lunes, mayo 15, 2006

Multiorgasmos


Se producen por fenómenos orgánicos que no podemos controlar, pero si nos empeñamos en hacerlo, se perderá lo mejor del sexo: la espontaneidadEs un término ambiguo que puede emplearse con significados diferentes. Para algunos es tener más de un orgasmo en una misma sesión, después de un descanso. Para otros significa sentir varias sensaciones orgásmicas seguidas, es decir, permanecer subidos en la cresta del primer orgasmo hasta tener dos o tres seguidos. Pero lo peor del multiorgasmo femenino es que ha sustituido al orgasmo simultáneo y muchos hombres se imponen como obligación conseguir que su pareja lo experimente, aunque ella no esté por la labor o no sea una multiorgásmica. Porque lo primero que hay que desmitificar es que el multiorgasmo no es voluntario y sucede sin previo aviso. Por eso las parejas razonables inscriben en el libro de oro de los recuerdos el día que sucede y se olvidan de él cuando hacen el amor.
Los investigadores dicen que sólo un tercio de las féminas son multiorgásmicas. Las mujeres y los hombres son iguales en cuanto a deseo, excitación y tiempo de orgasmo, pero son radicalmente diferentes en cuanto al periodo de resolución. Los hombres, después del orgasmo, entran en situación de relax y en pocos segundos lo han conseguido. Sin embargo, las mujeres bajan por un tobogán y, a veces, pueden tardan hasta 15 minutos en encontrarse totalmente relajadas. Esto les permite retomar la excitación y llegar de nuevo a la cima si la estimulación es adecuada y si las ganas acompañan, porque la mayoría de las mujeres después de un buen orgasmo lo que quieren es sentirse abrazadas y queridas.
Investigaciones recientes sugieren que los hombres también pueden ser multiorgásmicos, aunque no es probable que se eyacule en cada uno. Ha sido la sexóloga Miriam Stoppard la que ha investigado a los varones con multiorgasmo y ha descubierto que un 15% de la población masculina de 15 a 30 años es susceptible de sentir entre dos y nueve orgasmos antes o después de eyacular, pero antes de que el pene perdiera su turgencia. Al parecer, esto se producía cuando eyaculación y orgasmo se separan y entonces el sistema nervioso parasimpático funciona sólo y puede provocar estas sensaciones continuadas. Esto sólo sucede en la primera parte de la vida sexual masculina y como consecuencia de la abundancia de hormonas típica de esta fase. No puede ser objetivo de una relación sexual. Se produce por fenómenos orgánicos que no podemos controlar y si nos empeñamos en hacerlo, lo mejor del sexo, que es la espontaneidad y la libertad, se pierde y con ello, el deseo.
Articulo obtenido de www.20minutos.es

1 comentario:

tu marahaaaa dijo...

Muy interesante el articulo, pero como siempre cada persona respercto al sexo tenemos comportamientos tan diferentes en distintas épocas de nuestra vida. En ocasiones y con distintas parejas nos sorprendemos a nosostros mismos de los cambios sexuales y sensaciones tan diferentes que podemos llegar a sentir.Como siempre con cada pareja es un mundo sexual
diferente,igualmente el comportamiento y creo que eso nos reporta a llegar a tener multiorgasmos.

Blog de contenido dudoso

Parece ser que la estrechez de miras de algunos, ha llevado a que a partir de ahora, al entrar aqui recibais el aviso de que el blog tiene un contenido dudoso, nunca dejará de sorprenderme que lo que unicamente pretende ser informar y dar a conocer aspectos de algo tan universal como el sexo, pueda ser censurado, perseguido y denunciado, pero aqui seguimos, lamento las molestias que os pueda causar

Seguidores

Proyecto Solidario Del Tejado del Gato


Visita mi página en El Tejado del Gato
Si te interesa, estas invitado, nadie va a ser obligado a colaborar.

El Tejado Recomienda...

Este mes de Enero, la revista digital FOTO DNG lleva en su interior una serie de Fotografías mías, motivo que me llena de cierto orgullo y que he querido compartir con todos vosotros.

Si alguno de los lectores del blog, esta interesado en ver la revista, puede descargarse la misma en formato pdf en el siguiente enlace.

Revista