta se retrasara del tiempo establecido, la penitencia será sentarse sobre el chico y botar durante 1 minuto mientras relee el texto. El ganador será el último en terminar y este tendrá el premio de elegir una penalización para cada uno de los concursantes.

• Los colores. Mínimo dos parejas. Material: Dos bolsas opacas y fichas de colores, tantas como concursantes. Reglas: Cada concursante elige un color. Se meten en una bolsa los colores de los chicos y en la otra los de las chicas, por orden cada concursante va sacando un color de la bolsa contraria, dependiendo del color sacado podrá elegir que prenda quita al concursante que le toco. El tiempo será de un minuto por prenda. El ganador será al que le quede la última prenda. Nota: Cuando no quedan prendas a algún concursante se le podrá hacer durante el minuto lo que se quiera a este concursante.

Fuente: labibliadelsexo.net
www.sexomail.com

lunes, febrero 22, 2010

Quieres ser la amante? Ventajas de ser.."la otra"

Buen sexo, morbo, curiosidad, independencia, vía de escape, gusto por lo prohibido… son las razones esgrimidas en la mayoría de los casos para justificar su papel de amante. Vamos a dilucidar las ventajas y desventajas que tiene ser “la otra”.

En una relación no hay más que dos opciones: o ser la esposa, la novia, compañera, en definitiva, la pareja oficial, o ser la amante. Muchas mujeres, más de las que imaginamos, se han visto involucradas alguna vez en sus vidas en historias con hombres casados, de forma totalmente consciente. ¿Por qué? Múltiples razones pueden llevar a alguien a ser “la otra”. Entre ellas, las malas experiencias ocupan un lugar primordial, antes de ser la “cornuda”, mejor ser “la querida”.

Cuando alguien ocupa el tercer lugar de una relación, no hay engaños. Se acepta la situación y se vive la experiencia. Sin celos, sin desconfianza, sin incertidumbres y, sobre todo, sin esa sensación de zozobra de ‘¿me estará siendo infiel?’ La situación resulta, paradójicamente, más natural que la de muchas parejas al uso. Una mentira muy saludable.

Pero, ¿todo es tan maravilloso como parece? El tiempo es el gran enemigo de las amantes y el gran aliado de las esposas. Vamos a ver, con un poco de humor, ventajas e inconvenientes de eso que llaman “ser la amante”.

¿Por qué una mujer se convierte en amante?

La imagen frívola del papel de las amantes que se ha proyectado en el cine o la televisión, ha hecho un flaco favor a estas mujeres que, por circunstancias de la vida acaban siendo “las queridas” de hombres casados.
Muchas llegan a esta situación por curiosidad, buscando un poco de aventura y buenas relaciones íntimas sin ningún tipo de compromiso, y acaban encontrando, en la mayoría de las ocasiones, el amor y, por tanto, la soledad y la desesperación.

Como reinas de lo prohibido, se adentran en una relación donde el sexo es el gran protagonista. Un intercambio de necesidades en un momento determinado, sin futuro, sólo presente. La adrenalina de lo prohibido es un canto de sirenas en las que muchas caen por la emoción de jugar sin límites, en relaciones que constituyen verdaderos desafíos.

Los encuentros fugaces, a escondidas, con la tensión de no ser descubiertos, causan mucha excitación. No es que el sexo con un hombre casado sea diferente que con un hombre libre, pero es la fruta del paraíso un plato exótico que degustar en momentos puntuales, no el menú de todos los días. Como dice Sabina en su canción “Contigo”, “yo no quiero comerme una manzana, dos veces por semana, sin ganas de comer”.

Aunque la amante sabe que el espacio que comparte con ese hombre no es el mismo que el de una pareja estable, la posibilidad de tener una vivencia diferente da alas a la pasión, al creerse enamorada, aunque se trate realmente de un enganche emocional. A cambio, sonrisas, regalos, buen trato... porque ambos son conscientes de que esta situación tiene un final anunciado. Este tipo de relaciones nacen fracasadas.

Según expertos sexólogos, la etapa de encantamiento dura entre dos meses y dos años. Tras esto los hombres tienden a volver a sus hogares, con su familia. Con la madrastra de Blancanieves, según la imagen proyectada por el marido a la amante de su propia esposa. Con esa mujer con la que apenas había ya comunicación o no sabía satisfacer sus deseos sexuales. Al fin y al cabo, todos anhelamos una relación estable, el calor del hogar.

Ventajas de ser “la otra”

- Te llevas lo mejor de ellos. Las buenas caras, gestos, actitudes, el buen humor y las sonrisas las gastan siempre con la amante. Las extravagancias y vicios ser reservan para la dulce esposa. Además, no dan quebraderos de cabeza. Nada de quejas sobre el trabajo, el no llegar a fin de mes o los problemas con los hijos. A lo sumo, hablará de su mala esposa y su sentimiento de incomprensión.

- El sexo será espectacular. Como no se dispone de todo el tiempo del mundo, cualquier momento es bueno para un encuentro inolvidable, ya que nunca se sabe cuándo será la próxima vez. Además, el morbo que da intentar que la gente no se dé cuenta aumentará la excitación entre los dos.

- Ni plancha, ni cocina, ni limpiar su rastro. La amante no plancha sus camisas, más bien las arranca y las deja hechas una piltrafa en algún rincón del hotel. Tampoco se dedica a poner su ropa interior en remojo, ni tiene que frotar esas manchas rebeldes que se resisten a desaparecer. Y mucho menos tiene que comerse la cabeza, día tras día, para ver qué le hace de comida.

Para eso están los restaurantes recónditos y con encanto donde se suele acudir para dar rienda suelta a la pasión. Y si algún día deciden preparar algo en casa (de ella, por supuesto), el ir al mercado y seleccionar las mejores fresas con lo último en champán, se convertirá en todo un placer.

- Ni ronquidos, ni pijama de felpa. Son tan pocas las noches compartidas, que se aprovechará el tiempo para todo menos para dormir. Y si por un causal el sueño vence, Morfeo se encargará de convertir sus ronquidos en un dulce suspiro. Por manta sus pieles y al despertar un tierno beso en los labios y unos ‘buenos días mi amor’ se convertirá en el mejor desayuno.

Después una buena ducha compartida les dará las energías necesarias para afrontar un nuevo día, con una sonrisa. Nada de ‘sal de una vez que ya llevas una hora dentro y yo voy a llegar tarde’, ‘recoge el poco pelo que te queda de la ducha’ o ‘¡cierra el grifo del agua fría!’. Lo único que se oirá es la respiración de ambos provocada por el contacto de vuestros cuerpos enjabonados, mientras el agua no deja de caer.

- Nunca tendrá que soportar a la ‘bruja’ de la suegra. Ni a esos insoportables sobrinos, primos y demás familia, caracterizada por su don del oportunismo, que aparecen allí cuando no han sido invitados.

- Nada de vacaciones en el ‘maravilloso pueblo’ donde pasó su infancia. Tampoco tendrá que esperarle pacientemente mientras termina “su reunión” con sus amigotes. A ti te espera París, la ciudad del amor, Ámsterdam, la ciudad de las risas y un mundo entero por descubrir.

- Tu casa y tu vida te pertenecen. La decoración correrá de tu cuenta y a él siempre le parecerá maravilloso. Tampoco tendrás que dar explicaciones de tu vida. Con quién entras, con quién sales, quién te llama a las dos de la mañana o en qué te gastas tu dinero.

- Puedes serle infiel, sin ningún tipo de remordimientos. Él lo está siendo con su esposa y quizás con alguna más… Sin sentimiento de culpa, sin engaños, sin presiones de ninguna clase.

- Nunca vestirás de blanco, pero te hará sentirte como una reina cada vez que esté contigo. Los momentos en los que esté contigo, realmente querrá estar contigo. No hay cabida para el engaño, la irrealidad de una aventura se convierte en lo más auténtico de la vida, sin los cinismos y obligaciones que en ocasiones generan las relaciones oficiales.

- Cuando la rutina irrumpa en vuestra vida, la relación habrá muerto. Si los problemas invaden su intimidad y sus cinco sentidos se desliguen del arte exquisito de la seducción es hora de hacer las maletas y decir adiós.

Fuente: estaentodo.com
www.sexomail.com

viernes, febrero 19, 2010

Manten la llama encendida, a pesar del tiempo..

Muchos años de matrimonio, el cansancio de un día agotador, la rutina... todas son excusas habituales para justificar la falta de deseo sexual que sufrimos después un tiempo de convivencia y que no hace más que frustrar ciertos aspectos importantes de la vida de la pareja.

Sin embargo, existen formas de reiniciar la pasión perdida, y volver a ver al otro como se lo veía antes. Pero, fundamentalmente, volver a sentir al otro como se lo sentía antes.

El hogar común debe convertirse en un refugio y un remanso de paz para ambos. El llegar a casa después de una jornada de trabajo, debe suponer un momento placentero y de relajación.

Un buen baño con sales y espuma con agua tibia, puede ser una excelente ayuda para iniciar un momento erótico, ambientándolo con esencias y fragancias orientales.

Pero para ello, existe una condición muy importante: disfrutar del propio cuerpo, conocerlo. Mas allá de las condiciones físicas, la mujer debe quererse a si misma y saber que si lo hace, su pareja lo disfrutará mucho mas.

Antes de entrar a la habitación para el encuentro sexual, siempre es bueno masajearse un poco con aceites o cremas especiales y estimular todos los sentidos propios. De los ajenos se encargarán las fragancias (una vez que se acostumbre, sabrá cuáles le gustan a tu pareja). El único tabú debe ser la timidez.

El ambiente es fundamental para crear el clima erótico. Pon un poco de música romántica. El saxo es sinónimo de pasión y los acordes de guitarra son romanticismo. Cada uno conoce sus propios gustos y los de su pareja, lo demás son velas o inciensos, o hasta incluso tules o sedas acomodadas sutilmente sobre la cama o los muebles.

Parte de la creación de una nueva sexualidad, es el recuerdo de los momentos inolvidables. Siempre es apasionante traer a la memoria, aquellos tiempos de pasión desenfrenada y relatarlos como si los estuvierais viviendo. Eso hará revivir el deseo y sentirse como si nada hubiera cambiado. Al mismo tiempo, comenzar a acariciar al otro en donde uno sabe que le gusta y hacer todo suavemente, sin prisa, pero sin pausa.

El desvestir al otro es el acto erótico más fuerte previo a hacer el amor. Hacerlo con todo el cuidado del mundo y disfrutar del momento. No olvidéis que las caricias son el idioma del amor, no hay por qué apurarse ni estar inseguro al hacerlo.

Una vez erotizados, y mientras se hace el amor, no hay una meta sino un final. La meta es disfrutar y hacer disfrutar, y cuanto más tiempo dure este momento, mejor es para la relación y para el recuerdo, que siempre es un buen inicio de una próxima noche de amor.

Más allá de los propios encuentros sexuales hay que cuidar los detalles del día a día para que la pasión no decaiga. Algunos consejos pueden ser:

- Hablar: Para retomar la pasión hay que comunicarse, conocer las nuevas expectativas que tiene la pareja. Si conversan sabrán qué es lo que desea hacer el otro en el sexo, y que es lo que no quiere hacer, porque en pedir no hay engaño.

- Preparar los encuentros sexuales: Combina el romance con el erotismo. Hazle un regalo especial a tu pareja, haced un picnic en la cama con frutas frescas, queso y vino o, como hemos relatado antes, tomad un baño juntos.

- Aprovechar cada momento: Es importante disfrutar cada momento que tengáis juntos. Recordad que el sexo es un elemento esencial para mantener un matrimonio saludable.

- Coqueteo: Pon notas románticas o sexys en lugares poco esperados por tu pareja. Actúa sexy ella, haced cosas inesperadas.

- Cuidar un poco el interior: Hay mujeres que tienen ropa interior muy hermosa que nunca exhiben ante sus parejas, y terminan colocándose un pijama que las hace parecer un Teletubi. Por otra parte, los hombres dejan de lado el cuidado personal y adquieren un abdomen digno de un concurso de sandias, y son situaciones que desfavorecen la efectividad seductora en la pareja’

- Salir en citas: Empezad a salir juntos, como cuando erais novios. Paseos bajo las estrellas, cenas románticas o ir un fin de semana juntos a la playa.

- Cuando llegan los hijos: Tener un hijo puede disminuir su vida sexual, pero no debéis permitir que sea por un tiempo muy largo. No os estreséis por la falta de intimidad, tened gestos cariñosos.

- Sed Innovadores: No permitáis que el sexo se haga una rutina, probad cosas nuevas o diferentes. Lo único que se necesita es un poco de tiempo e interés para poder divertirse experimentando.

No importan las edades, ni las rutinas...no importan el cansancio ni el acostumbramiento.

No hay excusas si en realidad se quiere volver a sentir la pasión que parece perdida. Siempre hay forma de recuperarla, porque siempre está ahí...solo hay que saber encontrarla.

Fuente: mujer.tvn.cl, astrolabio.net
www.sexomail.com

martes, febrero 16, 2010

Para l@s más atrevid@s...

Existen varias prácticas sexuales con las que podemos disfrutar del sexo en grupo, de maneras diferentes y todas con su punto de morbo y sensualidad. Hoy vamos a recopilar algunas de esas prácticas con las que podemos tener sexo en grupo.

Seguro que más de una vez has tenido la fantasía de estar con más de una persona a la vez y poder llevar a cabo prácticas que habitualmente no se pueden hacer entre dos. Si es así, ¿lo has dejado únicamente en una fantasía o te has atrevido a hacerla realidad?

Dependiendo de los gustos de cada un@ puedes llevar a cabo un tipo de prácticas u otras. Vamos a ver las más cómunes y conocidas:

1. Tríos:

¿Quien no ha soñado alguna vez con hacer un trío? Dependiendo de si eres chico o chica te sentirás más atraído hacia un trío de hmh o mhm, pero es una práctica bastante más extendida de lo que nos imaginamos y muy deseada por much@s. Puede llegar a resultar muy morboso por la situación en si y porque se pueden llevar a cabo prácticas que dos personas solas no pueden hacer, como por ejemplo la doble penetración o practicar sexo oral al mismo tiempo que la penetración. ¿Te lo has planteado alguna vez o has llegado a hacerlo?

2. Dogging:

Una práctica que cada vez tiene más seguidores y gente interesada en practicarlo. El hecho de practicar sexo al aire libre, con gente alrededor que te puede mirar o participar en el grado que tu quieras, es algo que seduce a mucha gente. El dogging puede parecer una práctica de riesgo por ser al aire libre y con desconocidos, pero por ese mismo motivo, hay foros especializados donde los doggers hablan entre ellos para conocerse algo mejor y poder organizar quedadas de grupos reducidos. Existen una serie de normas que todo el mundo debe cumplir y una série de reglas para entender las señales que te hacen. Si te interesa este tema puedes ver toda la información necesaria en el post de dogging apréndete las reglas.

3. Orgías:

Una orgía es sexo en grupo a lo grande. Es una fantasía muy común y básicamente se denomina orgía a las prácticas sexuales en las que participan 4 personas o más. Que se practique sexo en grupo no quiere decir que todo está permitido, cada uno puede tener sus propias normas y disfrutar del sexo en grupo como más le guste. Puede resultar una práctica muy erótica y excitante para los participantes.

4. Intercambio de parejas:

Parejas que deciden vivir su sexualidad de un modo abierto y optan por disfrutar del sexo con otras parejas.

Existen varios clubs de intercambio o clubs liberales a los que acuden las parejas, para disfrutar del sexo de una forma natural y con una visión mucho más abierta, para disfrutar al máximo de las situaciones más morbosas y hacer realidad más de una fantasía.

5. Gang bang y bukakke:

El gang bang es la práctica sexual en la que una mujer está con tres o más hombres, y el bukakke es la práctica sexual en la que tres o más hombres acaban eyaculando en la cara de una mujer. Ambas prácticas van estrechamente unidas, ya que muchas veces un gang bang puede terminar en bukakke. Son dos prácticas que, aunque a algunas mujeres les cueste admitir, puedes resultar muy placentera y excitante para todos los participantes. El papel de la mujer es de sentirse "utilizada" por varios hombres, y eso es fantasía de más de una. Estás son las 5 prácticas de sexo en grupo más conocidas, aunque por supuesto existen más.

Seguro que en alguna ocasión has deseado llevar a cabo alguna de ellas e incluso te habrás animado a hacerla realidad.

Fuente: elblogdesexo.com
www.sexomail.com

viernes, febrero 05, 2010

Que es el Bondage?


Hoy conoceremos otra de las prácticas o juegos sexuales: el bondage, al que seguramente más de una vez lo hayas sentido nombrar, ¿pero sabes exactamente de qué se trata?

El significado de bondage, es “maniatar”, y llevado al terreno del sexo, es la práctica que consiste en atar al compañero sexual, para satisfacer el placer que le da la inmovilización a muchas personas, tanto para la que está atada, como para la que realiza las ataduras.


Se puede llevar a cabo desnudo o vestido, ya que no siempre este juego, tiene como finalidad la penetración o el contacto físico. Lo cierto, es que es un juego de dominación-sumisión.

Las personas que practican el bondage, recurren a varias técnicas para inmovilizar a otras. La más común de todas, es a través de cuerdas y esposas, pero existen otras variantes como por ejemplo, a través de la inmovilización utilizando un yeso, algo ciertamente curioso, que ya se puede enmarcar también, dentro del terreno de las parafilias.

Los más expertos en esta práctica, llegan a hacer del bondage todo un arte, en donde realizan todo tipo de sofisticadas ataduras en casi todo el cuerpo, que al verlas, uno no sabe como hacen luego para sacar a la persona inmovilizada de ellas, pero quizá ahí también resida el placer.

A pesar de que este tipo de prácticas sólo recientemente se han empezado a recoger en obras de divulgación sobre sexualidad, el deseo sexual ligado a la inmovilización está muy extendido y se conoce desde antiguo, como lo muestran numerosas imágenes de intención aparentemente no erótica. En Japón tiene una gran tradición y se le conoce como Shibari, mientras que en occidente empieza a conocerse más masivamente a partir de los años 40, con la publicación de cómics eróticos en los que aparecía representada.

¿Por qué a algunas personas les atrae el juego de ser atadas?

La razón que con más frecuencia se invoca es la liberación de inhibiciones y responsabilidades, en la medida en que confían las llaves del juego erótico a otra persona, que es quien marca las pautas a seguir. La sensación de dejarse llevar, de despreocupado abandono erótico, es para muchas personas altamente gratificante en el plano sexual.

A algunas personas les atraen también las sensaciones físicas: la presión de la cuerda, la imposibilidad de moverse, el roce o incluso la abrasión producida por la cuerda al desplazarse sobre la piel. Ligado a esto último está también el placer obtenido por la adrenalina que genera el peligro simbólico.

Atrae también la sensación de impotencia cuando se hacen intentos por liberarse; a algunas personas les agrada realizar estos intentos mientras son estimuladas sexualmente por la persona activa, aunque el bondage no implica necesariamente contacto sexual.

Es frecuente asimismo el uso del bondage en los llamados "juegos de sumisión" o juegos en los que se representan roles amo/esclavo.

Finalmente, el bondage puede utilizarse como complemento de otras prácticas sexuales, incluso de tipo enteramente convencional, para estimular la libido de la persona que recibe el bondage y/o de la persona que lo ejecuta.

En este contexto, algunas de las razones que las personas activas suelen dar con más frecuencia para explicar su afición al bondage, son el estímulo que genera tener la total responsabilidad sobre el placer sexual del compañero o compañera, el placer creativo y estético unido a la visión del cuerpo humano encordado como una singular obra de arte, y otras razones, que son complementarias de las que interesan a quienes asumen el rol pasivo.

En los sex shops, se pueden adquirir todo tipo de ataduras para bondage, las más comunes, son las cuerdas especiales, las mismas deben ser de un material suave para no hacer daño a la persona que se va a maniatar, otras de las opciones disponibles, son las cintas, las cuales no llevan pegamento para no dañar la piel y se pueden reutilizar sin problemas.

Es habitual que además, se utilicen otros complementos como mordazas, máscaras, látigos, vendas, plugs, columpios… en fin, verdaderos kits bondage, tanto para avanzados como para principiantes.

Como todas las prácticas BDSM, deben ser consentidas y practicadas por personas que estén en su sano juicio, ya que pueden ocurrir accidentes.

Más allá del uso sexual que se le da al bondage, también tiene su lado artístico y muchas son las personas que lo realizan como expresión de arte estético y erótico, llevándose a cabo presentaciones o muestras del mismo en varios lugares del mundo.

La Seguridad en la práctica del bondage

El bondage se basa en una relación de confianza entre la persona atada y la persona que ata. Sobre esta última recae el grueso de la responsabilidad, dada la indefensión (previamente consensuada) de la otra. Para evitar accidentes, que en ocasiones pueden llegar a ser graves, se suelen seguir algunas normas básicas de seguridad:

• No dejar nunca sola a una persona atada.
• No pasar jamás una cuerda alrededor del cuello.
• Contar a mano con unas tijeras funcionales, como medio de liberar rápidamente a la persona atada.
• Prevenir los riesgos de caída: una persona atada puede llegar a sufrir un accidente serio si cae hacia atrás.
• No realizar suspensiones con la persona atada si no se tiene la suficiente experiencia, ya que es una operación delicada.
• No utilizar nunca nudos corredizos u otros tipos de nudos resbaladizos.
• Realizar sesiones de corta duración si las posiciones son incómodas o si la persona que ata no está experimentada.
• Hidratar regularmente a la persona atada y suministrarle líquidos.
• Muchas de las posturas que se reproducen en el material gráfico sobre bondage, son de exhibición, no pueden ser reproducidas sin un alto dominio de la técnica. No se deben correr riesgos innecesarios.

Variantes del bondage

Una de las variantes, es el bondage suspendido, en donde a la persona inmovilizada se la cuelga o suspende del aire, por supuesto atada.

El autobondage (es decir, la práctica del bondage en solitario, en donde la persona pasiva y activa son la misma) es una práctica de alto riesgo, pese a ser muy popular en los Estados Unidos, y precisa de seguros y amplios conocimientos sobre sus técnicas, prevenciones y riesgos, siendo de todos modos desaconsejado por la mayor parte de las instituciones más afamadas del BDSM y del Bondage. Un importante porcentaje de todos los accidentes mortales que se dan en Estados Unidos relacionados con el autoerotismo, proviene de la comunidad de practicantes de ese tipo de bondage extremo.

Las personas que practican este también denominado arte sexual suelen estar en todo momento muy pendientes de las necesidades y del placer de su compañero o compañera; no hay que olvidar que para muchos de sus practicantes se trata de un juego sexual, con roles de sumisión escenificados como parte del juego.

Es cierto, sin embargo, que también existe un importante sector que lo practica de forma consensuadamente ritualizada, donde todos los elementos que se incorporan responden a implicaciones profundas y consensuadas entre las partes, sin rastro alguno de elemento de juego o escénico.

Fuente: educasexo.com
www.sexomail.com

Blog de contenido dudoso

Parece ser que la estrechez de miras de algunos, ha llevado a que a partir de ahora, al entrar aqui recibais el aviso de que el blog tiene un contenido dudoso, nunca dejará de sorprenderme que lo que unicamente pretende ser informar y dar a conocer aspectos de algo tan universal como el sexo, pueda ser censurado, perseguido y denunciado, pero aqui seguimos, lamento las molestias que os pueda causar

Seguidores

Proyecto Solidario Del Tejado del Gato


Visita mi página en El Tejado del Gato
Si te interesa, estas invitado, nadie va a ser obligado a colaborar.

El Tejado Recomienda...

Este mes de Enero, la revista digital FOTO DNG lleva en su interior una serie de Fotografías mías, motivo que me llena de cierto orgullo y que he querido compartir con todos vosotros.

Si alguno de los lectores del blog, esta interesado en ver la revista, puede descargarse la misma en formato pdf en el siguiente enlace.

Revista